Sana tus relaciones en amor y amistad

Activar el amor, sanar relaciones y modificar conductas negativas que le impiden ser feliz, es la invitación para este mes del amor y la amistad. Esperanza Cruz, Coach espiritual y médium, explica cómo a través de la terapia con energías sutiles, puede ayudar a sanar dolores emocionales causados por relaciones del pasado.

Anuncios

El duelo a causa de un rompimiento afectivo es un proceso que puede causar daños emocionales y generar conductas negativas en nosotros y en nuestras futuras relaciones de pareja. Más allá de vivir el rompimiento y sufrir el proceso, terminar una relación se puede convertir en un aprendizaje indiscutible para la vida sentimental. Sin embargo, hacerlo no siempre puede ser exitoso, ni mucho menos sencillo.

 

Esperanza Cruz, coach espiritual y canalizadora consciente, trabaja con ayuda del cielo para ayudarnos a cortar con dichas conductas repetitivas que nos impiden encontrar el equilibrio y facilita el proceso de duelo a través de mensajes de seres celestiales presentes en su consulta.

 

Los mensajes del cielo, son conversaciones sanadoras que nos ayudan  a ver más allá de la situación que nos aflige, ayudando a reconocer lo que nos impide ser feliz en la vida sentimental o en cualquier relación interpersonal. Gracias a esta comunicación psíquica que facilita Espereza, podremos encontrar un nuevo rumbo y empezar un camino amoroso y lleno de gratitud en sintonía de los ángeles, guías espirituales o cualquier energía sutil que nos conecta con el más allá.

 

Confidencial Colombia habló con la coach espiritual sobre los inicios de su labor y aceptación del don que le fue dado, la forma en que su trabajo ayuda a sanar y activar el amor, y sobre el evento que tendrá lugar este 19 de septiembre “Café con Hope amor y amistad” donde mientras se disfruta un café, Esperanza Cruz comparte mensajes sanadores con cada uno de los asistentes.

 

  

Confidencial Colombia: ¿Cómo llega a ser coach espiritual?

Esperanza Cruz: Yo nací con esta habilidad. Desde muy chiquita yo abría los ojos y me preguntaba por qué habían tantas personas en mi cuarto cuando, se suponía, dormía sola. Muchas experiencias llegaron a mi vida con los seres que ya habían partido, es decir, con las personas que ya pasaron al cielo, los difuntos como dicen. Yo les llamo seres vivos en el cielo.

 

A la edad de cinco años un día dije: -Nadie me cree, por qué no me creen lo que yo veo-. Y cogí un compás y me chuce un ojo porque yo pensé que tenía unas gafas o tenía algo que me hacía ver. Me chuce y afortunadamente no paso a mayores. Me quedó el rastro ahí. No he querido quitarme está herida porque la veo y me acuerdo que nací con esto, nací con esta habilidad. A mí me dieron esta habilidad precisamente para comunicar cielo y tierra. Entenderlo no fue fácil por eso decidí ser coach.

 

C.C.: ¿Desde cuándo empezó a trabajar y compartir ese talento con otras personas?

E.C.: Yo estudie administración financiera. A pesar de que ya habían pasado experiencias en mi familia muy importantes que marcaron mi vida y que mi familia ya sabía que yo tenía una habilidad, lo manteníamos en secreto y ellos muy respetuosos y amorosos lo mantuvieron así.

 

Pero un día estaba trabajando, estaba en la parte financiera de una empresa y salí a hacer un pago en un banco, cuando de repente se me acerca un espíritu de un señor, iluminado divino. Yo lo veía que tenía unas flores blancas. El corazón me empezó a latir muy fuerte, pensé que me iba a desmallar. En ese momento yo decía por qué esto. Él simplemente me decía: -Dile a la señora que está delante que la amo y que siempre estaré con ella-.

 

Yo dije por qué me ponen estas pruebas. Nunca pensé que iba a ser de esa manera y realmente lo que estaba sintiendo era tan tenso que dije me rindo, si nací así pues bueno. Pedí mucha luz, que me pusieran las palabras en la boca y muy suavemente le cogí su hombro y le explique que yo tenía un don, que veía a las personas de tal manera…Y agregue: -Aquí hay un señor y tienen unas flores blancas y me dice que la ama-. Esa señora empezó a llorar.

