Se aprieta la ‘lechona navideña’ en Risaralda

Autoridades del departamento advirtieron a la comunidad de que el ‘ritual navideño’ que involucra sacrificar cerdos en la calle o en sitos no autorizados para celebrar el año nuevo, será considerado como atentado en contra de la salud pública y sancionado por la Secretaria de Salud Departamental.

Las gobernaciones empiezan a organizar las medidas preventivas para cerciorar la seguridad y la salud de los ciudadanos en vísperas de la navidad. Si bien las autoridades nacionales desplegaron un esquema de seguridad para que no haya incidentes de alto calibre durante el mes, en Risaralda, se emitió una particular advertencia que sanciona el sacrificio de cerdos en sitios públicos por serias amenazas a la salud de la población.

 

Anuncios

El festejo consiste en empezar a engordar los cerdos desde finales de septiembre para que cuando diciembre llegue, el lechón tenga un peso adecuado y pueda ser sacrificado. Una vez muerto, se celebra la venida del año nuevo comiéndolo en familia.

 

Según indicó Guillermo Osorio García, director del programa de Zoonosis de la Gobernación, “en diciembre la gente acostumbra a sacrificar los animales en la calle donde hay contaminación por vehículos, ratas, perros, cucarachas y animales de tracción”.

 

El procedimiento habilita que enfermedades como la Leptospirosis, Listeria, E. Coli  y la Salmonella se transmitan entre los ciudadanos causando graves estados de salud.

 

“Estas enfermedades no se manifiestan inmediatamente, sino con el paso del tiempo y muchas de ellas se detectan cuando ya está comprometida la vida del paciente”, explicó el funcionario a través de un comunicado.

 

Osorio resaltó que es necesario que el cerdo se sacrifique en un sitio autorizado por el Invima, para que no corra el riesgo de contaminarse. De igual manera se puede presentar que el animal ya venga contaminado de alguna patología, por lo que enfatizó en no adquirirlos en puntos ilegales.

 

El riesgo es tal, que la persona que se detecte sacrificando a un cerdo en la calle, no solo se arriesga a que le quiten el animal, sino que se expone a ser judicializado y terminar en la cárcel. La medida es sancionada por la Ley 0979 donde se establecen los Derechos de la Salud Pública.

 

Adicionalmente, el director de Zoonosis también llamó la atención a las emisoras locales para que no regalen cerdos durante sus programas y se evite el riego a la salud en el departamento.