Notice: Trying to access array offset on value of type bool in /data/confidencialcolombia.com/wp-content/plugins/all-in-one-seo-pack/admin/aioseop_module_class.php on line 1725

"Si hay paro cafetero es por falta de institucionalidad gremial"

Los caficultores colombianos manifestaron su preocupación por el posible paro cafetero que se avecina, pero reconocen que todo obedece a la improvisación y a la falta de institucionalidad en el gremio del café.

El representante por caldas ante el Comité Nacional de Cafeteros, Mario Gómez Estrada le dijo a Confidencial Colombia que una nueva inmovilización de productores de café traería serios traumatismos para el país y desde luego para la economía cafetera.

 

Anuncios

“Tristemente el café atraviesa por una decadencia que no merece, pero esto no es más que la falta de institucionalidad y liderazgo para ponerle el pecho a la brisa y con coherencia superar todos los líos”, declaró el conocido dirigente cafetero.

 

En su opinión en materia cafetera, hay algo que aburre al productor y es que se dice mucho y se hace poco porque el ingreso sigue deteriorado y los costos de producción no se subsanan con las ayudas que generosamente da el gobierno.

 

“Estamos muy mal, el sector sigue marchitándose y continúa como caballo de batalla para un paro que todos sabemos cómo empieza, pero no como o en qué tiempo termina”, dijo el señor Gómez.

 

Expresó su total malestar por la pasividad que según él muestra la Federación Nacional de Cafeteros que se convirtió en una tesorera de los recursos que inyecta el ejecutivo luego del acuerdo “Angelino” de marzo pasado.

 

La federación, comentó Gómez Estrada, opera como pagadora de subsidios con los cuales ya hay problemas porque se los están dando a personas ajenas a la caficultora. “Ese auxilio se está quedando en manos de algunos picaros particulares y no en las de los productores necesitados, ya soplan por ello vientos de escándalo y agudos problemas”.

 

Según el experto en temas cafeteros, es urgente que la caficultura supere todos estos escollos, deje atrás el mal momento e incursione nuevamente por la institucionalidad. Lamentó que todo lo que ocurre haya generado una inquietante división en el gremio cafetero que tiene a Antioquia, Caldas y Cundinamarca como una fracción que no comparte las decisiones de la federación, igual pasa con el grupo conocido como Dignidad cafetera que amenaza con el paro y otros que siguen angustiados y sin ver luz al final del túnel.

 

“Solamente caldas, Antioquia y Cundinamarca representan en promedio el 27 por ciento de la producción cafetera nacional”, explicó.

 

En su criterio y en aras del ejercicio democrático, sería deseable adelantar las elecciones del gremio para tomar las medidas a que haya lugar con el fin de salir de la crisis y enfocar la política cafetera a favor de los productores.

 

Expresó que el billón de pesos es una suma más que buena que procede del gobierno, pero precisó que estos recursos fueron devorados por los sobrecostos en la producción del grano.

 

“El sector cafetero viene disminuido pero hay tiempo para convocar a la unión y a trabajar por la recuperación de la economía cafetera”, aseguró  Gómez Estrada.

 

Actualmente la carga de café se paga en promedio a 480.000 pesos más el subsidio gubernamental, pero esa ayuda no se nota porque los costos de operación están muy por encima de los 650.000 pesos.