Notice: Trying to access array offset on value of type bool in /data/confidencialcolombia.com/wp-content/plugins/all-in-one-seo-pack/admin/aioseop_module_class.php on line 1725

Sexo en espacios pequeños

La cuestión no es de espacio, es de posiciones y de cuánto puede maniobrar para dar rienda suelta a su deseo. Si el deseo se despierta y hace de las suyas en pleno avión, en la casa de un amigo, en una silla, en el auto, es momento de acomodarse e ingeniárselas para que el tamaño sea lo de menos. Porque cuando se trata de sexo, se vale todo.

Si su libido se lo pide, no es momento de reflexionarlo demasiado: saque la matemática y arquitecta sexual que hay en usted. El sexo también es válido cuando en el lugar apenas caben dos o a simple vista luce incómodo hasta para sentarse. Esto lo hace más arriesgado, divertido y la adrenalina del momento será una aliada para un atractivo encuentro sexual. Así como hay que dejarse llevar por el momento, es primordial que tenga en cuenta ciertas posiciones básicas que lo pueden convertir en malabarista sexual antes de pasar el ridículo. Arriésgese a la hazaña.

 

Anuncios

Espacios abiertos: Quienes eligen un lugar pequeño pero al aire libre, más que falta de espacio, su reto es camuflarse con objetos que lo rodean o encontrar el rincón/esquina perfectos para no ser vistos fácilmente. Propicia el sexo salvaje.

• Lo ideal: que sea oscuro y que tenga objetos distractores de gran altura, como paredes o matorrales.

• Sitios comunes: Detrás de un árbol o de una pared, en un callejón, la esquina de un salón (de tal manera que queden escondidos y no sea visible desde una puerta, por ejemplo)

• El secreto: Hacerlo de pie.

• Posiciones: La mujer agachada (en un ángulo de 45º) mientras el hombre por detrás realiza la penetración, apoyándose en su cintura. Para mayor ahorro de espacio, puedes dejar caer tu cuerpo hasta el suelo sujetándote con tus manos y relajando el vientre. La estrechez de la vagina en esta posición permite mayor placer para la mujer.

 

Muebles (Escritorios, sillas y sillones, mesones de cocina, etc.): Las superficies planas o mobiliarios que permiten que uno de los dos pueda sentarse con mayor facilidad, son perfectos para las parejas que disfrutan de posturas en las que los cuerpos se entrelazan al momento del coito, es decir, un contacto muy cercano de abrazos, enganchar las piernas en la espalda de la pareja y acurrucarse en el acto, muy recurrente en quienes le sacan provecho al sexo afectivo y muy cercano.

 

• Lo ideal: Que los muebles no sean muy bajitos o se requiere de mayores dimensiones ya que las piernas de quien no está sentado, ocupan mucho espacio en el suelo y va a ser más complicada la interacción.

• Sitios comunes: La sala o el estudio, el comedor, un parque de juegos (que comúnmente tiene una estructura sencilla con alturas cortas).

• El secreto: Hombre y mujer en posición de hamaca o el hombre de pie y la mujer sentada.

• Posiciones: Cuando la superficie es dura, el hombre puede sentarse mientras flexiona las piernas, adaptando su cuerpo para que la mujer logre acomodarse en ese pequeño espacio entre su abdomen y tronco.

 

En el carro: Es uno de los sitios más privados y más cómodos (aunque no lo crea) cuando de sexo improvisado se trata, ya que es rápido, privado y práctico. Incluso puedes tapar las ventanas y nadie se dará cuenta. Su área es reducida, pero su forma es la mayoría de las veces, cómoda y acolchonada.

 

• Situaciones comunes: un viaje de amigos, una fiesta o la falta de un lugar más personal: en ocasiones no hay presupuesto o hay exceso de intrusos.

• El secreto: Pueden probar las posturas más clásicas, como el misionero, el cara a cara o el arco. Para encontrar la comodidad en la incomodidad, lo mejor es reclinar la silla delantera o hacerlo en la parte trasera del auto, donde ambos pueden acostarse y cuentan con más amplitud.

• Posiciones: Flexione las piernas y apóyelas en el primer lugar donde encuentres espacio. Si la acción está en la silla de atrás y a la altura hasta el techo lo permite, opten por “el arco”: recostada en el asiento levantas tu cadera sosteniéndote con tus codos, que serán el eje de fuerza para apoyarte mientras el hombre  penetra  a la mujer y se recuesta sobre su vientre y pechos. Si hay agarraderas o manijas en las ventanas, éstas también le sirven si prefiere estar recostada y sostenerte de ahí. Él también puede hacerlo y ayudarse de ellas para tener mejores y más veloces movimientos

 

La ducha, el baño, un clóset: Es cuestión de brevedad y de entrar en el acto de inmediato. A menos que sea una ducha juntos y prolongada, en espacios tan pequeños es mejor ser efectivos y provocar el orgasmo lo más pronto posible, no hay tiempo para caricias previas o un relax pos coito, excepto por la ducha y los poderes del agua sobre los cuerpos.

 

• El secreto: Tener un punto de apoyo para la espalda. De lo contrario será muy complicado adecuar el cuerpo y lograr una postura idónea para la penetración.

• Posiciones: Tome a su pareja por los hombros y agarre su cuerpo con sus piernas mientras él está de pie y recostado en un área recta. El hombre se aferra a sus glúteos y con ésta fuerza propicia el movimiento de sus caderas, mientras usted sigues sujetada a su cuello, cada vez con más fuerza para no correr el riesgo de caerse. Intente la penetración de arriba hacia abajo o de atrás para adelante.

 

Tomado de La Patilla