Se acabó el balcón

La sala penal del Consejo de Estado tumbó el pliego de tutelas con el que el Alcalde buscaba frenar el fallo que lo destituyó e inhabilitó por 15 años. Resta hacer la notificación oficial al presidente Santos y, eventualmente, nombrar a un alcalde interino, para que la destitución de Gustavo Petro se haga efectiva. Se le acaban las opciones al dirigente.

Con esta decisión, queda en firme la destitución del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro. Al dirigente le resta la respuesta del Corte Interamericana de Derechos Humanos que podría ser salvavidas al litigio que por el momento continúa perdiendo ante la Procuraduría.

 

Anuncios

En contexto, la votación en la sala penal del Consejo de Estado fue  de 15-8 votos a favor de confirmar el fallo que emitió el procurador Alejandro Ordóñez en diciembre del año pasado y tumbar las 15 acciones de tutela que le restaban al dirigente.

 

Según declaraciones de María Claudia Rojas, presidenta del Consejo de Estado, las personas que presentaron acciones de tutelas a favor de Petro “no tenían la cédula inscrita en Bogotá o no fueron participes de las elecciones para la Alcaldía.”

Así las cosas, resta seguir un conducto regular que contempla elaborar los salvamentos de votos y hacer la notificación oficial al presidente Juan Manuel Santos de tal manera que la destitución se haga efectiva. Entre tanto, Petro goza de un último recurso y es recibir la aprobación de las medidas cautelares que solicitó ante la CIDH.

¿En qué queda la revocatoria?

 

Según explicó Francisco ‘Pacho’ Santos a Confidencial Colombia, la revocatoria de mandato que adelanta con el nombre de campaña “Sí Bogotá, Chao Petro”, se congelará mientras que se finiquita el proceso de destitución. Es decir que la revocatoria del 6 de abril –por el momento- no se realizará.

 

En este orden de ideas, desde este miércoles todo acto que adelanta el “Chao Petro” quedará en espera mientras que se hace la notificación y ejecución oficial de la sentencia.

 

“Le pido a Petro que asuma una responsabilidad institucional y que no siga manteniendo a Bogotá en esta situación de interinidad que tanto daño le hace los ciudadanos”, anotó Santos.   

 

Para el exvicepresidente este podría ser el capítulo final de la destitución de Petro, en tanto el presidente Santos no le “saque el cuerpo más al asunto y nombre a un alcalde interino”.

 

Respecto a sus aspiraciones a la alcaldía, ‘Pacho’ enfatizó en que va a esperar a que se baje la tensión y luego se referirá al respecto. En todo caso, consideró como “una falta de respeto a Gustavo Petro y sus seguidores” hablar de candidaturas en este momento.