"Por la paz desde diferentes lugares": José Antequera

Confidencial Colombia tuvo la posibilidad de hablar con una de las primeras doce víctimas antes de que despegara el avión rumbo a La Habana. José Antequera, hijo del asesinado líder político de la UP del mismo nombre, rescató la importancia del reconocimiento de miles de personas afectadas por una guerra de más de 50 años en Colombia.

Anuncios

El asesinato del Antequera se perpetuó el 3 de marzo de 1989 en el aeropuerto El Dorado de Bogotá. Para su familia el crimen continúa en completa impunidad, puesto que en varias ocasiones María Eugenia Guzmán, esposa del exdirigente de la UP, ha expresado que en la Fiscalía no se encuentra ninguna investigación, ni mucho menos detenidos o procesos abiertos en contra de posibles autores materiales o intelectuales.

 

Esta muerte en medio del conflicto colombiano, será una de las diversas historias en el marco de este primer viaje de las víctimas a La Habana. José Darío Antequera reconoció la importancia de la diversidad del grupo inicial y dejó claro su mensaje para los escépticos: “Venimos víctimas con experiencias e historias diversas, apostando por la verdad como base de la paz”.

 

Como muchas veces el grupo negociador del Gobierno lo recalcó, esta es una oportunidad única para que las víctimas de la guerra esclarezcan, desde todos los lugares afectados, la historia de su triste relación con la guerra.

 

De esta manera, antes de despegar rumbo a Cuba, Antequera hijo expresó sobre las víctimas de las Farc que el verdadero triunfo  “es que se logre el reconocimiento y la materialización de los cambios ”que el país debe hacer para empezar a consolidar una verdadera paz.

 

Cabe recordar que durante los Foros de Víctimas organizados por Naciones Unidas y el Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz de la Universidad Nacional, hubo varios inconvenientes por la diversidad de afectados reunidos, dudas sobre si las representaciones de víctimas iban a estar enmarcadas en una escogencia plural, situación que estas dos organizaciones, junto con el acompañamiento de la Iglesia Católica, siempre resaltaron como principio fundamental en el nombramiento de las 60 personas que viajarán a La Habana.

 

Para finalizar, José Darío Antequera Guzmán dejó claro que los diferentes escenarios de víctimas convergerán siempre en la paz: “Que se sepa que las víctimas estamos desde lugares diferentes por la paz”.