“Una buena ley reconoce, incluye y transforma"

Estar cerca a las noticias y a la gente que las protagoniza, hizo que Rosa María Corcho se decidiera hacer parte de la solución de todo lo que como periodista transmitió. La comunicadora basa su campaña en luchar en contra de la discriminación laboral y aportar en la construcción de un país sostenible a través de la responsabilidad social empresarial.

Para los colombianos que han sido víctimas de la discriminación laboral, la candidata del Partido de la U, quiere ponerle fin a este flagelo. “Llegó el momento de reglamentar una ley que acabe con la falta de oportunidades de trabajo y que la edad, la raza, el género, el origen social, lugar de residencia, preferencia sexual, condición de discapacidad no sea excusa para no ser contratados y contratadas”.

 

El reconocimiento de igualdad, debe quedar, según Rosa María Corcho, como principal base para la construcción de sociedad. “Todos somos iguales y merecemos la igualdad de condiciones laborales, un trabajo digno, con justa remuneración acorde con las habilidades y conocimientos de cada quien”.

 

De la misma manera pretende, si sale elegida para ser senadora de la República, promover una ley que garantice “la igualdad salarial y de cualquier forma de retribución laboral entre mujeres rurales y urbanas respecto a los hombres. También fijar los mecanismos que permitan igualdad real y efectiva en lo público y privado, así como establecer los lineamientos generales que erradiquen cualquier forma discriminatoria”.

 

Además,  la expresentadora cree que esta ley se debe reforzar con una legislatura enfoca a “acabar con los clasificados que ofrecen oportunidades laborales a partir de la edad y condiciones sociales. Por eso debemos concienciar que todos tengamos las mismas posibilidades de trabajo de manera digna”.

 

Rosa María tiene un gran conocimiento en la responsabilidad Social que las empresas deben tener para ir de la mano con el desarrollo de un país. Por eso cree que es vital “promover beneficios tributarios a empresas que invierten en responsabilidad social y no sólo en aquellas que hacen donaciones. Necesitamos legislación para la responsabilidad social empresarial”.

 

En este nuevo camino que la periodista tomó, la actividad pública la convenció de que un Congreso bien conformado puede ser el motor de cambios sociales definitivos para la humanidad. “La ley sin voz, sin manos y sin pies, es una letra muerta”, pero “la norma con voz, es una herramienta de paz. Una buena ley reconoce, incluye y transforma”.