Notice: Trying to access array offset on value of type bool in /data/confidencialcolombia.com/wp-content/plugins/all-in-one-seo-pack/admin/aioseop_module_class.php on line 1725

“Santos no va a la reelección, es un mal perdedor”

La ex ministra y ex congresista está convencida de que el Presidente Juan Manuel Santos no buscará la reelección y aseguró que el mandatario se precipitó al haber iniciado un proceso de paz con las Farc. Habló de las posibles alianzas que hará el Partido Conservador e hizo un llamado al ex Presidente Andrés Pastrana para que haga campaña con los candidatos en las regiones.

Dedicada a impulsar su aspiración de ser la candidata presidencial por el Partido Conservador, Martha Lucía Ramírez, busca desmarcarse de los ‘ismos’, al considerar que la polarización le está haciendo un grave daño al país. Prefiere que la vean como la mujer que llegará a poner en orden la Casa de Nariño, que tiene claras las necesidades de los colombianos.

 

Anuncios

La ex congresista en diálogo con Confidencial Colombia, hizo un completo análisis del actual gobierno, del proceso de paz con las Farc y del panorama para las elecciones de 2014. Aseguró que le llama la atención el prolongado silencio de Germán Vargas Lleras, de quien advierte, será el candidato del Presidente Santos.

 

Confidencial Colombia: ¿Cómo ve al gobierno de Juan Manuel Santos ante las coyunturas que está viviendo actualmente el país?


Martha Lucía Ramírez: Este es un gobierno que tiene muy buenas intenciones, pero muy pobres realizaciones. Me parece que es un gobierno que desafortunadamente lo han desbordado los hechos, porque no tiene una actitud preventiva, no toma la iniciativa y por el contrario va a la azar en los acontecimientos. Espera a que ya se hayan salido de cauce para salir entonces a aplicar medidas de choque. Me parece que eso es una demostración de la falta de planeación, de la imprevisión, y Colombia no se merece realmente estar en la imprevisión.

 

Esto es como si de pronto un grupo de pasajeros se monta a un barco de turismo, con la ilusión de que el barco zarpa con toda la fuerza y que van realmente a un viaje maravilloso, pero de pronto el barco empieza a dar vueltas y a dar vueltas y la gente empieza a sentir con angustia que no sabe si va a llegar al rumbo que estaba esperando, o a que otro destino nos va a llevar este barco que está dando y dando vueltas.

 

Creo que Colombia hoy por hoy está sintiendo una fatiga de incertidumbre, una fatiga de imprevisión, y el país no se debe administrar de esta manera. La característica del gobierno es esa, la falta de planeación, la actitud arrogante por no recoger recomendaciones.

 

Un ejemplo muy claro es que hace dos años y medio del impulso de un grupo de industriales que formaron una coalición para el desarrollo industrial, hicimos una serie de recomendaciones para evitar la desindustrialización de Colombia. Todas esas recomendaciones aparecen en el periódico de hoy como gran novedad del gobierno, sobre la reducción de costos en la energía, sobre la facilitación de trámites, sobre la lucha contra el contrabando, cuando todo esto se hubiera podido aplicar hace dos años y medio y nos hubiéramos evitado esta crisis.

 

C.C: ¿Entonces con todo lo que está sucediendo el Presidente Santos no sería reelegido?


M.L.R: El Presidente Juan Manuel Santos es una persona muy hábil políticamente, él mejor que nadie sabe que su momento actual no indicaría que sea muy inteligente meterse en una reelección. Al Presidente Santos no le gusta perder, no es un buen perdedor, así que yo creo no que no vaya a ser reelegido, sino que creo que si las cosas siguen como van, simplemente no se va a lanzar a la reelección.

 

C.C: Y ahí entraría el Plan B ¿Ve a Germán Vargas Lleras como seguro candidato del santismo para estas elecciones?


M.L.R: ¡Por supuesto! Estoy totalmente convencida, creo que ese sería el candidato que pondría el Presidente Santos, el candidato de la continuidad será Germán Vargas Lleras. Hizo un ministerio valioso, es una persona que logró escalonarse como una persona técnica, no solo como un político, eso es importante. Me sorprende muchísimo su silencio con todo el tema del proceso de paz en la Habana, me sorprenden muchos silencios de su parte. Habría que ver evidentemente como será su discurso en la campaña en estos temas.

 

Proceso de paz


C.C: ¿Cómo ve el rumbo del Proceso de Paz que adelanta el Gobierno con las Farc?


M.L.R: El Gobierno de Alvaro Uribe, cuando se diseño la política de Seguridad Democrática y me correspondió a mi dejarla escrita, previó que la salida definitiva al conflicto debía hacerse mediante una negociación política. Eso no es una iniciativa del Presidente Santos, eso estaba escrito en la Seguridad Democrática. Lo que pasa es que se dejó escrito para que se diera en el momento de quiebre de la guerrilla con un punto de quiebre irreversible, donde no tuvieran posibilidad de continuar con esa lucha armada.

