"Uribe en mas de 140 caractéres" Primera parte

Un año después de dejar el poder, el expresidente Alvaro uribe concedio una entrevista exclusiva via Skype a Confidencial Colombia. En dialogo desde su casa en Medellín con la directora, María Alejandra Villamizar Urbe cuenta porqué está decidido a seguir opinando sobre la polìtica nacional y lanza dardos a su sucesor y responde a la pregunta: ¿No se resigna a estar por fuera dle poder? 2011-08-09

**CC**: Hace un año, el 7 de agosto de 2010, usted dejó la Casa de Nariño en manos del Juan Manuel Santos, el presidente elegido con nueve millones de votos, que acompañaron al Partido de la U, Partido que además lleva su nombre. Hoy después de 365 días ¿usted siente que Juan Manuel Santos lo representa, que representa al partido de la U de Álvaro Uribe?

**AUV**: Eso lo respondería en tres puntos: primero, al presidente Santos lo eligió esa plataforma ideológica; segundo, él siempre ha dicho que está comprometido con lo que llamamos los “tres huevitos”, ese centro de equilibrio democrático que lo conforman la seguridad, la promoción de la inversión y la cohesión social; y tercero, el presidente Santos en este año ha mantenido unas expectativas en los colombianos muy altas.

**CC**: Ese día, el 7 de agosto, el presidente Santos mencionaba en su discurso algunos temas que fueron muy delicados durante su gobierno. Un ejemplo son las relaciones con Venezuela, también habló de recomponer, de alguna manera, el tema de las cortes y habló de la Unidad Nacional, de una nueva coalición política. ¿Cómo fue asumiendo esas palabras que mencionaba el Presidente y que hacían ver que había un estilo distinto al que usted venía ejerciendo en el gobierno?

Anuncios

**AUV**: Yo no te podría decir que reacción tuve ese 7 de agosto porque tendría que procesarlo y no lo he racionalizado, pero podríamos hablar de cada uno de los temas vistos desde hoy.

**CC**: Abordémoslos entonces: el tema con Venezuela que hoy día tiene un tratamiento diferente al que usted venía manteniendo.

**AUV**: Primero, nosotros hicimos un gran esfuerzo durante muchos años para tener un diálogo constructivo con el presidente Chávez, esfuerzo que fue estéril. Segundo, yo cumplí el deber constitucional de buscar la protección de la vida y de la seguridad de los ciudadanos de Colombia, aun contra terroristas que estaban refugiados en el extranjero. Tercero, hay que mirar los casos en los cuales el presidente Chávez rompió: primero, rompió relaciones por la captura del canciller de las Farc; después, cuando hicimos el bombardeo al terrorista Raúl Reyes en la selva ecuatoriana, que permitió el rescate de Ingrid Betancourt; luego, cuando firmamos el acuerdo de seguridad con los Estados Unidos para luchar contra el narcotráfico y contra el terrorismo y, finalmente, cuando conocidas las últimas evidencias de la presencia de las Farc en Venezuela yo denuncié eso ante la Organización de Estados Americanos.
Ahora, yo no sé cuál es la intención del Gobierno en esa aproximación de las relaciones exteriores. Cuando analizo las actitudes y el lenguaje, se da la impresión de que hay un lenguaje sumamente complaciente y una política contemporizadora, con una dictadura que se viene consolidando en Venezuela y una política que ignora unos hechos.
Yo llego a regiones de frontera, habló con ciudadanos que votaron por el presidente Santos, que son amigos, que quieren que al presidente le vaya exitosamente, pero inmediatamente aparece la crítica sobre el deterioro de la seguridad y sobre el refugio de la guerrilla en Venezuela.

**CC**: ¿Ese punto tan delicado que usted está mencionando prevalecería por encima de mantener una buena relación que, eventualmente, solucione el asunto comercial?

