Actualidad

Zidane pierde su invicto en Sevilla (2-1)

 

Real Madrid de Zidane pierde su invicto frente a un Sevilla que lo arrolló en cinco minutos frenéticos al final del encuentro. Los merengues se adelantaron con gol de penalti de Ronaldo. Pero Ramos, esta vez en propia puerta y Jovetic le dieron la vuelta con el descuento. Los sevillistas se sitúan a un punto de los blancos y calientan la liga en el ecuador de la temporada. 

Toda racha tiene un fin, y el Madrid de Zidane encontró el suyo en el Sánchez Pizjuán. Los sevillistas obraron la vendetta de la eliminación del jueves. Con cinco minutos frenéticos al final de encuentro le dieron la vuelta a un partido que el Madrid se había labrado durante 88 minutos a base de esfuerzo y defensa. En el cierre del encuentro echaron todo ese trabajo por la borda. De tener la liga sentenciada a volver a reagruparse con tan solo un punto de diferencia en apenas un suspiro.

 

Zidane sacó su once más defensivo desde que lleva los mandos del Real. Con una línea de tres centrales y dos carrileros en la bandas que transformaban al equipo de un 5-3-2 en defensa a un 3-5-2 en ataque. Pocas fueron las veces que llegaron, bastante acertadas estuvieron en ellas sin embargo. El conjunto blanco interpretó el papel planificado hasta el 85′, los últimos cinco minutos -más los tres del descuento- se le hicieron demasiado largos.

 

La idea de Zidane era protegerse en los costados. Sobrepoblar ambas bandas para que Escudero y Mariano no hicieran de las suyas. El encuentro del jueves había servido de aviso. Entonces el lateral izquierdo y Sarabia se pegaron un festín con los merengues a base de buscar la espalda de

Publicidad
los laterales y colgar centro al área. Sampaoli buscó el mismo camino en la noche de la venganza, pero esta vez con la versión original y los titulares al mando.

 

El Madrid pegó el primer golpe en el 67′. Rico se pasó de frenada en una internada de Carvajal y arrolló al lateral cuando este ya se estaba escorando. Hernández Hernández no dudó en señalar penal. Ronaldo cogió el balón para transformarlo sin despeinarse -con previa trifulca en el punto que Vitolo intentó boicotearlo-.

 

Con el gol, el Madrid se relajó y recibieron un vendaval en la última etapa del encuentro que hizo insalvable el invicto de casi un año. Ramos se distrajo en el ambiente y se equivocó de puerta en el 85′ para darle el empate al conjunto sevillano. Siete minutos más tarde, ya en el descuento, el recién llegado Jovetic, seguía con su magia de debutante y le hacía su segundo tanto en cuatro días al conjunto blanco.

 

Los merengues intentaron una última desesperada pero ya era tarde. La suerte infinita de Zidane encontró su agujero negro en el Sánchez Pizjuán. Detrás dejan un invicto de 40 partidos, récord de España que robaron el jueves a su máximo rival. Pero cuatro días después en el mismo escenario, se dejaron tres puntos que lo agrupan de nuevo con el resto de contrincantes. Con un partido menos, todo hay que contarlo, pero apenas un punto del Sevilla y dos del Barcelona, con cinco meses todavía por disputarlos.   

 

 

 

 

Publicidad
Previous ArticleNext Article