Placeres

¿Sabía que de Boyacá salió la tela que forró parte del Apolo 11?

Publicidad

Confidencial Colombia – Poco se sabe del aporte importante que tuvo Colombia en la misión de la llegada del hombre a la luna. Una de las historias más particulares es que en la cabina donde iban Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins estaba recubierta con lana virgen de ovejas de Boyacá.

Raquel Vivas Rincón que tenía una fábrica de textiles –Telas Huatay- en Usaquén, Bogotá, fue la encargada de tejer a mano junto a sus empleados estos paños que fueron escogidos por la NASA, tras una serie de pruebas en las que dedujeron que este material podría resistir el fuego, además de no cargarse con la electricidad.

“A los clientes siempre les hacíamos una prueba de calidad de la tela: encendíamos un fósforo, le prendíamos fuego y esta no se quemaba, sólo olía a carne asada”, dijo a El Tiempo en 2009 Hernando Gil, que era el principal colaborador de Raquel Vivas en la época.

Publicidad

En caso de algún imprevisto, la idea era evitar una combustión interna dentro del Apolo 11. 3.200 metros de tela distribuida en seis rollos de 70 metros de largo por 1,60 de ancho fue la cantidad que esta boyacence exportó a Estados Unidos y aportar de manera indirecta a esta misión.

Las telas de Raquel también estuvieron en el avión privado de Richard Nixon y en algunos tejidos en salones de la Casa Blanca cuando John F. Kennedy era presidente de los Estados Unidos. Raquel Vivas, además fue invitada para ver el despegue del Apolo 11 en directo. Este martes se cumplieron 50 años de esta hazaña que fue la llegada del hombre a la luna y esta tuvo sello colombiano.

Previous ArticleNext Article