Notice: Trying to access array offset on value of type bool in /data/confidencialcolombia.com/wp-content/plugins/all-in-one-seo-pack/admin/aioseop_module_class.php on line 1725

Shakira, la voz más fuerte en Latinoamérica contra Trump

La cantante colombiana levanto su voz para oponerse firmemente al veto migratorio que ordenó el presidente Donald Trump. Shakira escribió una extensa carta en su cuenta de Facebook junto a una foto simple y clara que dice #Resist. El texto empieza apuntando que este problema no es solo de Estados Unidos, sino de la humanidad entera. Ahora, la artista abre el camino para que más figuras latinoamericanas resistan a las extremas medidas. 

 

En su declaración, Shakira hizo diferentes apuntes como que hay 2,8 millones de niños desplazados, que perdieron su hogar por la guerra y el terror. También advirtió sobre los peligros de caer en la propaganda creada bajo racionalización de “proteger a nuestra gente”, y por supuesto abogó por los latinos y las personas de color, pidiéndole a la gente seguir haciendo resistencia y protestando contra el veto migratorio. 

Anuncios

 

Así lo expresó la cantante:


“La reciente prohibición a los musulmanes para ingresan a los Estados Unidos, propuesta por Donald Trump y que actualmente se está revisando en los tribunales, ha encendido los gritos de resistencia tanto dentro de los Estados Unidos como en el extranjero. Me gustaría tomar un minuto, con su indulgencia, para añadir mi voz al montón. Porque esto no es sólo una cuestión de los Estados Unidos. Esta es una cuestión humana que tiene implicaciones para todos nosotros; Americanos y no estadounidenses como yo.

 

 

La persecución contra cualquier grupo por creencias religiosas o raza es ilegal e inconstitucional en el Período de los Estados Unidos.

 

 

Esto no es sólo un ataque contra los musulmanes o los refugiados – esto es un ataque contra todos los seres humanos y en particular, los más necesitados de protección. En este momento, en todo el mundo, 28 millones de niños han sido desarraigados por el conflicto, expulsados de sus hogares por la violencia y el terror. Los niños no conocen naciones ni fronteras; Los que sobreviven crecerán para seguir el ejemplo de quienes los toman. ¿Les mostramos amor y aceptación? ¿O permitirles defenderse por sí mismos, vulnerables a los grupos guerrilleros que sólo les enseñarán a perpetuar este ciclo de violencia?

 

 

Tenemos que estar atentos a dejar que la intolerancia y el odio lleguen a la corriente principal o se racionalicen bajo el disfraz de “proteger a nuestro pueblo”. Si aceptamos una orientación general hacia los musulmanes, todos podemos estar seguros de que otros grupos minoritarios no estarán muy lejos, ya sea cerrando las fronteras a otros supuestos grupos “peligrosos” o pisoteando sus derechos humanos de otras maneras.

 

 

Los musulmanes son nuestra gente. Son seres humanos con hijos, necesidades y sueños como el resto de nosotros. No todos los musulmanes son terroristas, y por cierto, no todos los terroristas son musulmanes.

 

 

Los latinos son nuestro pueblo. Ellos no vienen a “robar empleos” – ellos vienen buscando una oportunidad para construir una vida mejor para ellos y para sus hijos, que es lo que los Estados Unidos siempre se han enorgullecido de representar: oportunidades. Son una gran parte de la fuerza de trabajo que ha contribuido a hacer de América el gran país que es hoy.

 

 

Los afroamericanos son nuestra gente. Después de soportar siglos de opresión y las innumerables atrocidades humanas que se cometieron en su contra, después de luchar por los derechos civiles, es devastador que el perfil racial siga ocurriendo y sus libertades civiles sigan siendo amenazadas.

 

 

Podría seguir nombrando grupos hasta el infinito, pero el punto es que no debemos distinguir grupos y diferenciarlos por raza, clase o religión, porque según la Constitución, todo eso es irrelevante para sus derechos como ciudadano. Cualquiera que vaya a los Estados Unidos y opte por levantar esa bandera y defender esos principios es “nuestro pueblo”.

 

 

Gracias a las redes sociales, todos tenemos una plataforma para usar nuestra voz hoy. Por cada mensaje que veo con lenguaje odioso, veo a otros que elevan mi ánimo y me aseguran que no hemos perdido totalmente nuestro camino. Abogados en los aeropuertos que ofrecen asesoría gratuita a los refugiados, los neoyorquinos se unen en el metro para borrar el vandalismo neonazi, los médicos ofrecen su tiempo para dar asesoramiento gratuito a las mujeres que lo necesitan y activistas ciudadanos que marchan por la igualdad de derechos para todos.

 

 

Sigamos inclinando las balanzas en favor de la “libertad y justicia para todos”, sigamos usando nuestras voces para levantar a otros y hablar por aquellos cuyas voces han sido calladas. Aplaudo a todos ustedes que se han pronunciado en contra de la prohibición de mantener la buena pelea y nunca retroceder. #resistir”