Viaje por Latinoamérica al ritmo del MamBo

Por primera vez llega a Colombia la exposición Grandes Maestros de Arte Popular Iberoamericano. 

Anuncios

La exposición, que cuenta con 5.000 piezas y ha sido presentada en varios países de Iberoamérica, busca exaltar y fortalecer la creación artesanal de América Latina, España y Portugal por su importancia en el legado cultural y ancestral de cada uno de los países que integran esta representativa muestra.

 

La exhibición tendrá lugar en el MAMBO, Museo de Arte Moderno de Bogotá, del 17 de julio al 1 de septiembre y es fruto de una investigación de Fomento Cultural Banamex a cargo de Cándida Fernández, realizada de 2007 a 2012, la cual exhibe el trabajo de 500 de los mejores maestros artesanos de veintidós países.

 

Esta colección de artesanías se exhibió por primera vez en México para luego ser presentada en la Cumbre iberoamericana de Cádiz en 2012, la cual tuvo lugar en esta ciudad de España. Actualmente, se encuentra en Madrid, luego visitará Colombia y posteriormente Brasil y parte de los Estados Unidos.

 

La muestra forma parte del “Programa de Apoyo al Arte Popular”, que tiene como objetivo principal reconocer el quehacer artesanal de alta calidad como obras de arte y dignificar su valor estético, para así evitar que la maestría y el conocimiento de estos creadores se pierda en el tiempo y su  transmisión de técnica y oficio perdure y llegue a nuevas generaciones de artesanos.

 

“Estamos orgullosos de poder contar con esta gran exposición por vez primera en nuestro país  y ser testigos de este invaluable trabajo que representa la memoria y la riqueza de nuestra identidad y la cultura de nuestros países”. Afirma Aida Furmanski, Gerente General de Artesanías de Colombia.

 

En este recorrido, el visitante podrá presenciar trabajos en diferentes materias primas así como técnicas y oficios en cerámica, trabajo en madera, metalistería y orfebrería; piel, papel, textiles, fibras vegetales y algunos otros, que a su vez se dividen en diferentes especialidades.

 

Las piezas expuestas son de una gran perfección técnica, lo que en muchos casos supone la conservación o el rescate de técnicas antiguas.

 

Gracias a la abundancia de metales preciosos que existe en la región, se ha mantenido una larga tradición orfebre y joyera. Ciertamente, la tradición europea determinó en buena medida el desarrollo del oficio, pero con el tiempo cada nación ha creado su propio repertorio.

 

La exposición cuenta con obras de plata, un negrito chichero y una figura escultórica de la Virgen de Chapi —ambas manifestaciones peruanas—, así como un par de bules realizados por dos talleres mexicanos, además de otros objetos guarnecidos con ese metal, como cocos chocolateros mexicanos y mates argentinos. La filigrana de oro y plata es una técnica muy común en muchos países de la zona para la elaboración de joyería; ésta se combina además con perlas, coral y ámbar, entre otros materiales, como puede apreciarse en el recorrido.

 

Los textiles forman una de las ramas más interesantes de la exposición, por la variedad de materiales, técnicas y ornamentaciones que presentan y por la perfección en su realización. Hay piezas de origen indígena, como los huipiles de algodón con trama suplementaria, provenientes de diferentes regiones de México y Guatemala; los ponchos, los morrales, las fajas y los paños de lana tejidos con dos vistas, de Perú, Ecuador y Bolivia, y las molas panameñas.

 

Debido al vasto territorio que ocupan los países iberoamericanos, la variedad de fibras vegetales con las que se trabaja en la zona es enorme. Destacan las canastas tejidas en espiral de Panamá y el norte de México, las cestas realizadas por etnias de la Amazonía peruana y brasileña, los sombreros panameños de Ecuador, los de los huasos chilenos, los vueltiaos de Colombia y los de jipijapa tejidos en la península de Yucatán en México. También se encuentran objetos de madera decorados, con popotillo los mexicanos y con tamo los de Colombia.

 

En la colección, el visitante encontrará también objetos hechos con una gran diversidad de técnicas desde las miniaturas de hueso mexicanas hasta las tallas de ámbar y el grabado en calabazos secos del Perú. 

 

Sin duda, una visita a esta exposición permite un acercamiento panorámico al trabajo de los grandes maestros del arte popular de Iberoamérica quienes, con todo y su diversidad, ponen en evidencia las raíces y las tradiciones que les son comunes. Y por sobre todo, revelan el talento y la incesante búsqueda de la belleza de estos grandes creadores.

Anuncios