¿Y los políticos de las regiones del paro?

Las masivas movilizaciones que por casi un mes los campesinos vienen desarrollando por el país, desnudaron la falta de identidad y confianza que la gente tiene sobre sus representantes en el Congreso. La coyuntura de un paro ha servido para observar el papel que los representantes y senadores deben hacer en las diferentes zonas de Colombia, en las que los bloqueos se vieron con mayor tenacidad.

Confidencial Colombia habló con algunos parlamentarios de Cundinamarca, Boyacá y Nariño. Durante las manifestaciones, los parlamentarios ¿estuvieron con los campesinos? ¿Sirvieron de puente entre las comunidades y el gobierno?  

 

A pocos meses de comenzar las campañas en las que los parlamentarios buscan votos para mantener sus curules, esta crisis social será una cuenta de cobro o un premio de los ciudadanos a sus políticos, para medir qué tanta confianza o desconfianza les genera sobre para quienes los representan.

Senador Camilo Romero, Polo Democrático, Nariño: “Este ha sido un Gobierno tramposo”.

 

 

Sin duda alguna apoyamos a los campesinos de nuestro país. Este ha sido un Gobierno tramposo, capaz de decir cualquier cosa para levantar los paros y no le interesa en lo más mínimo cumplir con los compromisos que acuerda. Ya lo demostró el presidente Santos cuando estuvo en Tunja y dijo que “no sabía su gobierno se había comprometido en algo con los campesinos”. Él solo sabe de los acuerdos comerciales internacionales y no sabe de los acuerdos con el campesinado.

Creo que el paro fue una demostración de las personas más honestas, humildes y trabajadoras del país, que ya no soportan la actitud del mal Gobierno. Ellos, cuando toman esa decisión, es cuando ya no tienen ningún otro camino o salida que la protesta que es enteramente legítima y contundente.

Sé que tanto pueda la clase política de la unidad nacional ponerse de acuerdo con los campesinos cuando en el Congreso de la República se vota en contra de ellos. Es el caso de cuando se escoge por los tratados de libre comercio y una serie de iniciativas del Gobierno que van sin duda alguna en contravía de los intereses del sector agrario en nuestro país.

 

Desde el Polo Democrático hemos hecho lo que la política tradicional no ha hecho. Votamos en contra de todos los tratados de libre comercio en el Congreso, de la Reforma Tributaria que perjudicaba a la clase media en este país y nosotros intentamos detener los atropellos del mal Gobierno de la política tradicional.
Tenemos la legitimidad de acompañar las causas sociales y populares de nuestro  país.  Vamos a seguir enfrentando al mal Gobierno y las clases políticas tradicionales.        

Representante a la Cámara, Carlos Andrés Amaya, Partido Verde, Boyacá: “Soy un convencido de la causa de los campesinos”.

 

 

Mi condición de exalumno de la universidad pública, fui líder estudiantil, me hace ser alguien cercano a muchos de los dirigentes campesinos de este paro. Desde hace ya un tiempo se han venido organizando. Por esto motivos participé desde el primer día de la movilización, salí a marchar ese día.

Ese 19 de agosto terminó con una agresión por parte del Esmad a algunos campesinos que estaban en un lugar llamado Germania. Por este motivo denuncié en el Congreso las agresiones de la Policía, fui testigo presencial de estos abusos y estuve apoyando el paro, sin incorporarme en las mesas de discusión.

 

Aun cuando mi partido entró a participar en la unidad nacional, los proyectos importantes del Gobierno yo los he votado en contra. He asumido una posición independiente, así el Partido Verde esté con el Gobierno Santos siempre he estado en un lugar independiente y creo que uno se debe a los electores y no al Gobierno. En esta situación del paro agrario estuve al lado de los campesinos: primero porque yo represento eso; sería una incoherencia absoluta ponerme una ruana durante tres años en el Congreso y a la hora que los campesinos salen a protestar darles la espalda.

 

Segundo porque soy un convencido de la causa de los campesinos, creo que existe un abandono total del Estado con el campo colombiano, por eso es el momento de dignificarlo.

 

En general todos hacen política con los paros. Unos de una manera, otros de otra. Unos salen a marchar, otros no pueden salir porque la gente no los deja ya que nunca lo han hecho, entonces por qué ahora lo vienen hacer. Buenos y malos políticos han aprovechado este paro para sacar réditos políticos. Lo malo, creo yo, no es eso. Es decir, no es malo que Robledo salga a decir que apoya el campo y aproveche la coyuntura del paro para, de alguna manera crecer políticamente o Marcha Patriótica. Lo malo son los políticos que siempre han estado en contra del agro, que han estado a favor del Gobierno, que votaron los tratados de libre comercio, que nunca habían dicho nada y ahora sí salen a decir que están preocupados por el campo. Es el caso del Partido Conservador, que ha tenido la cartera de Agricultura durante tal vez los últimos ocho años, hoy sale a rasgarse las vestiduras y a decir que el campo es importante, que van a presentar proyectos de ley a favor de la agricultura del país, cuando son los responsables de la crisis que vive el agro colombiano. El problema no es de quiénes salen a apoyar los paros sino de coherencia. Los que han votado los TLC a favor hoy salen a decir que estar a favor del paro.


