Una "pasada de agache" con Palestina

Este viernes el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, presentará ante Naciones Unidas la petición para que Palestina sea reconocido como el estado 194 de la organización. Mientras que la mayoría de estados latinoamericanos apoyan la propuesta, Colombia se abstiene, desmarcándose de la región.2011-09-21 Colombia es uno de los pocos países de la región que no se pronunciará este viernes en la Asamblea General de la ONU a favor de un Estado palestino.

Aunque la negativa de Washington es el principal obstáculo con el que se encuentra Abbas para lograr su propósito, no deja de ser relevante la postura de Colombia, actual miembro no permanente del Consejo, quien tradicionalmente ha apoyado el derecho de autonomía de los pueblos.

Cercana a la posición de Obama, que afirmó que “son los israelíes y los palestinos, no nosotros, los que deben llegar a un acuerdo en los temas que los dividen”, Colombia ve como requisito indispensable la reanudación de conversaciones de paz entre Israel y Palestina, antes de pronunciarse a favor de un Estado independiente en la región. Una postura que en todo caso, cierra las puertas a lo que a juicio de los expertos, podría ser la mejor solución para alcanzar la paz en Medio Oriente.

Mauricio Jaramillo Jassir, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario considera que la posición adoptada por Colombia en el reconocimiento del Estado palestino es un error por tres razones centrales: “En primer lugar porque Colombia se aparta de un consenso latinoamericano; segundo porque más que un daño en las relaciones con Estados Unidos y con Israel, lo que se puede ver fuertemente deteriorada son las relaciones con el mundo árabe; y tercero, porque Colombia, que se ha caracterizado por reconocer el derecho de autonomía de los pueblos, como en los casos de los países surgidos tras la desintegración de Yugoslavia o el más reciente caso de Kosovo, está haciendo una mala lectura de su trayectoria dentro del Derecho Internacional”.

Anuncios

Carolina Cepeda, profesora asociada al Centro de Estudios Internacionales de la Universidad de Los Andes, considera necesario un replanteamiento de la postura del Gobierno, no sólo porque históricamente Colombia ha adoptado una posición favorable en el caso palestino, sino porque pese a que hoy por hoy las relaciones sean más estrechas con Israel y Estados Unidos, no hay necesidad de hacer ninguna “venia” ni mantener por encima de todo esa apropiación que Colombia hizo con respecto al tema de la lucha contra el terrorismo.

“Es un error asumir que por reconocer al Estado Palestino se menoscaban las relaciones con Estados Unidos y con Israel”, afirma Jaramillo, “hay estados que por ejemplo en política global se han alejado de la postura de Estados Unidos y tienen buenas relaciones, como el caso de Chile y México, que se opusieron a la guerra de Irak y aun así tienen firmados tratados de libre comercio”.

“En Colombia se nos vendió la idea de que cada vez que nos alejemos de lo que haga EU en política exterior, vamos a tener alguna consecuencia y no es cierto”, asegura.

Más de 110 países en el seno de la Asamblea General de la ONU aprueban que la ANP se convierta en un Estado más de la organización, con voz y voto, razón por la cual los palestinos le apuestan a lo más alto, y no sólo al status de estado observador.

**Experiencias de independencia**

“Palestina tiene todos los atributos para ser un Estado, y es innegable que por un asunto de identidad y por preservar los derechos humanos de los palestinos, se necesita de un Estado” dice Jaramillo.

El antecedente kosovar, es el caso más reciente que señala el experto, para que sea aceptada la petición de la ANP: “Kosovo se independizó de Serbia, en contravía de lo que decía el gobierno serbio de Belgrado, y aun así el grueso de la comunidad internacional terminó por aceptarlo. En el caso palestino es evidente que Israel se va a oponer, pero de la misma forma que Serbia violó de manera flagrante los derechos humanos de los kosovares, y que entre otras cosas, fue lo que permitió que hubiese una independencia unilateral, eso mismo diría yo que se le podría aplicar a los palestinos” termina.

Se necesitarán nueve de los quince votos del Consejo de Seguridad, y ningún veto de los permanentes (China, Francia, Gran Bretaña Estados Unidos y Rusia) para que la ANP entre a formar parte de la ONU. La abstención de Colombia, quedará registrada en la historia como una cachetada más para los palestinos, quienes de no lograrlo, seguirán sin alcanzar el derecho que les fue arrebatado desde el 47: su propio Estado.