¿Primeros pasos para la legalización?

El gobierno nacional ya tiene listo el articulado del Estatuto Nacional de Drogas que busca replantear la posición de Colombia como productor de drogas en el mundo para figurar como  consumidor.

Con el fin de replantear la política de lucha contra las sustancias ilícitas, la iniciativa será radicada en los próximos días en el Congreso.

 

El articulado contiene propuestas como la posibilidad de reglamentar los cultivos de sustancias ilícitas para fines lícitos, la creación y reglamentación de los centros de atención al consumidor, la regulación de la dosis personal, el control sobre medicamentos, y hasta la posibilidad de otorgar el beneficio jurídico del principio de oportunidad para pequeños cultivadores de plantas ilegales.

 

Aunque el tema del consumo, legalización y consumo de drogas ha producido diferentes reacciones en la sociedad, fue el propio presidente Juan Manuel Santos, quien puso sobre la mesa, en la VI Cumbre de las Américas, la legalización y además respaldo la posición del alcalde Gustavo Petro y la creación de sus polémicos Centros de Atención Móvil a Drogodependientes, Camad, Que hace una semana están en funcionamiento en el centro y sur de la ciudad.

 

El proyecto plantea:

 

Cultivos de uso ilícito


El Estatuto Nacional de Drogas plantea un capítulo que regula la oferta de sustancias ilícitas, que contempla en el artículo 92, una propuesta que establecerá áreas donde es posible  cultivar sustancias ilícitas, siempre y cuando sean utilizados para fines lícitos.

 

Los cultivos deberán ser autorizados por el Consejo Nacional de Política de Drogas. Y se está analizando la posibilidad que la producción de dichos cultivos, se emplee para el tratamiento a los adictos.

 

Control de medicamentos


Una de las tendencias que más preocupan en el país es el rápido incremento que se ha dado en el consumo de medicamentos con fines psicoactivos. Estimulantes, depresores, calmantes, anestésicos y analgésicos son de los más usados y su consumo está aumentando y se presenta cada vez más a menor edad.

 

El Invima entrará a formar parte importante de la importación y distribución de los medicamentos. Invima realizará un registro de estas medicinas que serán catalogadas como clasificadas para tener su control a través del Fondo Nacional de Estupefacientes.

 

Colombia, destino turístico para el consumo


Con la inminente creciente de Colombia como destino turístico para el consumo de drogas ilícitas, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y el de Justicia y Derecho incluyeron un artículo que prohíbe a las agencias de viajes “publicidad sobre la consecución o uso de drogas ilícitas en los planes turísticos”.

 

No más conductores drogados


Aquellos conductores que conduzcan bajo los efectos de los alucinógenos, se les suspenderá la licencia de conducción entre uno y tres años, además se le aplicará una multa equivalente a cinco salarios mínimos mensuales legales vigentes.

 

La sanción también aplica a aquellos conductores que se nieguen a que se les realice una prueba científica para determinar si están bajo dichos efectos.

 

La multa también incluye obligatoriamente asistir a un curso de sensibilización, conocimientos y consecuencias de la alcoholemia y la drogadicción en los centros de rehabilitación autorizados. El vehículo será retenido y es una agravante cuando se trate de transporte público, es ese caso las sanciones se duplicarán.

 

Dosis mínima


“La cantidad de sustancia psicoactiva ilícita que una persona porta o conserva para su propio consumo”, es lo que está definido en el borrador del estatuto como dosis personal. El uso personal está establecido en 20 gramos de marihuana, y de cocaína o bazuco máximo un gramo.

 

Principio de oportunidad


La propuesta es otorgar el principio de oportunidad a los pequeños cultivadores mediante la modificación del Código de Procedimiento Penal. Dicho beneficio aplicará “cuando el pequeño cultivador se acoja voluntariamente a los programas de erradicación de cultivos ilícitos promovidos por el Gobierno. La renuncia de la acción penal está condicionada a la no reincidencia”.