 

Ella me dijo: -Mi esposo se murió hace dos años, hoy estamos de aniversario y él siempre me daba flores blancas.

 

Digamos que fue un tema de salir de ese closet espiritual porque me sentía ahí, en un closet con mi parte oculta. Pero cuando vi esto y lo experimente, dije yo vine a cambiar el dolor de una persona con la ayuda del cielo. En ese momento fue que decidí con la ayuda del cielo, trabajar el duelo de una persona.

 

C.C.: ¿Es necesario tener alguna creencia religiosa para poder acceder a este trabajo de activación y sanación mediante la conexión que tiene con el cielo?

E.C.: El tema espiritual abarca mucho más allá que el tema religioso. Cada uno vive su espiritualidad de manera libre. Yo comparto y siempre he dicho, yo no tengo una religión. Respeto todas las religiones. Pero para mí la espiritualidad es un tema que abarca todo. Siempre se ve el amor y el respeto. No hay que ser sumamente religioso para acercarte al cielo. He conocido personas que son cero religiosas pero con una espiritualidad maravillosa. No tienes que tener una corriente, simplemente aceptar la ayuda del cielo.

 

C.C.: ¿Cómo es el trabajo de activación del amor y sanación?

E.C.: Lo primero es darles permiso. Porque tú tienes un libre albedrio. Tú decides si creer en Dios o no y él te lo respeta, pero eso no quiere decir que él deje de creer en ti. Cuando tú aceptas que hay un cielo, que hay muchos ángeles, que hay muchos seres que están a tú alrededor, dices acepto tu ayuda, acepto que me ayudes a tener una relación amorosa.

 

Ahí es cuando empiezan a aparecer señales maravillosas. El primer trabajo cuando empezamos a activar el amor es saber que primero esta el amor por mí, qué me gusta de mí. Empezamos a trabajar desde lo que eres. Siempre queremos cambiar al esposo infiel, cambiar de las personas determinada actitud, pero no vemos cómo podemos cultivar ese amor en nosotros.

 

C.C.: ¿Cómo es la comunicación con estos seres celestiales y a quiénes acude?

E.C.: Digamos que todos tenemos la palabra cielo porque para mí es un lugar donde hay muchos seres maravillosos, desde Dios, Buda, seres que han venido a tocarnos en la tierra. Hay ángeles, pero también están tus seres queridos fallecidos. Muchas veces veo uno que otro, a veces se me aparecen cundo estoy hablando con la persona.

 

Cuando definitivamente no veo a ninguno y la persona me dice, puedo comunicarme con mi abuela, yo digo espérame porque si la están pasando rico en el cielo y no nos quieren contestar (Risas). Cuando me contestan sencillamente es una conversación tan amorosa que yo digo, yo solo soy un canal. He compartido unas conversaciones tan sanadoras entre padre e hijo que es impresionante. Yo hoy en día no lo creo. 

 

C.C: ¿Hay alguna preparación especial tanto suya como de la persona que está recibiendo la ayuda?

E.C.: Yo siempre les digo a mis pacientes: -Lo único que tienes que llevar es el corazón abierto- porque a veces vamos con muchas expectativas o van a hacer la prueba. Más allá de ir a una prueba, tú vas a escuchar algo que es importante para ti porque este encuentro entre paciente y la persona que llega a mí, tiene un propósito. La preparación es abrir el corazón.

 

C.C.: Ante estos mensajes que envían los seres celestiales las personas pueden tener una reacción muy fuerte e impactante ¿Cómo se prepara para esto?