**AUV**: La verdad es que la protección de la vida de los ciudadanos está por encima de los intereses comerciales y la historia de la humanidad ha demostrado que cuando en aras de los intereses comerciales se sacrifican las libertades políticas, se sacrifica el Estado de Derecho, se sacrifica la seguridad de los ciudadanos, se termina perdiendo la democracia y, por supuesto, el comercio.
Uno de los problemas de nuestra política internacional es que ha cesado en la exigencia de que en América Latina y del Caribe se declare a los grupos terroristas como lo que son: terroristas, ya lo son en Europa, Estados Unidos y Canadá, pero en el continente más próximo seguimos teniendo dificultades.

**CC**: ¿En relaciones internacionales su posición está más distante que cercana al presidente Santos?

**AUV**: No, tengo estas preocupaciones que te he comentado.

**CC**: El tema político, la situación interna, la recomposición de la coalición de gobierno, la inclusión del Partido Liberal dentro de esa Unidad Nacional, ¿qué opinión le merece?

**AUV**: Eso es respetable, no lo objeto, pero lo que me preocupa no es la presencia de ciertas personas en el gobierno, sino la actitud de esas personas frente a lo que fue nuestro gobierno. Por ejemplo, del Ministro del Interior y del Ministro de Agricultura. A mí me sorprendió el nombramiento de ambos pero lo respeté.
Pocos meses antes del nombramiento de Juan Camilo Restrepo el gobierno, atendiendo la solicitud del entonces candidato Juan Manuel Santos, se opuso a la elección de Juan Camilo Restrepo como presidente de los cafeteros, después me tomó por sorpresa el nombramiento de él en la cartera de agricultura y lo que me preocupa es la hostilidad de esa cartera contra nuestro gobierno.
Lo primero que hizo fue desmontar los apoyos a los exportadores, un gravísimo error. De manera inamistosa aplican la ley agro ingreso seguro pero le cambiaron el nombre. El doctor Juan Camilo dice que en los últimos años la locomotora de la agricultura estuvo paralizada. Ignora él, que en nuestro gobierno la locomotora de la agricultura creció en casi un millón de hectáreas y en casi 5 millones de toneladas de alimentos, y entonces a mi me preocupa, no como ex presidente, sino como uno de los electores de Santos esas actitudes en algunos de sus gabinetes; o la actitud de Vargas lleras que lo primero que hizo fue cambiar la terna para la Fiscalía. Entonces conceder sin lógica la razón de que nuestra terna era inviable y de que lo que tenía yo era una pelea con la justicia. El presidente Santos conoció todo nuestro apoyo a la justicia. Nosotros aumentamos en un 50 por ciento el presupuesto a la justicia en todos esos años.

**CC**: ¿No es más bien Vargas Lleras ejecutando una postura del Presidente Santos?

**AUV**: El Presidente me llamó a mí y me dijo que iba a cambiar la terna, que tenía tres candidatos, me pregunto por ellos. Yo con todo respeto le dije: Presidente, usted es el presidente, es el que define eso. Ese cambio de terna, primero, convalidó la tesis de que nuestra terna no era viable. Además, esa terna tampoco se podía tachar de terna sumisa, a lo que fue nuestro gobierno.

**CC**: Más allá de la calidad personal de los que eran de la terna, es la inconveniencia de aceptar un candidato de Álvaro Uribe en momentos en los que la justicia y la Corte, se sentían violentadas.

**AUV**: La Corte no está autorizada para violar la constitución. En ese caso la Corte violó la constitución. Lo que me preocupa es que el gobierno, finalmente, facilitó esa violación. Además, uno ve allí amistades personales. Por ejemplo, del magistrado Arrubla con un sector con la política. Del magistrado Ibáñez, con el ministro Germán Vargas Lleras. Un caso sin investigar como es la posible tipificación de un tráfico de influencias que se dio en el nombramiento del magistrado Ibáñez, presentado ante la Corte por el entonces senador Vargas Lleras.

