Notice: Trying to access array offset on value of type bool in /data/confidencialcolombia.com/wp-content/plugins/all-in-one-seo-pack/admin/aioseop_module_class.php on line 1725

Rumbo al Senado con 20 millones de pesos

El candidato Rodolfo Arango, busca hacerse de un puesto en el Congreso con una campaña de apenas 20 millones de pesos cuando, según señaló, estas cuestan casi 20 veces más. Arango afirma que las ideas y el carácter son más atractivas que el dinero.  

De frente a un proceso de elecciones, las candidatos para Cámara y Senado de todos los partidos políticos trabajan el pleno de sus campañas, para dar a conocer las iniciativas con las que esperan convencer a los colombianos de que los elijan este 9 de marzo. 

Los aspirantes se han valido de muchas y varias formas de campaña para lograr tal cometido, no obstante, la maniobra electoral del candidato por el Polo Democrático, Rodolfo Arango, logró llamar la atención, ya que este aseguró que financia su campaña con apenas 20 millones de pesos.  

Anuncios

 

La cifra, no es siquiera la cuarta parte del financiamiento de algunas campañas que cuestan miles de millones de pesos, dado que invierten en anuncios en medios de comunicación y pancartas en las calles. Sin embargo, Arango se mostró optimista por lograr su objetivo. 

 

En conversaciones con este medio explicó que su campaña de “costo cero”, busca demostrar que el juego electoral no tiene que depender del “reino de la corrupción política” que en ocasiones ronda entre las grandes campañas y que con poco se puede lograr mucho. Pese a que 20 millones de pesos no son nada para una campaña y menos para el Senado, Arango precisó que el experimento pretende involucrar a los jóvenes para que se inicien el mundo de la política, por medio de ejemplos como su candidatura. 

 

“El monto de dinero se consiguió por medio de un préstamo fiduciario que me hizo mi señora madre, para evitar pagarle grandes intereses a los bancos, entonces, yo le pagaré a ella. Además, hicimos un programa de donaciones desde 20 mil hasta 100 mil pesos para costear los gastos de este esfuerzo electoral”, indicó. 

 

Arango añadió que para asegurar la transparencia de su campaña, presentará en su página web a la contabilidad al desnudo y los números concretos de su recorrido electoral cada 15 días. El enunciado, idealista e ingenuo para muchos, mostraría a una candidatura limpia en víspera de elecciones. 

 

Pero en efecto ¿cuánto cuesta una campaña para el Senado normalmente? 

 

Hay varios costos, oscilaciones y un tope. Según explicó Eduardo Padilla, de la Asociación Red  Nacional de Veedurías al diario El Nuevo Siglo, lo que más se va a presentar en estas elecciones es una violación de esos topes de campaña. 

 

“La irregularidad en la que van a recurrir es que en su mayoría los congresistas violan los topes, nadie hace una campaña con 750 millones de pesos, hay congresistas que gastan miles de millones de pesos y nadie investiga eso”, dijo. 

 

El funcionario advirtió que  “ninguna campaña al Senado se hace realmente con menos de $2 mil, $3 mil millones, pero hay congresistas que gastan cinco mil, siete mil o 10 mil millones de pesos”.  

 

“Hay que preguntarle a la DIAN si ellos declaran todas estas cuentas, hay que preguntar al Consejo Nacional Electoral si hizo un seguimiento serio de todo el tema de los costos de las campañas de los senadores”, anotó. 

 

Por su parte, para impulsar su iniciativa, Arango afirmó que cuenta con el apoyo de personajes como Carlos Gaviria, insignia del Polo Democrático, quien tambíen asistirá al lanzamiento de camapaña del candidato el próximo 22 de enero, junto a la presidenta del partido, Clara López.

 

El exmagistrado auxiliar y Conjuez de la Corte Constitucional Colombiana añadió que después de muchos años de docencia, comprendió que llegó el momento de arriesgarse en una aventura dentro del mundo de la política.  

 

Sus principales iniciativas incluyen un girón presupuestal para garantizar una educación gratuita y de calidad, la creación de escuelas agrícolas, de un SENA ambiental, modificar la elección de magistrados de altas cortes para que prime el mérito académico, mejorar las condiciones laborales de los trabajadores y funcionarios de la rama judicial, democratizar los partidos políticos, entre otros.  

 

Todas las anteriores, tan validas como cualquier propuesta de un candidato al Senado, sin embargo, estas poseen la desafortunada particularidad de que los 20 millones de pesos no serían suficientes para hacerlas efectivas, tomando como base el testimonio de Padilla. En todo caso, Arango concluyó en que el carácter y las ideas serán más atractivos que el dinero.