Podría darse un desabastecimiento de la vitamina C por COVID 19, director de Marketing de Farmalisto

Helmer-Quintero

Tras la propagación del COVID 19, la cadena de venta y distribución de fármacos en Colombia, le hace frente a la emergencia a través de las plataformas virtuales como la de Farmalisto, quien  a diferencia de una droguería tradicional, esta funciona a través de internet, lo que le permite al usuario adquirir más de 6 mil referencias que tiene en el mercado en este momento durante las 24 horas con entrega a domicilio.

El director de Marketing Helmer Quintero de Farmalisto,  en entrevista para Confidencial Colombia, explica la manera en cómo se han organizado para atender los servicios que prestan, incluso en emergencias como la del COVID 19, y va más allá dando la alerta de un posible desabastecimiento de vitamina C por la coyuntura actual.

¿Cuáles son las emergencias que a partir de la pandemia del COVID 19,  han tenido?

Helmer Quintero (HQ): Tenemos un desabastecimiento fuerte en materia de tapabocas y con productos antibacteriales. Podría también suceder con la vitamina C porque la gente se está abasteciendo para una emergencia. Contamos además, con una plataforma de servicio de médicos a domicilio que hacen telediagnósticos para que la persona no deba desplazarse hacia ningún punto. Para esto estamos incorporando un mayor número de médicos a la planta de Care24 con toda la disposición en materia de tecnologías para atender la demanda que se está generando tras la alerta del  COVID 19.

Anuncios

¿Han tenido buena respuesta de parte del colombiano que aunque gusta de la tecnología, no tiene esa cultura al uso de las plataformas y en ocasiones prefiere el desplazamiento hacia las clínicas, hospitales o droguerías?

HQ: Cuando iniciamos este modelo era muy pocas las personas que hacía uso de la plataforma digital. Cinco años atrás, teníamos unas 50 mil visitas aproximadamente a nuestro portal de internet, hoy estamos hablando de alrededor de un millón de visitas diarias y unas cien mil descargas de la aplicación. A pesar de que algunos colombianos no estén muy familiarizados con el uso de plataformas tecnológicas, si  hay una tendencia al incremento en su uso.

¿Es posible hacerle creer a un paciente con coronavirus, que su caso se puede atender a través de una aplicación tecnológica y que no tiene necesidad de desplazarse hacia un centro médico?

HQ: Tanto como atenderlo no creo, porque una vez que la persona es diagnosticada con coronavirus o COVID 19, debe entrar a un proceso médico más riguroso. Lo que nosotros estamos buscando es darle las herramientas a los pacientes que tienen ese temor de haber adquirido la enfermedad, con preguntas de, si tienen tos seca, dolor en el pecho, etc., cosa de que se le pueda decir, si tiene la probabilidad y darle recomendaciones de que lo valide un médico o de ofrecerle el servicio a domicilio donde el doctor se desplace y le haga un diagnóstico más certero.

¿Se puede hacer una aplicación para medicina que sea creíble o confiable?

HQ: Hay tres factores que hacen que una aplicación sea creíble. Estas son: confianza, seguridad y precio, que son los tres grandes factores que influyen en la decisión de que una persona le crea una herramienta de estas. En estos momentos hay compañías que están trabajando en temas similares o de crear grupos que asesoren a un médico para una cirugía en esta parte técnica. La idea es cambiar la costumbre de desplazarse a un centro médico, IPS, EPS, etc., también para descongestionarlas. Vamos hacia la telemedicina. En lo que tiene que ver con ganar confianza, esto se hace cumpliendo con los tiempos de entrega.

¿Qué tan complicado ha sido el vender un servicio las 24 horas en una ciudad como Bogotá?

HQ: Hay algunos productos que son muy difíciles de despachar como el antibiótico, que debe venir con fórmula médica. Es por esto que cuidamos esos protocolos y se recomienda la no autoformulación y es ahí donde sugerimos el envío de un médico. Lo mismo cuando es a altas horas de la noche y  el servicio obliga a desplazarse hacia zonas de difícil acceso por temas de seguridad no solo en Bogotá, sino además en Cali y Medellín.

¿Cómo se enfrenta la cultura de “Por allá no voy” en tiempos de COVID 19, especialmente en Bogotá?

HQ: Esto sucede cuando los servicios se presentan en altas horas de la noche. Tenemos nodos de distribución en casi todas las localidades de Bogotá que nos permiten cumplir con las entregas. Debemos cumplirle al cliente, pero además cuidar de la seguridad e integridad del personal a cargo.

¿La industria farmacéutica en Colombia si está preparada para enfrentar una pandemia como el COVID 19?

HQ: Con toda esta demanda que produjo el COVID 19 es el fabricante el que debe estar moviéndose para atenderla. Si este no tiene respuesta, el distribuidor se va a ver afectado porque esto es una cadena. Nadie esperaba esto y al no tener el producto, el problema va a llegar al paciente y en este sentido nos hemos venido preparando, porque en últimas quien se debe sentir satisfecho es el paciente. Hemos dado la alerta por la vitamina C, lo mismo el antibacterial, para que no haya un desabastecimiento como está ocurriendo con los tapabocas.