**CC**: El tema de la corrupción que se ha puesto sobre el tapete con tanto énfasis ahora, y que usted dice le preocupa que señalen a su gobierno como el creador y el instigador de esa corrupción.

**AUV**: Primero, Vargas Lleras presionó muchísimo a nuestro Gobierno por clientelismo. Ese fue el motivo de alejamiento de nuestro gobierno.

**CC**: ¿Presionar por clientelismo es pedir puestos?

**AUV**: Correcto. Segundo, nosotros dejamos una buena herencia. Nosotros no dejamos un paraíso, pero sí un país avanzando sustancialmente en seguridad, en inversión, en política social. Dejamos una buena herencia. Un gobierno corrupto no deja una buena herencia. A mí me preocupa ese despliegue publicitario del gobierno que lo que le está diciendo al país es: mire yo le tomé la herencia de un gobierno corrupto y aquí lo estoy corrigiendo. Cuando lo que hizo el gobierno nuestro fue la lucha contra la corrupción y contra el clientelismo.

El Presidente de la República es elogioso conmigo y cada rato valida nuestra honestidad. Pero la manera como presenta esos hallazgos deja una sensación en la ciudadanía que lo que están haciendo es denunciando una herencia corrupta que recibieron de nuestro gobierno. Entonces, cuando uno ve todas estas injusticias como las de Andrés Arias y la de Bernardo Moreno, pues si no soy yo el que le dice esto a los colombianos, ¿quién se los va a decir?

**CC**: Si Vargas Lleras se había distanciado, como usted dice, por clientelismo, él dice que se distanció por estar en desacuerdo con la reelección.

**AUV**: Lleras iba a la presidencia y una vez, recuerdo, fue bravísimo a denunciar al presidente Santos. Yo lo recibí y me dijo que el ministro de Defensa le estaba haciendo unos montajes de paramilitarismo, porque a Vargas Lleras lo tenían acusado de paramilitarismo en Casanare y Córdoba. ¿Qué pasó con esas acusaciones? Nada se sabe. Por eso he preguntado yo por el papel del magistrado Ibáñez, recomendado por Vargas Lleras en la Corte Suprema. Y Vargas Lleras gritaba a nuestros funcionarios, los insultaba por clientelismo, como lo hacía en la Cámara de Comercio de Bogotá. Su compañera de gabinete, hoy la entonces la directora de la Cámara de Comercio de Bogotá, sabe que Lleras por presiones clientelistas que ella no le atendía la denunciaba de corrupción.

Si me preguntas por la Ley de Víctimas, digo que nuestro gobierno empezó a apoyar a las víctimas. Antes de nuestro gobierno las víctimas no hablaban por temor. La seguridad democrática les dio vocería. Introducimos la reparación administrativa, empezamos a aplicarla. Me preocupa que la reparación de las víctimas coincida con un deterioro de la seguridad, que ojalá se frene. Y me preocupa que se haya utilizado la Ley de Victimas para reconocer en contra de lo que se pensó en el gobierno, cuando el presidente Santos era ministro de Defensa, la existencia de un conflicto con organizaciones terroristas. Y me preocupa también que en esa Ley le hayan dado el mismo tratamiento a los integrantes de las Fuerzas Armadas que a victimarios, terroristas como guerrilla y paramilitares.

**CC**: Permítame hacer una pausa en la Ley de Víctimas, porque es una de las anécdotas que ejemplifican más en concreto esa preocupación y esa diferencia profunda, porque el tema del conflicto para usted no es un tema menor.

**AUV**: A mí lo que me preocupa es utilizar la Ley de Víctimas para reconocer conflicto con los terroristas. Yo nunca me opondría a reparar a las víctimas, máxime cuando fue nuestro gobierno el que les dio vocería a las víctimas y el que introdujo la reparación administrativa que se reproduce en la Ley de Víctimas.