 

A mi juicio, el Gobierno se anticipó innecesariamente en sentarse en una negociación, porque tal como iban las cosas hubiese podido perfectamente estar sentándose en ésta época, y creo que le hubiera dado más réditos políticos y le hubiera servido más para su interés reelecionista si se sentara ahorita, que haberse sentado con tanta anticipación.

 

A veces demostrar tanto las ganas termina pasando lo que le está pasando y es que cualquier colombiano está dispuesto a hacer más esfuerzos por la paz, que los que está dispuesto a hacer las Farc. Por esa razón estamos viendo que pasa el tiempo y no avanza el proceso de paz. No es cierto que esté avanzando el proceso suficientemente.

 

En segundo lugar, creo que fue un error sentarse a una negociación sin que hubiera ninguna condición realmente clara para el país sobre puntos como el no reclutamiento de menores, el no uso de la mujer como arma de guerra en el conflicto, la condición fundamental como el pedido de los mapas de los campos minados, y por último el reconocimiento de que hay 500 secuestrados de los que nadie está hablando y que son parte fundamental de toda esta solución del conflicto.

 

Esas cuatro condiciones si se hubiesen dado previo a la negociación, el país tendría motivos más que sobrados para creer en que esta negociación va a terminar bien. Hoy por hoy es muy difícil creer en este proceso y eso es lo que me pasa a mí.

 

C.C: ¿Si llegara a la Presidencia usted continuaría con el proceso de paz?


M.L.R: Con las condiciones que dije, por supuesto. El Proceso obviamente tiene la aceptación del país porque se llegara a una negociación que tenga las garantías de que de verdad habrá justicia, reparación y garantía de no repetición de toda esta tragedia que ha vivido el país, pues por supuesto que uno quisiera mantener ese proceso. Todo dependerá de lo que veamos los próximos meses.

 

Personalmente no soy partidiaria de ir avanzando en una negociación de paz, simultáneamente con una agenda de reelección. El Presidente de la República debería tener una sola camiseta: o está buscando su reelección o está buscando la paz de Colombia. Si se busca la paz se debe buscar con total desprendimiento, pero no con una agenda personal de si esto le va a servir o no para la reelección.

 

C.C: ¿Cuál debería ser el impulso para que esta negociación de paz llegue a feliz término?


M.L.R: Lo que hay que decir en primer lugar es que hay que ponerle término, porque no vamos a tener feliz término, sin término. El Gobierno que inició el proceso debería tener la responsabilidad de dejar cerrado el ciclo, es decir, ojalá pudiera terminar su negociación y poder presentarla a la ratificación del pueblo mediante el referendo que se requeriría.

 

Lo que no tiene sentido es que se vaya avanzando sin que haya un término y lo que el país valoraría es que le digan que el día X, ese día ya hay algo concluido. Tal y como van las cosas soy escéptica, porque no ve uno que haya manera de avanzar en unos temas con la concreción que se necesita y con las garantías de que no va a ver impunidad, si se han tomado tantos meses en lograr un acuerdo en el primer punto del tema agrícola, que está lleno de vacíos y letra menuda que el país no va a tragar entero.

 

El Partido Conservador y las elecciones 2014


Confidencial Colombia: ¿Uribista o conservadora o uribista-conservadora?


Martha Lucía Ramírez: Mi trabajo por Colombia no tiene porqué hacerse condicionado a la polarización que hay en el país. Soy parte del Partido Conservador porque decidí ser parte del Partido Conservador. Creo profundamente en la Seguridad Democrática.

 

Al país le han hecho mucho daño los ismos. Hemos vivido de samperismo en santismo, en uribismo, en pastranismo, en lopismo, cuando aquí lo que necesitamos es verdadero institucionalismo. El tema no está entre los ismos ni los extremismos. Yo soy una mujer que quiere trabajar por encima de todo, por el país y en eso hay que incluir a todos los colombianos.

 

Lo que quiero es trabajar por instituciones fuertes creo que los partidos políticos son instituciones necesarias en la democracia. Mi compromiso es fortalecer ese partidismo, sobre todo el fortalecer el Partido Conservador que tiene todas las ideas y programas que Colombia necesita para ser un país seguro, justo, educado, desarrollado, incluyente y en paz.

 

C.C: ¿En ese sentido el Partido Conservador está próximo a hacer una alianza con el Centro Democrático?


M.L.R: No sé si se va a hacer o no. Yo sería muy orgullosa de tener la candidatura del Partido Conservador y tener el apoyo del Centro Democrático. Me sentiría muy orgullosa de tener el apoyo del ex presidente Álvaro Uribe. No sé si se va a dar o no la alianza, pero lo que sí estoy segura es que quiero tener la candidatura conservadora.

 

Por lo pronto queremos que haya una candidatura a la Presidencia por parte del Partido Conservador, que esté dispuesta y orientada a retomar toda la ideología que ha sido un partido que le ha servido mucho a Colombia. Seguridad, justicia, prosperidad, estado de derecho; desarrollismo por el que tanto habló Álvaro Gómez; educación, conocimiento, todos esos son los temas conservadores y eso es lo que necesita el país.

 

C.C: ¿Qué otros partidos o movimientos deberían ser parte de esas alianzas que busca el conservatismo?


