‘Zorra’ por carro

El Distrito empezó la sustitución de carretas de tracción animal por vehículos motorizados. Más de 62 mil millones de pesos serán invertidos para poder realizar el ambicioso cambio que beneficiará a 2890 carreteros de Bogotá.

En una maratónica jornada, más de 300 ’zorreros’ se reunieron en la Plaza de los Artesanos para ponerle fin a una vida de trabajo animal.

 

Anuncios

En medio de controversias  los primeros carreteros, de las localidades de Kennedy, Rafael Uribe, Usme y San Cristóbal, se reunieron y miraron los vehículos chinos, norteamericanos y  coreanos expuestos para cambiar sus caballos.

 

Los niños eran los más felices de la jornada, pero mientras disfrutaban lo que podría ser un auto nuevo para la familia, los padres preocupados veían cuál de las opciones se adecua más a su porvenir y al de la familia.

 

Para Para Guillermo Zambrano, representante legal de la Asociación de Carreteros de Bogotá (ACB), el adquirir unos de los vehículos si es una “buena medida”, sin embargo, se debe empezar a pensar en el pago de gasolina y de parqueaderos, además empezar a regirse por las normas vehiculares de la ciudad. Lo que para él, sería un verdadero problema.

 

Otro de los problemas que preocupaban a los recolectores es que muchos de los vehículos superan el costo que la Administración dio para su adquisición. El Distrito entregará una suma de 21.222.000 millones de pesos a cada uno de los ‘zorreros’ censados por la Alcaldía en 2010, lo correspondiente a 36 salarios mínimos legales vigentes del 2013.

 

Para algunos de los recolectores la cifra no parece suficiente, y más aún cuando los vehículos que más capacidad de peso soportan, tres toneladas,  ascienden a los 75 millones de pesos.  Los vehículos más baratos son los chinos, a 17 millones de pesos, pero sólo cargan casi la mitad de una ‘zorra’.

 

Y aunque la Alcaldía les dio la oportunidad de adquirir los vehículos en compañía para poder así formar empresas y crear otra opción de empleo, los recolectores parecen reacios a la oportunidad, y todo indica que desean hacerse a los autos de manera personal.

 

Mientras que un vehículo de tracción animal es capaz arrastrar casi dos toneladas de peso, los vehículos chinos, unos de los más baratos o accesibles al valor otorgado por el Distrito, cargan cerca de una tonelada.  

 

Por dichas razones en boca de los recolectores se escuchaba: “ese es muy caro”, “yo prefiero comprar un terreno con esa plata”, “qué pasará con los discapacitados y con las personas de tercera edad”, “y para estar pagando parqueadero”.

 

Sin embargo esos comentarios deben ser resueltos para el próximo 19 de enero, cuando vence el plazo para que los recolectores escojan un nuevo carro para sus operaciones en la ciudad, ya que “para febrero puede estar listo un primer grupo de 160 carreteros que dejen de manejar caballo, en marzo 340, en abril y mayo 900, en julio y julio otros 900 y en agosto y septiembre finalizaremos el proceso con el grupo restante, para completar la totalidad de la tracción animal censada en Bogotá”, aseguró el alcalde mayor de la ciudad.

 

Los cinco debates de la sustitución

 

A pesar de que muchos de los potenciales beneficiarios de esta política están de acuerdo con la sustitución, los acarreadores tienen varias inquietudes con temas puntuales. Cómo sacar sus licencias de conducción, el futuro de las poblaciones vulnerables, el acceso a créditos, los precios de los vehículos y el pago de infracciones son algunos de ellos.

 

Pases

 

Varios de los más de 2500 beneficiarios del programa de sustitución de vehículos de tracción animal por camiones o camionetas no saben conducir. En medio de la iniciativa, varios mal llamados ‘zorreros’ le preguntaron al alcalde Petro cómo y de dónde saldrá la plata para que puedan adquirir la licencia de conducción.

 

Carlos Simancas, secretario de desarrollo económico del distrito respondió que en su mayoría, esos gastos los tendrán que arreglar ellos con los concesionarios en los que deseen adquirir su vehículo. Sin embargo, y como último recurso, la ciudad tiene dedicado un dinero para este fin.

 

Comparendos

 

Los vehículos de tracción animal que transitan por la capital también reciben comparendos por parte de la policía Metropolitana, y en una eventual sustitución deben estar a paz y salvo para obtener su carro y poder acceder de manera plena al beneficio planteado por la alcaldía.

 

Cientos de conductores de ‘zorras’ deben varios comparendos y no tienen dinero para pagarlos. Según la alcaldía, la mayoría de los acarreadores deben menos de 500.000 pesos en sanciones, y la secretaría de movilidad ofrecerá un acuerdo de pago con cada uno de los beneficiarios.

 

Aquellos que deban más de esa suma en infracciones, deberán llegar a un acuerdo distinto con el distrito.

 

Población vulnerable

 

Muchas de las preguntas que los recicladores le hicieron al alcalde Petro tienen que ver con la forma en la que personas de la tercera edad o individuos discapacitados accederán al beneficio de la sustitución de sus ‘zorras’ por un vehículo de tracción mecánica.

 

El mandatario de los bogotanos indicó, como primera medida, que toda la población inscrita como recicladora accederá al beneficio de los 36 salarios mínimos mensuales vigentes, y que para el caso de esta población vulnerable existe la posibilidad de presentar una idea de negocio, que será aprobada por el distrito.

 

Petro dijo, además, que los recicladores que pertenecen  comunidades vulnerables “no solo recibirán el beneficio sino todas las políticas sociales de esta administración”, por lo que tambiénacceden a subsidios y otro tipo de medidas benefactoras.

 

Créditos

 

El dinero que recibirán los acarreadores equivale a 21 millones 200 mil pesos. La mayoría de los vehículos que ofrece el distrito superan esta cantidad, y ascienden incluso a más de 70 millones de pesos.

 

A pesar de que la sugerencia de la administración es que los recicladores se asocien para poder adquirir estos camiones de capacidad superior, muchos de los beneficiarios se la van a ‘jugar’ por comprar un vehículo. Para eso, deberán solicitar un crédito a instituciones financieras.

 

Petro afirmó que “gracias a que no hay un banco del distrito”, no es obligación de su administración aprobar o negar esos préstamos, y esa decisión quedarán en manos de los bancos.

 

Precios

 

Una líder del gremio de los acarreadores le dijo este lunes a Gustavo Petro que durante la mesa de concertación realizada entre el distrito y los ‘zorreros’ se decretaron unos precios para los vehículos y que ahora, cuando van a adquirirlos, los carros valen más dinero que el acordado antes.

 

Ni el alcalde ni los funcionarios que lo acompañaron a la instalación del proceso de sustitución se refirieron al tema.