Víctor Carranza, ¿zar de las esmeraldas o zar de los 'paras'?

El zar de las esmeraldas, Víctor Carranza, falleció este jueves en Bogotá al parecer de cáncer de próstata y pulmón. El empresario boyasense, tildado por muchos como el creador de varios bloques paramiliatares, se encontraba recluido en la fundación Santa Fe desde hace dos semanas. 

A las 11 de la mañana de este jueves, en la fundación Santa Fe de Bogotá, el polémico esmeraldero Víctor Carranza falleció víctima de cáncer en la próstata y en el pulmón. Uno de los “pacificadores” del occidente de Boyacá, cercano a las élites políticas y económicas, y presunto creador de bloques paramilitares se va con mucha verdad para las víctimas del conflicto.

Su poder en las regiones era evidente. En el magdalena medio, la altillanura y el departamento de Boyacá, Carranza logró controlar bastas extensiones de tierra y hacerse a un poder que estuvo siempre cercano a las autoridades locales y a los gobiernos departamentales y nacionales.

Hace pocos días, el representante Iván Cepeda denunció que Carranza realizó una gran fiesta para celebrar la consecusión de su hectárea número 1 millón. El esmeraldero boyacense es sindicado de una gran cantidad de crímenes de lesa humanidad, entre los que se encuentran al exterminio de la UP, el desplazamiento de cientos de campesinos y la creación de bloques paramilitares.

“Víctor Carranza es un fundador del paramilitarismo en Colombia, uno de sus jefes históricos y de los más terribles autores de crímenes de lesa humanidad que haya tenido el país. Muere en la impunidad total, sin que la justicia Haya determinado su responsabilidad en el exterminio de la UP y de tantos otros crímenes que le permitieron acumular una inmensa fortuna y dominar territorios enteros en el país”, señaló a Confidencial Colombia Cepeda.

 

Según el protal VerdadAbierta.com, el esmeraldero fue acusado por al menos 10 jefes paramilitares de tener vínculos con organizaciones de ultraderecha y “como uno de los principales patrocinadores de grupos de autodefensas en los Llanos Orientales y la Costa Caribe”, según la publicación. 

En los últimos años la Justicia indagaba su presunta responsabilidad en el origen y comandancia de grupos paramilitares en Colombia, matanzas y relaciones con narcotraficantes, basadas en declaraciones de miembros desmovilizados de Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Desde hace algo más de un año, él y las otras familias dueñas de las minas de esmeraldas en Boyacá, estaban llevando a cabo un proceso de paz, mediado por la iglesia católica. El obispo de Chiquinquirá señaló en varias oportunidades la intención del esmeraldero de acabar con la “guerra verde” que se vive desde hace décadas en la región.

 

Durante décadas, la guerra por el “oro verde” dejó más de tres mil muertos, y aunque durante un tiempo Carranza logró “pacificar” la zona, sus enemigos intentaron matarlo para quedarse con el poder.

“Las personas en Boyacá parece que estaban muy contentas”, señaló a su llegada a la clínica Julio Carranza, hermano del esmeraldero. 

Con Carranza, dicen muchos, se van kilómetros de verdad para las víctimas de la violencia en Colombia. El ‘zar’ de las esmeraldas fue objeto de varios atentados y solo un cáncer pudo acabar con la vida de este polémico empresario, aliado según Cepeda con las “élites políticas y con el empresariado colombiano”.

Noticia en desarrollo…