Zapateros a la Plaza de Bolívar

En la Plaza de Bolívar se dieron cita aproximadamente 10 mil comerciantes del calzado nacional. Su objetivo era protestar contra las importaciones chinas que cada vez están llegando en mayor cantidad al país, produciendo altas cifras de desempleo en el sector.

Pequeños y medianos fabricantes de zapatos se reunieron desde tempranas horas de la mañana en el barrio capitalino del Restrepo para exigir, por medio de una marcha hasta la plaza de Bolívar, mayor apoyo a la industria nacional del calzado.

 

Según algunos organizadores de la protesta, se acercaron aproximadamente 10 mil personas involucradas directa e indirectamente con el gremio. Así mismo, por medio de vítores y pancartas, exigieron al Gobierno que “se ponga en sus zapatos” y tome medidas en la entrada de productos que “lo único que producen es desempleo en el país”.

 

La Alcaldía de Bogotá, por medio de su Secretario de Gobierno, mostró su total apoyo al plantón: “apoyamos a todos los zapateros, no solo del Restrepo, San Benito e Isla del Sol, barrios de Bogotá donde se concentra el negocio, sino a los de Villapinzón y otras zonas de Cundinamarca”.

 

Guillermo Alfonso Jaramillo fue enfático en reafirmar respaldo a la industria nacional y a la gente que día a día trabaja para consolidar este sector de la economía. “Es inaceptable que se siga atropellando a la industria nacional y al empleo de la gente honrada, no solo con los productos sino con el lavado de dólares, a través de importaciones ficticias y el contrabando”.

 

Los organizadores de la protesta insisten en que el decreto 0074 del 23 de enero de 2013, el cual dictamina un arancel de 5 dólares por par de zapatos importado y 5 dólares por kilo de confección,  debería ser prolongado a dos o tres años, para garantizarle a los empresarios estabilidad, como respuesta al bajo precio de los productos importados chinos.

 

La exigencia que piden es un arancel de 10 o 13 dólares, cifra que, según los líderes de la protesta, reactivará la fabricación de calzado.