Actualidad

Último capítulo del fulminante caso Watson

Publicidad

Los responsables del asesinato del agente de la DEA, James Terry Watson, fueron trasladados a Virginia (Estados Unidos) para responder el llamado de extradición efectuado por el gobierno norteamericano. La Corte Federal del Estado juzgará a los siete extraditados. 

Este martes se hizo efectiva la extradición del grupo de taxistas culpados de asesinar al agente de la DEA en el norte de Bogotá, el 20 de junio del año pasado. Los siete colombianos responderán ante la justicia estadounidense y, pese a que la ley no permite pena de muerte o cadena perpetua, los capturados podrían recibir 45 años de cárcel, una condena que se les habría aplicado en Colombia.

 

La Corte Federal del estado de Virginia ejecutará el juicio de los detenidos: Andrés Álvaro Oviedo, Héctor Leonardo López, Julio Stiven García, Édgar Javier Bello, Wilson Daniel Peralta, Ómar Fabián Valdés y Edwin Gerardo Figueroa.

Según declaraciones de Bello (alias Payaso) a Blu Radio, entre el grupo de extraditados hay inocentes que habrían estado al margen de los hechos. El recluso pidió perdón y exclamó que si “Colombia fuera un país en donde en verdad hubiera justicia estaríamos condenados aquí”.

 

Este enunciado refuerza la orden de tutela que la defensa de Wilson Daniel Peralta presentó para evitar ser extraditado, sin embargo fue el presidente Juan Manuel Santos quien firmó la autorización en abril de este año para realizar el traslado a las cortes estadounidenses. De esta manera culmina el proceso de extradición -tomó poco más de un año en resolverse- y se espera que las autoridades norteamericanas dicten las condenas.

Publicidad

 

 

Watson murió en el Parque de la 93 (norte de Bogotá) víctima de un ‘paseo millonario’ organizado por un grupo de taxistas que terminó con el fallecimiento del agente de la DEA. Según información de la Policía, dentro del taxi, alias ‘Garcho’ le propinó varios golpes para reducir su resistencia, mientras que alias ‘Payaso’ le causó heridas mortales con arma corto punzante.

 

“Tras la agresión, los dos delincuentes se bajaron del vehículo y emprendieron la fuga; Watson también se bajó del taxi, corrió por unos metros hasta caer desplomado mortalmente herido. Fue socorrido por unos ciudadanos que lo llevaron a la clínica Country, en donde falleció”, relató el general León Riaño momentos después de que el caso cogió vuelo en la prensa nacional e internacional. 

 

Previous ArticleNext Article