Actualidad

Paz con el agro en la mano

Publicidad

El gobierno colombiano aseguró que de cara a cumplirle al país y no generar falsas expectativas con el proceso de paz está trabajando en unas políticas agrarias equilibradas, inclusivas y de avanzada, muy de cara al país y dentro de la modernidad que exige el nuevo entorno internacional de la economía y la participación social.

En el proceso de descomposición social fue el agro el sector que cargó con la tragedia por cuanto las manos de la tierra huyeron a los cascos urbanos dejando propiedades, animales y dignidad. Hoy el ejecutivo saca una herramienta que estuvo por años en el cuarto de San Alejo de los gobiernos para decirle SI a una negociación con la guerrilla que tiene bases rurales y económicas con grandes heridas. Sobre este tema y otros de interés nacional veremos el panorama real del campo, sus retos y sus posibilidades.

 

El ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Juan Camilo Restrepo le dijo a Confidencial Colombia que tristemente hay dificultades porque en todo proceso de reivindicación social, no deja de haber enemigos que ya empiezan a disparar fuego graneado contra las políticas agrarias. Sin embargo fue tajante al señalar que dichas políticas se están adelantando con toda decisión porque Colombia requiere de más área cultivada, más gentes en las zonas rurales y más campesinos con tierra.

 

Explicó que la actividad agraria la reclama también la gran empresa y la pyme agroindustrial. “Tenemos un territorio grande, en donde afortunadamente cabemos todos”.

 

Consideró determinante que el primer punto convenido en la agenda de paz haya sido el agrario y de desarrollo rural en donde el ministerio de Agricultura se encargará de proveer los insumos para fortalecer la política agraria y las iniciativas que pueden ser materia prima muy importante para las negociaciones que pueden conducir en hora buena a la paz.

 

“Seguimos con todo empeño y con toda decisión política y así aparezcan enemigos agazapado, unos, y desembozados, otros, avanzaremos con toda la determinación”, anotó el señor Restrepo.

 

Explicó que el conflicto colombiano ha estado matizado desde sus albores por la puja y el hurto de tierras, advirtiendo que los despojos ilegales de tierras se dispararon en el país exponencialmente en el último cuarto de siglo en donde participaron todos los delincuentes de todas las pelambres.

 

A la mesa de negociación con las FARC, aseguró, se llevarán las políticas para que sean analizadas por los negociadores y la opinión pública. Fue claro al decir que todas las políticas agrarias se están adelantando y se adelantarán dentro de los marcos de la legalidad y la seguridad jurídica porque a nadie se le va a atropellar, sin dejar de garantizar la aplicabilidad rigurosa de la ley.

 

El Ministro aclaró que son pocos los enemigos de los procesos de concertación pues el grueso de la opinión respalda los oficios del gobierno al considerar que llegó la hora de hacer una política agraria menos regresiva, más avanzada y más justa. “Esta es una política para los despojados y para los campesinos porque no es consecuente que todo se quede en las ciudades”.

 

En el actual gobierno se han titulado más de un millón de hectáreas y en restitución se han recibido cerca de 18.000 reclamaciones por un 1.7 millones de hectáreas. Las reclamaciones irán a instancias de los jueces agrarios que son los que dirán la última palabra.

 

“Nosotros esperamos que los primeros fallos de restitución judicial como lo ordena la ley empiecen a verse en el segundo semestre de este año”. Apuntó.

 

El jefe de la cartera agropecuaria lamentó el hecho que sigan las amenazas y los hostigamientos contra funcionarios y reclamantes de tierra, empero afirmó que ya hay acciones en contra de los enemigos de quienes reclaman lo legítimo.

 

No escondió su optimismo por el proceso de paz y vislumbró un país de progreso y crecimiento económico con indicadores de paz consolidados en donde se gaste en desarrollo rural y en otros frentes sociales los billones que demanda la guerra.

 

“Con el sueño de paz cristalizado, veo un país con mayor crecimiento económico, de verdadera equidad e inclusión social. Veo menos visiones retardatarias que están totalmente pasadas de moda frente a los requerimientos del siglo 21”, consideró.


Un “Niño” haciendo males

 

El país debe preparase para una temporada seca más intensa y que puede redundar en perjuicios para los agricultores y los ganaderos.

