¿Por qué no hay que ducharse por las mañanas?

Aunque existen algunos adeptos a los baños nocturnos, la mayoría de las personas se han acostumbrado a ducharse al levantarse de la cama. ¿Por qué? “Porque me despeja”, suele ser la respuesta habitual. Un lugar común que no por extendido deja de ser falso.

La realidad es que tomar una ducha caliente, lejos de activarnos, va a adormecernos, pues al cerrar el grifo la temperatura de nuestro cuerpo cae de forma acelerada, lo que nos conduce a un estado de ánimo reposado, que no es el ideal para empezar el día con fuerzas sino para irnos a la cama. De hecho, tomar un baño caliente antes de ir a dormir es una de las recomendaciones más extendidas para ayudar a las personas que padecen problemas de sueño.

 

Una ducha verdaderamente energizante

 

¿Debemos entonces ducharnos por la noche? No hay ningún problema en ello, pero si por costumbre o comodidad quiere seguir duchándose por la mañana es mejor que cambie la forma en que lo hace.

 

Phil Dumontet de la web Entrepeneur propone un método para salir de la ducha con las pilas cargadas. Y sólo hay que añadir minuto y medio a la rutina diaria. Siga estos tres pasos.

 

1. Tras finalizar la ducha convencional (con el agua a la temperatura que más le guste) baje la temperatura del agua al mínimo posible y quédese bajo el chorro helado durante 30 segundos.

 

2. Tras esta ducha fría vuelva a elevar la temperatura, poniendo el agua tan caliente como pueda aguantarla: esto hará que se abran los capilares y se incremente el ritmo sanguíneo.

 

3. Ahora vuelva a ducharse con agua fría durante otros 30 segundos. Este es el paso más importante. Siempre hay que terminar  con la ducha fría.

 

Un truco tan antiguo como bañarse

 

Ni que decir tiene que Dumontet no ha descubierto la pólvora. Alternar baños fríos y calientes era una práctica habitual en todos los baños de la Edad Antigüa y sigue siendo una terapia convencional de los balnearios, pero por alguna razón (probablemente, que no nos gusta el agua fría) no solemos practicarlo en casa. Y es un error. Diversos estudios muestran, al menos, estas ventajas de ducharse con agua fría:

 

Reduce el estrés

En un estudio sobre los radicales libres, diez sujetos sanos tomaron baños en agua enfriada con hielo y mostraron una mejor adaptación al estrés oxidativo y un aumento de la tolerancia al estrés.

 

Mejora las defensas

Otro estudio mostró que tomar a diario una ducha fría incrementa el número de leucocitos en nuestro cuerpo, pues al tratar de calentarse, el cuerpo activa el sistema inmune.

 

Mejora la circulación

Bajo el agua fría nuestras arterias y venas se contraen y este endurecimiento temporal permite que la sangre fluya a mayor presión, algo positivo para nuestra salud cardiovascular.

 

Ayuda a combatir la depresión

Un estudio de 2008 mostró que tomar duchas frías estimula nuestro sistema nervioso simpático, lo que provoca un aumento de los niveles de beta-endorfinas en la sangre, que tienen un efecto antidepresivo.