¿Qué hago para dejar de sudar tanto?

La hiperhidrosis, o sudoración excesiva, se presenta en principio por el funcionamiento inadecuado del sistema nervioso autónomo y se manifiesta notoriamente en áreas como las axilas, pies, manos, cara y en el pliegue de los senos.

La sudoración excesiva no solo produce incomodidad para quien la padece, sino que estéticamente afecta muchos aspectos. El acto de dar la mano húmeda, la simple sensación de malos olores, o el hecho de tener que bañarse varias veces al día y realizar diversos cambios de ropa se convierte con frecuencia en un molesto problema.

 

Anuncios

Asimismo, la hiperhidrosis se convierte en un problema tanto personal como de contacto con otros, ya que en muchas ocasiones se vuelve una barrera social debido a que muchos lo asocian con la falta de higiene, afectando la autoestima de quien lo sufre.

 

Según David Marciales, médico cirujano, las causas de la hiperhidrosis son variables; hay en quienes se ve más notorio como los pacientes con sobrepeso: “las personas con obesidad sudan mucho más que quienes no sufren de esta enfermedad, debido al mayor esfuerzo realizado en funciones tan simples como el mismo caminar”.

 

De igual forma, algunos medicamentos a base de hormonas, el estrés y trastornos como el cáncer, hipertiroidismo, menopausia, tuberculosis, cardiopatías, entre otras, pueden provocar mayor sudoración.

 

Oscar Suárez, médico general, afirma que sí hay cura para quienes sufren esta incómoda condición. La toxina botulínica, comúnmente conocida como botox, es un método temporal cuyo fin es manejar y disminuir la sudoración. Su aplicación puede ser en axilas y plantas de manos o pies, pero se debe tener en cuenta que no todas las personas pueden acceder a este tratamiento, como mujeres embarazadas o en lactancia, ni quienes estén tomando ciertos medicamentos o pacientes que tengan alteraciones nerviosas.

 

También existen los medicamentos sistémicos, pero son rechazados por muchos pacientes debido a sus efectos secundarios. Según Marciales, lo más recomendado es la simpatectomía torácica endoscópica, cirugía cuyo éxito en solucionar la hiperhidrosis palmar es de un 60% a 85%, y en otras áreas, como la axilar, su resultado aumenta de un 70% a 100 %.

 

Todos los seres humanos tenemos entre 2 y 4 millones de glándulas sudoríparas en el cuerpo, de las cuales unas 640 mil están en la región axilar. Lo que busca el tratamiento quirúrgico para la hiperhidrosis axilar es retirar parte de estas para moderar su cantidad. El propósito no es dejar de sudar de forma definitiva, sino disminuir el problema.

 

De otro lado, Oscar Suárez se niega a creen en tratamientos naturales que erradiquen o ayuden a controlar esta condición, puesto que el problema es más interno que externo. David Marciales agrega: “la sudoración es un mecanismo de autorregulación y auto-defensa del cuerpo, por lo que erradicarlo es muy difícil, a menos que se acuda a la cirugía”.

 

Por su parte, Martha Molano, nutricionista, refuta esta idea y asegura que en casos leves sí se puede controlar la sudoración excesiva con una dieta disciplinada y con ayuda de productos naturales. Las recomendaciones que hace esta especialista consisten en evitar grasas saturadas, ya que estas son eliminadas por medio del sudor, así como disminuir el exceso de cafeína. Igualmente, tomar en ayunas vinagre con agua o jugos antioxidantes, como son el de tomate, toronja y granadilla, ayudan a controlar la transpiración.

 

Por último, se debe tener completamente claro que es muy diferente un tratamiento casero, que tan solo protege del mal olor, a un procedimiento antitraspirante que se encarga de producir un bloqueo en profundidad de los conductos sudoríparos, con el fin de disminuir la cantidad de sudor producido. Por tanto, serán el afectado con asesoría de un especialista quienes determinen cuál es el mejor tratamiento para solucionar este problema.