Notice: Trying to access array offset on value of type bool in /data/confidencialcolombia.com/wp-content/plugins/all-in-one-seo-pack/admin/aioseop_module_class.php on line 1725

Regreso Rilouded

Para este mi regreso triunfal a las contaminadas y vesánicas páginas de Confidencial Colombia, me he dejado arrobar por el único de los géneros literarios que me merece atención y respeto, verbigracia, la poesía mística española, el sabroso erotismo crucificado, el candoroso pero arrecho cantar, el toledano acero enhiesto del alma erecta.

Por ello, y solo por ello, he acometido la imitación del prístino y celestial género, para regresar a mis comentarios sobre el acontecer nacional, a mis églogas con las cuales pretendo –henchido el pecho de patria- colaborar con sutiles cubitos de azúcar al análisis de los hechos divinos y profanos, al entender de la gleba ignara en estos tiempos en los cuales se decide el futuro de la gente-gente y el destino de nuestro platanal amenazado por los masones de Santos y los hechiceros del petrismo. Excluyo voluntariamente de los peligros al Polo, máxime cuando su cimero líder, el hermano lego Jorge Enrique Robledo, ha tomado de una vez por todas los hábitos que a él si lo hacen monje trapense y cartujo de la hermana y enorme congregación (¡bendito seas Jaime Dussán!) que conspira contra el avatar del mal del liberalismo y contra la hidra mala del asqueroso Progresismo.

 

Anuncios

En homenaje a mi gran maestro, San Juan de la Cruz y con su sagrado permiso: ¡Ahí voy!

 

CANTAR DEL HERMANO PERDIDO (La transmigración de Pachito)

¿Adónde te encaletaste,
Pachito, y me dejaste con gemido?
Como el cuy huiste
habiéndome herido;
salí tras ti clamando y te habías pisado.

Godillos, los que fueres
allá por las majadas al Obdulio,
si por Londoño vieres
aquel que yo más quiero,
decidle que adolezco, peno y muero.

Buscando tus voticos
iré por esos montes y riberas;
no cogeré la mermelada,
ni temeré a las Marthas y Lucías,
y pasaré los fuertes y fronteras.

¡Oh Andrómedas y espesuras
plantadas por la mano del Ubérrimo!,
¡oh prado de verduras
de electro choques esmaltado!,
decid si por vosotros ha pasado.

 

 

ADMONICION DE MONSEÑOR EL BEATO ORDOÑEZ 

Las zarzas donde mora Belcebú encaletado

avernos de volutas y círculos del mal;

palacios de Liévano o casas de Nariño

son hogares macilentos del maligno.

 

Al hombro pusilánimes, con teas y pajonales

metedle candela a las mansiones de la ruina

haced de cada instante tiempos de pira

cread las llamaradas que arrasan los pecados.

 

Con ellos y sus libros de desgracias

construid la hoguera donde ardan

en volutas y flamas delirantes

los necios, los mamertos, los cachiporros, los impíos

 

Venid a mi Águilas Negras y otros pájaros;

sembrad en Los Rastrojos las neo cruzadas

hollad con vuestras plantas el lupanar marxista

desbaratad con las adargas el coito irredento

clavad en las espadas el perverso corazón de los pirovos

hundid en el fango la lesbiana blasfemia

enterrad el miembro promiscuo del mago Benedetti

cercenad la lengua viperina de la Ángela Robledo

limad los luciféricos cachos del gañán Iván Cepeda

gorgojead la aleve pata del súcubo Navarro.

 

Suenan las trompetas de Jericó el Ubérrimo y  Fredonia

se anuncia el clarín divino y el verbo ensoñador

ya llega la castrense melodía,  el aguadeño tocado

de aquesta nuestra inteligencia superior

que ungiera a estas tierras de aceites de palma y de biodiesel

que hiciera llover la hidromiel de su palabra

sobre los campos desplazados y los baldíos apechugados.

 

Si, lo digo a voz en cuello en místico delirio

sonarán las trompetas de Juicio Final en el Senado

se levantarán todos de sus tumbas para saludar al señalado

Tiempos de admoniciones y no de legrados

retumbarán en los salones los sables, los Tucanos

el sanador Dios de la Guerra de regreso estará

 el sagrado odio entronizado

 

Y como gran obra de un poder acojonante

Álvaro Uribe recargado. 

 

ELEGIA POR OSCAR IVAN

(Ante su segura resignación cristiana por Sor Martha Lucía. Fina cortesía de De la Cruz)

“Un pastorcico solo está penando
Ajeno de placer y de contento
Y en su pastora puesto el pensamiento
Y el pecho del amor muy lastimado.

No llora por haberle amor llagado
Que no le pena verse así afligido
Aunque en el corazón está herido
Mas llora por pensar que está olvidado.

Que sólo de pensar que está olvidado
De su bella pastora con gran pena
Se deja maltratar en tierra ajena
El pecho del amor muy lastimado.

Y dice el pastorcico: “¡Ay desdichado
De aquel que de mi amor ha hecho ausencia
Y no quiere gozar la mi presencia
Y el pecho por su amor muy lastimado!”

Y al cabo de un gran rato se ha encumbrado
Sobre un árbol do abrió sus brazos bellos
Y muerto se ha quedado asido de ellos
Del pecho del amor muy lastimado.”

 

 

COPLA DEL INFIERNO TROPICAL

Íncubos y herejes se solazan con las barbas mismas del dañino Fidel

los hijos del estrago, los vástagos impuros del Marulanda

y los pútridos retoños del usurpador y vicioso jugador.

 

Ay de ti Juan Manuel que no solo estafaste nuestros votos

en ellos incluido el supremo de nuestra castidad total

sino el divino nombre de los Santos.

 

Todos ellos unidos en la marisma del Caribe habanero

en repugnante ejército de sátiros y corifeos

hermanados en la rastrera tarea de traicionarnos a los buenos

con una paz sepulcral para enterrar los blasones

para entregar las banderas de esta nuestra guerra

santa expedición más que centenaria, modo de ser

auténtica expresión de nuestra intachable autodefensa

batalla sempiterna contra las falacias de la igualdad.

 

Que ese amor que nace del fusil, de la granada

del pensamiento puesto en el Amado, en la corona y en el oro

nos revele en el corazón la justeza de una lucha que debe ser eterna

y no la engañifa de una paz para jodernos.

 

Viven allá, los ángeles caídos, los genuflexos

en eterno convite, en orgía de acto y de palabra

 

Viven allá las Tanias y los Humbertos en promiscuo aquelarre

arrastrando al pecado a frutas del señor tan delicadas

como una Mora o un Naranjo,

que del jardín del Edén han pasado al vórtice concupiscente

jolgorio y francachela.

 

Que el Amado los ilumine para que vuelvan al ancestral redil

para que regresen al acuartelamiento general y al oficial disfrute.

 

Que los ejércitos del Mesías arrasen esas mesas dionisiacas

que se paralicen sus lenguas para que no hablen más

impúdicos, vergajos, atorrantes.   

 

Que el fuego purificador los consuma o cuando menos que los tueste

y que esos pactos con el demonio, que es la paz, no sean.

¡Bala señores!