M.L.R: A mi más que alianzas con los otros partidos, lo que el país realmente necesita es reorganizar seriamente el trabajo político. Considero que esta atomización de partidos no le hace bien a la calidad de la democracia y por esa razón, propuse hace dos meses que hubiera una convergencia de todo el centro y la centro derecha colombiana en un solo partido, para que el partido Conservador sea ese punto de convergencia y que en esa convergencia logremos lo que hizo España con el PP, el Partido Popular.

 

En esa convergencia me parecería maravilloso que entrara el Movimiento MIRA, y por supuesto el Centro Democrático. Hay mucha gente que cuando vea una organización estructurada, con unos estándares en materia ética, de valores, con una coherencia ideológica, mucho más elevado de lo que existe hoy por hoy, estoy segura de que mucha gente que en estos momentos que no está afiliada a ningún partido, llegaría a este nuevo ‘Partido Popular Conservador’.

 

Pastrana a las calles


C.C: Con la llegada de la nueva dirección al Partido, de la cual usted hace parte, ya hasta consiguieron que el ex presidente Belisario Betancourt dijera que debe haber candidato propio a la Presidencia de 2014 y no se apoyara la posible reelección de Santos.


M.L.R: Me siento muy orgullosa de que el ex presidente Betancourt y el ex presidente Andrés Pastrana, fieles a su tradición conservadora y a la doctrina del partido, los dos han dicho que el Partido debe tener candidatura propia. Los dos han rescatado la vocación de poder como un elemento esencial de un partido tan importante como el Conservador.

 

C.C: En ese sentido ¿Cuál debería ser el papel del ex presidente Andrés Pastrana en estas elecciones? ¿Que salga a la plaza pública y acompañe al candidato?


M.L.R: No soy quién para decirle al ex presidente Pastrana lo que debería hacer. Lo quisiéramos en el Partido, por supuesto. Consideramos que es una persona que le ha servido muy bien al país en todo lo que fue la consecución de la cooperación internacional que fue definitiva para hacer después todo lo que fue la Seguridad Democrática. Lo queremos al frente del Partido como un líder que tiene toda la credibilidad para hablar de ética en la política, para hablar de un partido político que trascienda, para que sea un partido que trabaje con una visión internacional.

 

En la reforma de estatutos nos cuidamos de dejar prevista la posibilidad de que los ex presidentes Betancourt y Pastrana, hicieran parte de esa dirección colegiada y obviamente como cualquiera tienen la posibilidad de ejercer la presidencia del partido.

 

La Candidatura


C.C: ¿Cómo convencer a sus copartidarios para que la escojan como candidata única y disputar la Presidencia de la República en 2014?


M.L.R: Más que convencer a mis copartidarios de que debo ser yo la candidata, me siento muy orgullosa de haber contribuido a que el partido se despertara de ese letargo, en donde se le había olvidado su vocación de poder. Me siento orgullosa de haber insistido en esto, cerca de un año sola, creo que ha habido una respuesta. El país se sorprendería y los propios congresistas conservadores se sorprenderían si supieran cuanto menosprecian las bases conservadoras la ‘mermelada’. Mi única tarea en este momento es buscar que el partido se acabe de despertar en sus bases. Y he venido trabajando en el último año en la reforma de los estatutos del Partido para darle a los directorios regionales más autonomía.

 

C.C: ¿Teme caer en lo mismo de Nohemí Sanín y volverse la eterna candidata?


M.L.R: No, yo no soy eterna porque apenas llevo una campaña. Realmente creo que acá hemos tenido presidentes como Betancourt que tuvo tres candidaturas. El Presidente Pastrana tuvo dos candidaturas. Muchos han tenido tres candidaturas y me parece que, ¿por qué cuando se trata de una mujer, tiene que ser una candidatura y ya, pare de contar?

 

C.C: ¿Y si no logra ganar la candidatura, sería fórmula vicepresidencial?


M.L.R: En este momento no estoy buscando un puesto, porque para buscar puestos he tenido muchas opciones. Lo que quiero es asumir el liderazgo de este país, porque la experiencia que tengo me ha demostrado que es lo que ha fallado en otros gobiernos, de algunos de ellos he hecho parte, de otros no, y de cuáles son los correctivos que debería poner.

 

C.C: ¿Qué ofrece Martha Lucía Ramírez para convencer a los colombianos de que sí es la mejor alternativa de llegar a la Casa de Nariño?


M.L.R: Lo que ofrezco es conocimiento, preparación, coherencia, y una absoluta convicción de que este país lo que necesita es potencial para verdaderamente convertirse en un país próspero, en un país seguro, educado, incluyente y en un país en paz. Tenemos todas las condiciones y toda la riqueza para serlo, lo que le ha faltado es estar mejor gerenciado.

 

En mi programa, al igual que lo hice hace cuatro años, las prioridades son educación, emprendimiento que es un tema que tiene olvidado y abandonado este gobierno, (que lo creamos en 1998 con el presidente Pastrana), y ese es hoy por hoy un elemento clave para que Colombia tenga pleno empleo, que será una meta de nuestro gobierno.