También hay infierno sin drogas

Una de las historias más admirables y conmovedoras, protagonizada por un sobreviviente de la drogadicción y de la rudeza de la calle y el asfalto, tendrá su estreno a nivel nacional el próximo jueves 23 de octubre en las salas de cine de todo el país.

 

Anuncios

Se trata de Infierno o Paraíso, un largometraje documental del antropólogo y cineasta Germán Piffano que cuenta una parte de la vida de José Antonio Iglesias: un hombre brillante que vivió durante 11 años como habitante de la antigua Calle del Cartucho y que desde las profundidades de su adicción al bazuco, sobrevivió a sí mismo contra todos los pronósticos. Infierno o Paraíso muestra la odisea que durante una década vivió José Antonio para conquistar su recuperación y su regreso a la vida en sobriedad.

 

Con Infierno o Paraíso, el director Germán Piffano logró adentrarse como pocos en la llamada calle del Cartucho, aún recordada como una de las más complejas y peligrosas en toda la historia de Bogotá. En su recorrido la película nos muestra los expendios y fumaderos de droga a la media noche, presentándonos fabulosos personajes de la calle que aparecen como flotando en un sueño.  Este es un trayecto de muchos años, en los que José va transformándose físicamente de una manera radical; “era tal el cambio –recuerda el director– que en una de las primeras versiones de la película, a la gente que la veía le costaba mucho trabajo reconocer que se trataba de la misma persona en la pantalla.”

Sin embargo, la lucha de José Antonio no inicia ni termina en ese infierno urbano. Tres años después de completar su desintoxicación, José conforma una nueva familia y regresa a su España natal, acompañado con su nueva mujer y su pequeño hijo. Pero España lo recibe con una nueva prueba: sin un trabajo estable y con las secuelas de su adicción, deberá sobrevivir ahora a la crisis económica europea que pondrá en riesgo la estabilidad y el bienestar de su familia.

 

El largometraje documental fue editado por José Salcedo, uno de los montajistas más reconocidos en Europa, quien ha acompañado a Pedro Almodóvar en la edición de la mayoría de sus películas, entre las que sobresalen: Todo sobre mi Madre, Hable con Ella,  Volver y  La Piel que Habito.  Salcedo, quien trabajó tres años en el montaje del documental, visualizando cientos de horas de material grabado, se refirió a este proyecto como un reto personal y una bonita oportunidad para reencontrarse con la experiencia que tuvo muchos años atrás con el documental El Desencanto (1976) considerado para muchos una obra de culto del cine español.