Se hunden acercamientos en el Catatumbo

Luego de más de 48 horas de diálogos entre varios viceministros y líderes del Catatumbo, el Gobierno decidió suspender los acercamientos que buscaban ponerle fin a la crisis que se vive en la región. La negativa para levantar bloqueos y la insistencia en la creación de una zona de reserva campesina, no permitieron avanzar en acuerdos.

La discusión llegó a un punto ciego cuando los campesinos se negaron a levantar los bloqueos y suspender las vías de hecho. Además, otro punto que generó la suspensión de los diálogos fue la insistencia en que se declare la zona de reserva campesina en esta parte del país.

 

La comisión oficial regresará a Bogotá para explicar y describir todo lo que aconteció durante las 48 horas  en las que estuvieron reunidos con los líderes de la protesta. Luego de esta reunión se espera que el alto Gobierno brinde una nueva hoja de ruta para mitigar la situación. La delegación continúa insistiendo que un principio de acercamiento con los campesinos sería el levantamiento de las protestas para tener una mejor discusión del tema.

 

Dentro del comunicado proferido por la comisión ubicada en Tibú, se invita a los campesinos a la reflexión: “El Gobierno reitera a los campesinos su compromiso con el desarrollo económico y social y hace un llamado a sus voceros a la reflexión”.

 

El Gobierno es consciente de la necesidad de una presencia real del Estado en esta región, ya que el abandono histórico que ha padecido es visible. Pese a esto, los líderes campesinos están firmes en que la base de la solución es la creación de una zona de reserva campesina.

 

Este tema no es para nada fácil, puesto que hace parte de la agenda que se está desarrollando en La Habana. A esto se suma las presuntas evidencias de la incidencia de las Farc dentro de las marchas en el Catatumbo, así como es claro que para desarrollar esa petición se debe cumplir otros requisitos legales.

 

Los ánimos no se apaciguaron pese a que en días pasados, el director de Planeación Nacional, Mauricio Santa María, anunció que las inversiones del Gobierno en beneficio de los campesinos del Catatumbo superan los 2 billones de pesos. “La mayoría ya están en ejecución. Muchas de ellas surgen del documento Conpes, que fue aprobado en enero de este año, con inversiones proyectadas de casi $1,7 billones. A ello se suman $300.000 millones y $12.000 millones más de regalías, que serán aprobadas en una ‘Ocadtón’ (jornada acelerada de los OCAD —Órganos Colegiados de Administración y Decisión—) a realizarse en los próximos días”.

 

Además de esto, la oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos expresó su preocupación por la “grave vulneración de los derechos económicos, sociales y culturales en el Catatumbo, y certificó el “uso excesivo de la fuerza en contra de los manifestantes” por parte de la Fuerza Pública. 

 

Ya va más de un mes y el problema en el Catatumbo crece como una bola de nieve. Ya son tres comisiones las que han estado negociando con los campesinos sin que ninguna llegue a una conciliación para levantar las protestas. El Gobierno es claro, el propio ministro de Interior, Fernando Carrillo, dijo que el Ejecutivo no va a “permitir” que esta región se convierta en una “sucursal” de Cuba, mientras que los manifestantes se ven firmes en que la única solución es la insistencia de una zona de reserva campesina.