Actualidad, Internacional

Puigdemont sale de prisión y apela victimismo de los presos políticos en cárceles europeas

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont abandonó este viernes la prisión de Neumünster, en Alemania, tras abonar una fianza de 75.000 euros (260 milones de pesos) impuesta por el juez, que ayer decretó su libertad condicional y descartó tramitar su extradición por el delito de rebelión, aunque el dirigente independentista sí será juzgado por Malversación de caudales públicos, por lo que no elude la justicia española.

El político independentista ha comunicado el lugar en el que va a residir en Alemania mientras el tribunal estudia su entrega a España, que se espera que se produzca en un periodo alrededor de dos meses. A su salida del centro penitenciario, Puigdemont ha insistido en reclamar la libertad de los políticos independentistas incriminados: “Pido la liberación inmediata de todos los compañeros que siguen en las prisiones españolas, es una vergüenza tener presos políticos en Europa. Siempre he confiado en la democracia europea basada en la paz, los derechos humanos y la separación de poderes, que están en riesgo en España”. Este extremo quedó desmentido por el propio juez que de momento le da la libertad condicional, que en el mismo auto, expresa que Puigdemont no es un preso político.

El expresidente fue arrestado en respuesta a una euroorden de detención dictada por el juez del Tribunal Supremo español Pablo Llarena, quien en un auto de procesamiento atribuía a Puigdemont los delitos de rebelión y malversación de caudales públicos.

Carles Puigdemont, nada más salir de prisión, puso rumbo hacia Berlín, donde establece su residencia temporal hasta que se defina su futuro en las próximas semanas. Se podría dar la circunstancia de que la justicia española retirara la euroorden al no haberse atendido la petición de que se le imputara en Alemania el delito de rebelión.

Previous ArticleNext Article