Venezuela: la manzana de la discordia de la Cumbre de las Américas

El próximo 10 de abril se dará inicio a la VII Cumbre de las Américas en Ciudad de Panamá, donde seguramente Estados Unidos, Cuba y Venezuela serán protagonistas. El anuncio de 20 expresidentes de España y América Latina denunciando una “alteración democrática en Venezuela” y los pronunciamientos a favor del gobierno de Maduro son el preámbulo de lo que será un álgido tema en la agenda del evento.   

Son 19 los ex presidentes de España y América Latina, en su mayoría de partidos y movimientos de derecha, que denunciaron la alteración democrática que sufre Venezuela y pidieron la inmediata liberación de los opositores políticos encarcelados.

 

Dicha solicitud se encuentra en la denominada Declaración de Panamá que será presentada en vísperas de la Cumbre de las Américas, que se celebrará el 10 y 11 de abril en Ciudad de Panamá, informó el lunes la fundación FAES que dirige el exmandatario español José María Aznar en un comunicado, según el diario El Nuevo Herald.

 

Lea aquí el documento.

 

A la petición de Aznar, se unen los mexicanos Felipe Calderón y Vicente Fox, los colombianos Álvaro Uribe y Andrés Pastrana, el chileno Sebastián Piñera, el peruano Alejandro Toledo y los costarricenses Laura Chinchilla y Óscar Arias; quienes firmaron el documento.

 

La declaración exige la inmediata liberación de los opositores venezolanos en prisión y pide a los países de la Cumbre, la OEA y la ONU que se involucren para “construir una alternativa de solución que respete los principios constitucionales y las normas internacionales”.

 

“Los veinte exjefes de Estado y de Gobierno iberoamericanos afirman que la Cumbre de las Américas no puede obviar la urgente e inaplazable necesidad de apoyar al pueblo de Venezuela”, asegura el documento. Por ello se dirigen a los Estados participantes, la OEA y la ONU, a los que alertan de que la alteración democrática que sufre el país se profundiza en lo social y económico, y a los que piden esfuerzos para construir una alternativa de solución que respete los principios constitucionales y las normas internacionales. Además, exigen la puesta en libertad de quienes sufren prisión por sus ideas y actividades políticas.  

 

Los líderes de 35 países de la región se reúnen esta semana, el 10 y 11 de abril, en una Cumbre que ha disparado el interés por el histórico deshielo de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos y la presencia de sus respectivos mandatarios Raúl Castro y Barack Obama.

 

Contrario a dicha petición se manifestó el exdiplomático nicaragüense, Aldo Díaz-Lacayo, quien hizo un llamado a los Gobiernos de América Latina y el Caribe para defender la causa de Venezuela ante el decreto imperial de los Estados Unidos, durante la misma Cumbre.

 

Según el criterio del historiador este encuentro permitirá discutir, bajo nuevas condiciones, las contradicciones dentro de las políticas estadounidenses durante su relación los gobiernos de la región. Díaz-Lacayo destacó la voluntad política de la mayoría de los países participantes de luchar por una segunda independencia, y combatir por la transición del capitalismo como modelo político- económico hacia el socialismo.

 

“Toda la actividad será a favor de Venezuela” , opinó el experto según el portal web de Prensa Latina; en relación con el decreto imperial de Estados Unidos, donde se declara al país suramericano como una amenaza para su seguridad nacional. 

Por su parte, el presidente venezolano Nicolás Maduro planea entregar en ese foro una recolección de firmas opuestas al decreto de la Casa Blanca que declara a Venezuela una amenaza extraordinaria a la seguridad nacional estadounidense.

 

Pero la subsecretaria de Estado para América Latina, Roberta Jacobson, dijo la semana pasada que el gobierno estadounidense no discutirá sobre Venezuela o ningún otro país específico. Jacobson señaló que la Cumbre es un encuentro multilateral que abordará temas relevantes a todos los países.

 

*Con información de El Nuevo Herald y Telesur TV