Vinos de alto voltaje

Garnacha, tempranillo y syrah, tres vinos (elaborados al 100% con un solo tipo de uva) muy diferentes entre sí pero que tienen en común: el ser fuertes, potentes y ciertamente salvajes. Son de Ribera del Queiles, zona no poco popular, Jumilla, que cada vez está más de moda, y la archiconocida Ribera del Duero.

El lado más salvaje de la Garnacha

 

Anuncios

Carácter salvaje. Así lo definen sus creadores y así os lo presentamos. Se trata de uno de los vinos del Proyecto Garnachas de España, una aventura impulsada por el grupo Vintae (originarios de Rioja) a través del cual se han propuesto sacarle todo el jugo la garnacha española elaborando vinos a partir de esta variedad en diferentes zonas con cepas vetustas. El que os presentamos en esta ocasión es el que elaboran en Ribera del Queiles, entre Aragón y Navarra y justo al lado del río Queiles y se llama La Garnacha Salvaje del Moncayo 2011. El voltaje y la fuerza de este vino se lo debe a su origen salvaje, como indica su apellido. Nace de cepas plantadas a gran altitud en la cara norte del Moncayo y crecidas entre pizarra y guijarros. Cepas valiente, fuertes y salvajes. Cada una de estas cualidades pide paso en cada sorbo, así como su paso de cinco meses por barrica de roble francés.

 

Un dulce despertar

 

Duerme para completar su crianza en una de las cavas subterráneas más bonitas de la Denominación de Origen Ribera del Duero, que ya es decir. Por eso nos gusta recomendar que se descorche con cariño y mimos, no vaya a tener un mal despertar. Cillar de Silos Crianza 2010 nace en una de nuestras bodegas favoritas, todavía no muy conocida para el gran público. Acaban de estrenar la cosecha 2010, que en nuestra opinion supera la magnífica 2009, y parece ser el prólogo de una 2011 aún mejor. Se trata de un ‘señor Ribera’, un ribera de cepa, y nunca mejor dicho, de cepas de hasta 80 años de vejez. Todo tempranillo y elaborado por los hermanos Aragón (Óscar y Roberto), que llevan más de cuatro lustros sacando lo mejor de la tierra del Duero. Entre las muchas familias de viticultores que en las últimas dos décadas han dado el salto a la elaboración en la Ribera del Duero, los Aragón ocupan un lugar destacado.

 

La syrah en Jumilla

 

Nace en Jumilla, sí, Murcia, también, y está elaborado con una única variedad: syrah, enamoradiza uva tinta del Ródano. ‘Pues vaya mezcla’, pensará más de uno. Pues de mezcla nada, que está todo muy bien pensado. Se trata del vino más, digamos, potente, de las cinco maravillas que elabora Casa Castillo. Cada vez nos gusta más ver con qué matices está ayudando esta bodega a poner Jumilla en el mapa vinícola. Valtosca 2010 es un vino ‘de parcela’ como le gusta llamarlo a José María Vicente, alma máter de esta casa, ya que nace de cepas crecidas en una sola parcela. Es una botella para plantarla en la mesa, que el resto de comensales mire la etiqueta, que se extrañen, que pongan cara rara al ver lo de Jumilla… y que lo prueben… A ver qué pasa.