Uribe defiende a su ex ministro enviado a prisión y asegura que no "robó"

Luego de 18 horas de silencio, el ex presidente finalmente salió a la defensa de quien fuera uno de sus más cercanos colaboradores, enviado a prisión preventiva, mientras se adelanta el juicio por su presunta responsabilidad en el cuestionado otorgamiento de subsidios a ricos hacendados del país. Uribe aseguró que Andrés Felipe Arias no “robó”.2011-07-27
“En el profundo dolor por la llevada a la cárcel del exministro Andrés Arias reitero mi convicción de su transparencia. No robó”, indicó hoy Uribe en un comunicado de prensa.

Según el ex presidente, Arias “concibió Agro Ingreso Seguro (AIS) para que el agro nacional pueda ser competitivo en el marco de tratados de comercio con países de altos subsidios como los Estados Unidos, Canadá y los miembros de la Unión Europea”.

Arias, subrayó Uribe, “nunca tuvo en mente intereses de alguna persona en particular”.

El exministro de Agricultura fue enviado a prisión por el magistrado Orlando Fierro por petición de la fiscal general, Viviane Morales, quien solicitó para el ahora exfuncionario la orden de detención tras acusarlo de “peculado por apropiación a favor de terceros y firma de contratos sin el lleno de requisitos”.

Anuncios

La Procuraduría responsabilizó a Arias de intervenir en convenios especiales de cooperación científica y tecnológica con omisión de estudios previos, y aprobar convocatorias públicas de riego y drenaje sin contar con factores de evaluación precisos y claros.

Asimismo, de celebrar convenios con el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (Iica) prescindiendo de los procesos de licitación que ordena la ley.

Pero según Uribe, “el convenio con un instituto agrícola de la Organización de Estados Americanos (OEA) acredita plenamente la buena fe del exministro y sus colaboradores”.

La fiscal Morales, al enumerar sus argumentos contra Arias, denunció que este ingresó en distintas ocasiones a la cárcel para preparar su defensa con quienes fueron subalternos suyos, también afectados por el escándalo.

Uribe argumenta en el mismo comunicado que esas visitas “nunca fueron clandestinas” y que tuvieron un “alcance humano”.

La Fiscalía y el magistrado Fierro, en opinión de Uribe, “hicieron lo contrario”, y subrayó que éstos “sin que haya motivos para desvirtuar la presunción de inocencia en las visitas, concluyeron que pretendían obstruir la justicia”.

Gran parte de los subsidios de AIS fue a manos de grandes hacendados de la costa norte, como las familias Dávila y Vives Lacouture, así como familiares de altos cargos del Estado.