Notice: Trying to access array offset on value of type bool in /data/confidencialcolombia.com/wp-content/plugins/all-in-one-seo-pack/admin/aioseop_module_class.php on line 1725

Puntos Helm, extraviados en el Nogal

Una investigación iniciada por la Superintendencia de Industria y Comercio y la Superintendencia financiera obligará al Helm Bank a responder ante los 2485 socios del Nogal por los “puntos” acumulados con la tarjeta de crédito que el banco tiene exclusiva para el Club, que aparecen como “vencidos” o “redimidos” cuando ni siquiera se conocía de su existencia.  EXCLUSIVO.

Desde hace una semana, los socios del club El Nogal se encontraron con un aviso puesto en un costado de la entrada peatonal de la carrera séptima,  en el que el Helm Bank, les informa que con “la tarjeta privada Club El Nogal, se  acumulan puntos” y enumera el listado de beneficios que les traerá redimirlos. “Catalogo de premios, viajes, abonos en dinero, bonos para servicios del club”.

 

Anuncios

A muchos miembros de la “familia Nogal” la información del banco les ha parecido simplemente una buena noticia, pero lo que muchos no saben es este “gesto” de comunicación no es espontáneo y gratuito. Sino que corresponde a una historia que involucra a los socios, a la junta del club y por supuesto, al Helm.

 

Confidencial Colombia tuvo acceso a la información que documenta que pese a que el Banco comenzó su “programa de puntos” de tiempo atrás el Banco no informó oportunamente a los socios de la existencia del mismo, por lo que miles, o quizá millones de estos se han perdido por los términos de vencimiento o lo que es más extraño, porque aparecen como “redimidos” en beneficios de socios que desconocían su existencia.

 

La historia comienza en septiembre pasado, cuando Pedram Fanian, un socio y miembro de la junta de la Fundación El Nogal, se entera por su extracto mensual del Helm, que la tarjeta con la que todos los socios pagan sus consumos mensuales, acumula puntos. En su curiosidad por saber si se  trataba de un descuido personal, consultó a otros socios que manifiestan con la misma sorpresa que no tenían idea de que su tarjeta del Helm tuviera esos “ beneficios”.

 

Preocupado al constatar que él y muchos otros compañeros de acción se habían perdido las oportunidades del programa, le manifiesta a la junta directiva de la corporación su malestar en una carta fechada el 5 de Septiembre y dirigida a Julio César Ortiz, presidente de la junta.   

 

Pero Fanian contrario a una respuesta, recibió explicaciones  extrañas de algunos de los miembros. Según su versión, le insinuaron que no había nada extraño en el extracto, dado que “la palabra redimidos significaba lo mismo que ¨vencidos¨.

 

Fanian que habla mejor inglés que español, sospechó en seguida que esa respuesta no era precisamente la que esperaba, pero que en todo caso la dubitativa junta le remitió la carta al banco y éste le respondió el 14 de septiembre directamente al socio.

 

Una funcionaria de servicio al cliente le responde.  “se permite informarle que los puntos Helm tienen una vigencia de dos años, y que la información se encuentra contemplada en el reglamento y es de público conocimiento, ya que puede ser consultada en la pagina web”. Y le informa también como funciona el mecanismo. “…Por cada $2.600 pesos de consumo en su tarjeta acumula 1 punto”, y a reglón seguido aclara que “a partir de los 2800 puntos, éstos se pueden redimir en bono de consumo en el Club y a partir de 10mil en millas de Avianca.”

 

El Helm Bank tiene con el club un acuerdo que incluye que es con ésta tarjeta  que se administran los gastos, incluida la cuota de administración que ronda los 600 mil pesos y hay 2.485 acciones en el club.

 

Así que por el pago de la administración cada tarjeta acumularía 230 puntos. Si se suman los de todos los socios, sería un total de 551.550 al mes, sin contar los consumos.. Lo que significa que el banco tendría una cantidad significativa de puntos ( dinero) en su portafolio. Socios que sin enterarse de la existencia del programa, no han podido redimir sus interesantes beneficios.

 

En el momento de la queja a la junta del Nogal que elevó este ex funcionario del Ministerio de Relaciones de los consumidores de Canadá, el Club se encontraba en proceso de renovación del contrato con el Helm, por lo que la pregunta pareció incomodar en el ambiente.

 

Fanian, un canadiense radicado en Colombia desde hace varios años, y con experiencia en reclamar derechos de consumidores, no quedó conforme con la respuesta del banco.  Aun no entendía porque en su extracto aparecen puntos los “puntos acumulados” y los “redimidos”. Puntos que él no los redimió porque no sabía que le pertenecían. Y entonces se preguntó: ¿Qué ha hecho el banco con mis puntos? ¿Quien los ha redimido por mi?

 

Consecuente con exigir su derecho de usuario, el 21 de Noviembre se dirigió a la Superintendencia de Industria y Comercio para poner una queja por “información engañosa” y  le solicitó que interceda al banco para que le sean devueltos los puntos.  

 

ConfidencialColombia conoció que el pasado lunes 17 de diciembre la Superintendencia le envió la solicitud de información al Helm Bank que ahora tiene cuatro días hábiles para responder, es decir, el  próximo lunes 24 de diciembre. A partir de la respuesta, el organismo de control tomará las medidas que considere necesarias.

 

Este mismo día, la queja de Fanian también interpuso otra queja ante la superintendencia financiera.

 

ConfidencialColombia también consultó con al menos 15 socios del Nogal y todos manifestaron, como Pedram Fanian, desconocer el programa de acumulación de puntos de su tarjeta del Helm y los derechos que estos les otorgan.

 

 El caso, que para algunos puede ser anecdótico, tiene algunos interrogantes que la investigación podrá resolver. Por ejemplo, ¿Por qué la junta directiva del Club no intercedió ante el Banco en procura de la defensa de sus socios? Y, lo más sorprendente, ¿Por qué el Helm, hasta ahora publica un aviso en la entrada del club ahora, sí, como lo indican sus documentos este programa existe desde hace más de dos años?  Investigación en desarrollo.