Senador Juan Carlos Restrepo, Cambio Radical, Cundinamarca: “Cundinamarca sabe que nosotros hemos sido solidarios con ellos”.

 

 

El Gobierno Nacional ha hecho unos compromisos con el sector agropecuario que el Congreso de la República aspira poderlos refrendar en el presupuesto general de la nación. De hecho, este martes, el Congreso en sus comisiones económicas, de las cuales yo hago parte, hemos tomado la determinación de aumentar el monto del presupuesto general con el propósito de dar la financiación de los compromisos que el Gobierno ha hecho con la región agropecuaria y de esta manera logar solucionar las movilizaciones que se presentan en el país. 

 

El sector minero, agropecuario y las personas de Cundinamarca saben que nosotros somos solidarios con ellos y con sus dificultades, pero la protesta social hay que acompañarla de sensatez. Nosotros tenemos una labor fundamental y es precisamente aportar con el presupuesto general de la nación y creo que la solidaridad es con hechos y no con palabras.

 

La pregunta que han lanzado varios de que una vez que hay paros ahí si los Senadores se solidarizan con ellos para ganar votos en la próxima campaña, me permito decir que eso no es parte de la labor de los congresistas.

 

Los dirigentes políticos buscan elegirse y salir electos pero las elecciones se ganan con votos. Ahora, es una labor permanente del Congreso porque el año pasado no había paro agrario y tampoco había elecciones, entonces los legisladores, durante el mes de octubre y diciembre, aprobaron presupuesto general de la nación y otros puntos presupuestales, a los cuales se le aumentaron 150 mil millones de pesos al sector agropecuario y reitero, no había elecciones. ¿En ese momento porque no se hicieron esa pregunta de que si era para buscar votos?

 

El compromiso con las comunidades y los sectores importantes para la economía del país sigue ahí.

 

Representante a la Cámara, Berner León Zambrano, Partido de La U, Nariño: “Varios políticos han querido coger las justas peticiones de los campesinos tratando de elevar su imagen”.

 

 

He sentido como congresista las dificultades de este paro, ya que la población campesina, así no tengamos la responsabilidad directa, no la inculcan a nosotros. A parte de los reclamos de la gente que de verdad quiere movilizarse, que tiene que ir a los sitios de trabajo, que quiere sacar sus productos a la venta. Así mismo, intercediendo entre la comunicad y el Gobierno Nacional para que se solucionara cuanto antes el problema agropecuario.

 

Siempre hemos estado con el campesino, con el sector agropecuario pero con las limitantes que uno tiene. Por ejemplo, los reclamos que se hacen cuando aprobamos los presupuestos, sin embargo las limitaciones para realizar las modificaciones pertinentes nos vemos en la imposibilidad de hacerlo y estas se lograrían en la medida que el Gobierno avale nuestras peticiones. Pero nosotros todos los proyectos que hemos desarrollado ha sido siempre para defender el sector agropecuario.

 

Varios políticos han querido coger las justas peticiones de los campesinos tratando de elevar su imagen en las respectivas regiones, pescando en río revuelto, eso es común. Personalmente mi respaldo ha sido permanente, no únicamente por estas protestas, por eso siempre hemos dicho que las ayudas que el Gobierno ha dado o las futuras que vayan a dar, se tienen que revisar bien de fondo para que lleguen a donde tienen que llegar. No donde los empresarios del campo, sino al campesino, al pequeño minifundista. En Nariño no hay campesinos que tengan 10 o 15 hectáreas, si al caso tendrán 2 mil metros, su pequeña finca.


Senador Carlos Ramiro Chavarro, Partido Conservador, Cundinamarca: “En Colombia hay que redefinir la política agropecuaria y eso es con recursos”.

 

 

Ha habido una falta de política pública en Colombia al sector agropecuario en las últimas dos décadas. El país abrió su economía y a partir de esto han venido muchos acuerdos de libre comercio por lo tanto unos sectores se iban a favorecer y otros sectores se afectarían. Lo que estamos viendo es la consecuencia de esa inatención que ya hizo crisis en el sector ganadero y lechero, sectores en donde Colombia tiene potencialidades con países como Canadá, entre donde también podemos venderles carne. Lo que pasa es que no tenemos admisibilidad sanitaria y eso es una agenda que el Estado no ha querido hacer durante muchos años.

El tema del café por ejemplo. Cuando hicimos el tratado de libre comercio con Estados Unidos ya teníamos este mercado sin esos aranceles, sin embargo la falta de productividad del sector hace que cuando se produce siete u ocho cargas por hectárea, hay países como Brasil que producen 30 cargas por hectárea. Entonces el Estado colombiano tiene hacer que en cada hectárea de café se produzcan 15 o 20 cargas para que cuando el precio se afecte por la revaluación, el volumen de producción pueda compensar un poco las ganancias. Esto también va ligado con el costo de los insumos que hacen también a este tema difícil de mitigar.

