Tatiana Santo Domingo: la nueva Grace de Mónaco

Treinta años después de la muerte de Grace Kelly, la familia real de Mónaco celebra el embarazo de Tatiana Santo Domingo, novia de Andrea Casiraghi, cuyo enlace será en 2013.

 

Los cuentos de realeza siempre tienen final feliz, aunque no siempre ha sido este el caso de la Casa Grimaldi. Treinta años después de la muerte de Grace Kelly, la familia real monaguesca sigue ocupando portadas, en este caso por motivos de felicidad, el embarazo de Tatiana Santo Domingo, novia de Andrea Casiraghi, y el enlace de ambos en 2013.

Anuncios

Hace tres décadas la carretera quitó a la vida a Grace Kelly; hoy son Tatiana Santo Domingo y Andrea Casiraghi los que ocupan las primeras páginas con su repentino enlace y su primer hijo.

Carolina de Mónaco ha tenido tres matrimonios, el primero con un playboy francés mucho mayor que ella. Carlota parece seguir sus pasos y sale desde hace poco con el actor de origen marroquí Gad Elmaleh, 17 años mayor.

Escándalos, jóvenes matrimonios, engaños, hijos ilegítimos y excesos pueblan las biografías de Estefanía, Alberto y Carolina de Mónaco.

A lo mejor es porque Mónaco es un estado pequeño y artificial, pero su familia real es desde luego muy distinta al del resto de realezas europeas. Tienen más seguidores en la prensa rosa que súbditos y razones no les faltan, ya que desde que Grace Kelly pisara el palacio, no han faltado el drama, los escándalos amorosos y los escarceos de todo tipo.

El mismo año que se cumplen tres décadas de la muerte de Gracia de Mónaco, otrora Grace Kelly, su nieto Andrea Casiraghi anuncia su precipitado compromiso con Tatiana Santo Domingo, su novia desde hace casi una década que…. casualmente está embarazada.

 

TODOS ECHAN DE MENOS A GRACE.

Hace tres décadas que la carretera quitó la vida a la princesa más mediática de la realeza Europea, y desde entonces todas las voces aseguran que la vida no ha vuelto a ser la misma en palacio. Grace Kelly dejó el mundo del celuloide para convertirse en una entregada madre y una perfecta reina.

Su matrimonio dotó al pequeño principado con un fuerte dosis de  glamour hollywoodiense que le hizo cotizar al alza. Pago un alto precio, dejó a un lado su trabajo en la gran pantalla, y circunscribió su belleza y fotogenia a ser musa del estilo y la moda de las revistas.

Si por algo destacó Grace Kelly fue por tener una vida totalmente alejada de los escándalos. El único fue el de su trágica muerte, un tremendo shock para el príncipe Rainero, que nunca se recuperó del todo de su pérdida, y para sus hijos, Carolina, Alberto y Estefanía.

 

ALBERTO, EL REY FELIZ.

Pese a los dos hijos ilegítimos que ha reconocido y los rumores por su longeva soltería, Alberto de Mónaco parece que ha alcanzado cierta estabilidad junto a Charlene Wittstock.

El pequeño Albert Costa (8 años) y la estadounidense Jazmin Grace (20 años) son los dos vástagos que el príncipe ha reconocido hasta el momento, y los únicos capítulos escabrosos de su biografía. Ambos son fruto de un affair, el primero con una azafata de Air France y la segunda con una norteamericana.

Muchos son los rumores que rodean a la pareja, pero tras un año de matrimonio -por ahora sin descendencia-, Alberto y Charlene no parecen dar muestra de grandes escándalos. Su agenda se reduce a visitas de Estado y actos oficiales, entre los que se encuentran las dos grandes citas de la sociedad monaguesca: El baile de la rosa y la Gala de la Cruz Roja.

 

LA PROLE DE CAROLINA.

Carolina heredó las obligaciones y la posición de su madre, pero no la estabilidad en su vida personal: es ante todo conocida por sus muchos y variados matrimonios, y su tensa relación con la prensa. El primero de los tres lo contrajo con 21 años y con un playboy francés, el banquero Phillippe Junot, de 38 años, conocido por sus escarceos sentimentales. Dos años duró el matrimonio que todos auguraron como pasajero.

Encontró la estabilidad junto a Stefano Casiraghi, con quien tuvo tres hijos -Andrea, Carlota y Pierre-, pero la muerte la sorprendió en una competición deportiva. Luego vino Ernesto de Hannover, de quien está separada y que le ha dado más disgustos que alegrías. Con todo, Carolina ha elegido sus parejas con más audacia que su hermana Estefania, con un repertorio amoroso que va desde un guardaespaldas a un domador.

Y parece que Carlota continúa la saga. Acaba de iniciar una relación con el actor francés de origen marroquí Gad Elmaleh, 17 años mayor que ella, que su madre no vio con buenos ojos, aunque ahora parece que ha transigido.

 

¿EL ÚLTIMO ESCÁNDALO?.

El inesperado anuncio de la boda de Andrea con la rica heredera colombina Tatiana Santo Domingo, previsiblemente para 2013 pero sin fecha, parece que ha pillado a todos por sorpresa, aunque lo que sí se hacía cada vez más evidente era el avanzado estado de buena esperanza de la joven colombiana.

 

Hasta el momento su relación había sido de lo más tradicional, siete años en los que ella había mostrado su pasión por el mundo de la moda, pero eso sí, ecológica, y en los que le ha dado tiempo a fundar junto a una amiga la firma Mugunzu Sisters, donde aúnan ‘fashionismo’ y comercio justo.

Poco se conoce de la pareja, a excepción de su afición por la buena vida y las vacaciones en Ibiza. Llevan casi una década juntos, y les rezuma el glamour: son jóvenes, ricos y él es -hasta la fecha- el número dos en la sucesión al trono monaguesco.

Muchas cosas han pasado en el pequeño principado desde que Grace Kelly pisara la roca hace tres décadas. Este inesperado escándalo parece que ha vuelto a remover los cimientos de palacio, aunque mirado con perspectiva, no supone nada más que una joven pareja que esperan su primer hijo tras años de noviazgo. Y es que de Grace a Tatiana, parece que hay menos distancia de lo que parece.

 

Por Celia Sierra.
EFE-Reportajes