Notice: Trying to access array offset on value of type bool in /data/confidencialcolombia.com/wp-content/plugins/all-in-one-seo-pack/admin/aioseop_module_class.php on line 1725

Tres visiones de la paz

Sentar en una misma mesa a los representantes de tres de corrientes políticas con marcadas diferencias sobre su visión de la realidad del país, y que logren coincidir en que es necesario pensar en el perdón y la reconciliación, es una muestra de lo indispensable que es para la sociedad buscar una solución negociada al conflicto interno en Colombia.

Mientras en la Habana, Cuba, continúa la mesa de conversaciones entre el equipo negociador del Gobierno y las Farc, el país se ha hecho la misma pregunta ¿estarán dispuestos los colombianos a perdonar los delitos cometidos por las Farc, y que de esta manera se logre un acuerdo de paz?, en Bogotá, la búsqueda de una respuesta satisfactoria, fue el punto de partida para el debate entre el político liberal, Horacio Serpa; el Senador, Roy Barreras y el exvicepresidente, Francisco Santos, en la Universidad Los Libertadores en Bogotá.

 

Anuncios

Los panelistas coincidieron en que para lograr la paz se necesita abordar con minucia temas como la impunidad, el derecho a la no repetición y el reconocimiento a las víctimas.

 

Horacio Serpa, que ha hecho parte de anteriores procesos de paz, destacó que todo depende de la forma en cómo se logre la conciliación y que es indispensable perdonar, siempre y cuando se sienta de verdad.

 

“Hay que buscarle la comba al palo. Si yo fuera negociador en nombre del gobierno, y me sentara con alias ‘Timochenco’ o cualquiera de ellos y les dijera: Oiga fulano, vamos a hacer la paz con ustedes. Tienen que entregar todas las armas, el lunes se presentan todos en la Cárcel Modelo y se van para la cárcel 25 años. ¿Qué me dirá ‘Timochenco’? Pues mamona Serpa y no hubo acuerdo”.

 

Insistió en que “la tarea para todos los colombianos es mirar si podemos perdonar, tal y como lo hizo Constanza Turbay, a estos sujetos. Claro está, perdonar siempre y cuando se sienta de verdad”.

 

El candidato al Senado admitió que para lograr un acuerdo con las Farc, existirá inevitablemente una dosis de impunidad.

 

“Fueron ocho años de acciones militares, pero como el propio Uribe lo dijo, la culebra sigue viva. Ahí tenemos a las Farc y al Eln, entonces hay que buscar el procedimiento de los acuerdos políticos con la justica transicional. Hay que reconocer que al aplicarla habría ciertos niveles de impunidad, pero habría una consecuencia para los colombianos que es la paz” declaró Serpa.

 

A su turno, Francisco Santos, precandidato presidencial por el Centro Democrático, durante su intervención aseguró que si se firmará ya la paz con las Farc, “es claro que se le podrían perdonar las condenas a personas que no fueron responsables de masacres o delitos de esta índole, pero que un cabecilla de estos grupos llegue y pague una condena de cuatro o cinco años y luego tenga participación política en el país, es inaceptable”.

 

El ex vicepresidente puso sobre la mesa el caso del comandante de la columna móvil Teófilo forero de las Farc, responsable de las 37 víctimas de la bomba del Nogal en el 2003, y recalcó que “el hecho de que este señor pueda lograr pasar del monte al Congreso, o del monte a la calle, dadas las estipulaciones que propuso el senador Roy Barreras en el Marco Jurídico para la Paz, es absueltamente inaceptable para una sociedad moderna”.

 

La acotación fue recibida a la defensiva por el Senador Barreras, quien reiteró que a los máximos cabecillas de los grupos armados, el indulto no será un beneficio y las condenas se tendrán que pagar.

 

“Colombia no puede indultar a nadie, es imposible que haya una amnistía dentro del Marco para la Paz. Lo que resulta necesario es priorizar, seleccionar y castigar a los máximos responsables  de crímenes de lesa humanidad, que no recibirán beneficios políticos y pagaran por sus crímenes”, explicó Barreras.

 

Cada uno desde sus orillas, los tres políticos continuarán expresando sus sugerencias a las dos partes para que terminen lo que comenzaron y se pueda firmar la tan anhelada y esquiva paz.