E.C.: Yo siempre le pido a Dios. En el momento que decidí abrir consulta, me daba mucho miedo eso, que tal alguien me quiera ahorcar o le de otra cosa. Cuando abrí consulta le dije a Dios: -Te entrego todos mis miedos, entre esos el que me llegue a encontrar a personas que me insulten. Envuelve primero a esa persona en el amor-. Y son conversaciones tan bonitas que cuando yo empiezo a hablar, llega la calma, te suavizan, te bajan de esa tención del miedo y te abren a recibir una cantidad de mensajes que muchas veces no son palabras que sean solo amorosas. Todo es muy tranquilo, es una sesión muy bonita, es algo que el mismo cielo me ha enseñado. En esto hay muchos libros y te enseñan cómo ser terapeuta, pero esto es algo que yo he tenido desde pequeña, yo he vivido con esto todo el tiempo y lo que hago es darte esa confianza.

 

 

Cuando estoy mandando un mensaje me cambian la voz, porque empiezo a hablar desde el amor, empiezo a hablar con suavidad precisamente para tocar con dulzura a la persona. Hay muchas ocasiones en donde son tus mismos seres los que sacan la cita, cómo, es impresionante.  Los mismos seres celestiales preparan a la persona.         

        

 

C.C.: ¿Es posible sanar no solo las relaciones de pareja si todas relaciones afectivas del pasado?

E.C.: Todas las relaciones. Cuando tú naces, desde pequeños todos son relaciones. El amigo que me mira mal. Todos son relaciones. La relación que hice con papá y mama, que es la primera relación que entablas en tu vida, cuando no es buena hay culpas. Miramos que es lo que hay que sanar y todo lo enfocamos en liberar esas culpas

 

C.C.: ¿De qué manera no sanar estas relaciones afectivas constituye un impedimento para nuestro desarrollo emocional?

E.C.: Si tú te quedas con esas rabias por ejemplo con mamá, te va a costar mucho trabajo ser madre o tal vez cuando te pongan al frente de un proyecto, te va a costar mucho trabajo las relaciones con las personas con las que trabajas. Te vas a enfermar y simplemente sobrevives ante un sufrimiento que podías sanar hace mucho tiempo.

 

El ego te va a decir que nunca estás dispuesto, siempre te va a poner una excusa. Pero cuando  tú decides hacer un cambio, eso lo decides tú, nadie más. Puedes acudir a los mejores pero nada te va a pasar si no estás dispuesto. Cuando decides permitir que te ayuden, es dar el primer paso y lo haces desde el amor. Cuando eso pasa es como estar caminando encima de una nube, la sensación de paz es tan linda que eso es sanar. Todos venimos a esta vida a sanar algo, hasta  yo, yo vine a sanar algo con este tema.

 

C.C.: ¿En qué consiste el evento de este 19 de septiembre Café con Hope?

E.C.: Una vez al mes hago un encuentro mediante todo el entorno de un café. Esta idea surgió en México. Allá me dicen Hope. Me fui a tomar un café con unas señoras y ellas iban con la intención de que yo les compartiera algo que veía o sentía. Nos tomamos un café y empecé a compartir respecto a un tema y a darles mensaje. Así que decidí hacerlo aquí en Colombia.

 

Siempre tenemos temas diferentes. Siempre las personas van y yo mando mensajes sanadores. Llegan las personas indicadas a recibir estos mensajes. El Café con Hope de este mes es de amor y amistad. Cómo saber que tenemos carencias en el amor, que vivimos en esa carencia. Quién en el cielo puede ayudarnos a reconocer el amor en nosotros. Vamos a trabajar con en Arcangel Chamuel, que es el arcángel que te ayuda encontrar lo que estabas buscando. Y como estamos hablando del amor es fantástico. 

 

Va a ser un café compartido, te sientas con unas personas que no conoces a compartir. Me siento en tu mesa y te cuento cosas que el cielo me va diciendo. Todos se van con un mensaje sanador. Es un espacio donde no va mucha gente. Es muy acogedor. Es algo de 10 a 15 personas donde tú simplemente vas a experimentar, a ver qué pasa y terminas dándole mensaje a los otros. De repente las personas quieren hablar y decir lo que sienten. Es un lugar por el que doy gracias porque es increíble como cada uno puede canalizar algo para el otro sin saberlo.   

 

Café con Hope amor y amistad. Una tarde de café y mensajes sanadores.

Sábado  19 de Septiembre

6:00 p.m.

Cra. 47 # 101b-08

Confirmar asistencia

Tel: 3134015569

[email protected]

Anuncios