 

En los paros hay que separar muy bien los orígenes políticos de algunas movilizaciones y manifestaciones que son las que han terminado en enfrentamientos De aquellas que son justas, organizadas por los campesinos en las calles de Tunja, Huila, Santander, Cundinamarca y Nariño.

 

Creo que ningún miembro del Senado que quiera hacer de Colombia un país justo con los ciudadanos y el campesinado, tomaría el lema de lograr levantar las movilizaciones para adquirir votos para las elecciones en el Congreso. Nosotros nos hemos reunido con el presidente Santos para arreglar los precios de los insumos y discutir desde la Comisión quinta los temas agropecuarios.

Representante a la Cámara, Óscar Fernando Bravo, Partido Conservador, Nariño: “Con paro o sin paro yo creo que voy a salir reelegido”.

 

 

Lo primero es decir es que estuvimos muy cerca del Gobierno Nacional, con el propio Presidente de la República, en la búsqueda de soluciones a las protestas campesinas del departamento, por demás justas debido al abandono al sector agropecuario y en el caso de Nariño, una competencia desleal por ser zona de frontera. Como las soluciones están en el Gobierno, al Presidente y a sus ministros les ofrecimos todo nuestro apoyo legislativo para hacer las reformas que consideren pertinentes para solucionar este tipo de problemas. Por ejemplo, logramos que el presupuesto, que para el sector agropecuario estaba en menos de dos billones de pesos, se subiera a más de 3 billones. Con el Presidente nos reunimos todos los congresistas de la región y le pedimos que fuera personalmente a enfrentar el tema y así lo hizo.

 

Estuvo en la ciudad de Ipiales charlando con el sector indígena y con los campesinos, logrando el levantamiento de bloqueos de las vías que era lo que más estaba perjudicando al departamento.

 

He estado de acuerdo con las protestas, hemos estado acompañando al campesinado en sus justas reclamaciones, pero nunca estuvimos de acuerdo con el bloqueo de vías. Nos parece que cuando se toman esas vías de hecho hay un perjuicio para toda la economía del departamento, siendo esta una zona fronteriza.

 

Yo no he dejado de viajar cada ocho días a mi región. Es obvio que desde Pasto no se podía salir para ningún lugar del departamento, estábamos paralizados en la capital pero en permanente contacto con las comunidades.

 

Respecto a la utilización de estas marchas de manera política, con nosotros es palo porque bogas y palo porque no bogas. Si nos hubiéramos quedado quietos y cayados, peor. Obvio que teníamos que estar acompañando a la gente. Cuando el Gobierno nos permitió lo hicimos, Cuando el Ministro iba para la región y nos llamaba, nosotros íbamos con él, cuando no nos llamaba, no. La labor del congresista siempre es criticada, vilipendiada, menospreciada. Eso a mí no me incomoda porque yo tengo mis amigos muy seguros y con paro o sin paro yo creo que voy a salir reelegido.

Representante a la Cámara, Humphrey Roa Sarmiento, Partido Conservador, Boyacá: “Siendo de la unidad nacional no ha sido fácil tomar posición”.

 

 

Con este paro se pudo mostrar que Boyacá, Santander y Nariño son los departamentos más agrícolas. Sin embargo, la actitud nuestra siempre ha sido respaldando el sector agropecuario. Pero no vamos a decir que estamos respaldando la comunicad por encima de las circunstancias nacionales. Tenemos que buscar un punto de equilibrio donde las políticas que se tracen de aquí en adelante sean nacionales y no solo de un Gobierno.

Siendo de la unidad nacional no ha sido fácil tomar posición, ya que al tomar partido, de la otra parte van a venir críticas, pero la posición nuestra siempre ha sido equilibrada, de respaldo a la comunidad y a la necesidad por lo justa de la protesta. El sector agropecuario tiene un atraso de muchísimos años, donde el Gobierno Nacional, no solo este, no le han tendido la mano al campesinado.  En los presupuestos, desde hace mucho tiempo, el sector agropecuario siempre se ha reducido. En los municipios se acabaron las secretarías de agricultura. El Ica, el Incoder dejaron de existir en los pueblos. Sin embargo, nosotros como boyacenses  hicimos un plantón en la puerta de la Casa de Nariño, buscando que el señor Presidente nos oyera y viera la necesidad apremiante que tiene el departamento de Boyacá.

 

Fue una decisión válida, acertada. Gracias a eso el mandatario estuvo en la ciudad de Tunja poniéndole la cara y enfrentando directamente el paro en nuestro departamento.

 

No soy de los oportunistas que están buscando votos con el paro. Tengo que decir que durante esta situación hubo mucho manejo político. Congresistas de partidos no tradicionales han estado manipulando a las comunidades y también, el mismo Presidente de la República lo manifestó,  la Marcha Patriótica ha querido infiltrar este movimiento campesino. Creo que el reclamo.