 

El ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Juan Camilo Restrepo Salazar afirmó que las proyecciones del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (IDEAM) dan cuenta que los meses de noviembre, diciembre, enero y febrero serán de agudo verano en donde las temperaturas subirán considerablemente afectando diversas actividades agropecuarias.

 

El funcionario indicó que la temporada seca ya muestra sus consecuencias toda vez que se han reportado incendios forestales en varias regiones del país así como una reducción considerable de los volúmenes hídricos en las últimas semanas. “Según el IDEAM, el momento más delicado se dará a finales de este año y en el primer trimestre de 2013”.

 

Los reportes iniciales dan cuenta de 18.000 hectáreas quemadas por incendios forestales y un síntoma de sequía delicada en algunas zonas del país en donde la reducción de las lluvias supera el volumen histórico.

 

“Este es apenas el inicio porque el momento más delicado

Publicidad
se dará a finales de 2012 y en los primeros meses del año próximo”, declaró Restrepo Salazar.

 

En ganadería, dijo, se han afectado algunas cuencas lecheras por el deterioro y el debilitamiento de los pastos, afectados por el verano.

 

Según reportes de la Federación Nacional de Ganaderos (FEDEGAN), las zonas más golpeadas para la actividad ganadera por el clima seco son Cundinamarca, Tolima, Huila, Cauca y toda la región sur occidental.

 

A la fecha han muerto por las altas temperaturas más de 3.000 reses valoradas en 3.000 millones de pesos en promedio, pero la perspectiva para el sector ganadero por la coyuntura climática es que habrá un impacto superior a los 100.000 millones de pesos por el menoscabo que experimentará el hato ganadero que hoy es de 24 millones de cabezas.

 

El Ministerio de agricultura invitó a los ganaderos y a los campesinos en general que derivan su sustento de la cría de especies menores, a guardar alimento para disminuir los golpes de la temporada seca. En ese orden de ideas recomendó hacer todo lo posible por acopiar forrajes y sembrar maíz para hacer silos y en general guardar todo tipo de comida como medida precautelativa que en su opinión tiene toda la lógica del mundo.

 

Restrepo Salazar precisó que los costos del fenómeno climático aún no se pueden calcular, pero anotó que la cuenta de cobro con cargo al efecto invernadero es muy elevada.

 

El jefe de la cartera agropecuaria aseguró que los líos no serán exclusivos de Colombia sino de gran parte del mundo porque por citar un ejemplo, Estados Unidos que esperaban una cosecha histórica de maíz en tamaño, perdió el 40 por ciento de la producción, razón por la cual se incrementó el precio de este alimento.

 

Explicó que los altos precios de los commodities tienen una doble lectura para Colombia porque los efectos externos tienen impacto sobre la producción nacional, mejorando la rentabilidad de los agricultores.

 

Para el tema café, comentó el Ministro, después de cuatro años de baja producción en donde los reportes dieron cuenta de cosechas de  7,5 y 8 millones de sacos de grano, las cosas mejoran, paradójicamente por los soles que han servido para garantizar la florescencia. Igualmente destacó las bondades de la financiación del gobierno para el plan de renovación cafetera que hace pronosticar una producción de 9,5 millones de sacos este año. “La idea es seguir así y recuperar los niveles de 12 millones de sacos anuales”.


Creciendo en medio de las vicisitudes

 

Muy a pesar de la ola invernal y ahora del intenso verano, el sector agropecuario muestra una mejor dinámica. Las cifras del DANE dicen que el PIB agropecuario crecio2.2 por ciento en el segundo trimestre de 2012. El año anterior la cifra también fue de crecimiento luego de tres años consecutivos de crecimiento negativo.

 

“Todavía no vamos a velocidad de crucero como quisiéramos, pero el agro ya es una locomotora que está en marcha”, expresó.

 

De las 4.5 millones de hectáreas cultivadas, el Ministerio aseveró que estas crecieron en 120.000, es decir se logró crecer en medio de las más grandes dificultades, léase invierno y revaluación. Para este año se espera un crecimiento discreto, pero que suma en producción y por consiguiente en el PIB.

 

En materia arrocera el gobierno considera que pese a la disminución de la producción hay un excelente precio. La merma se ocasionó por un problema fitosanitario conocido como el Vaneamiento de la espiga que disminuyó áreas cultivadas.

 

Restrepo dijo que de cara a salir adelante con el tratado de libre comercio es urgente adelantar en los próximos seis, ocho y diez años una reestructuración de la industria arrocera para que sea más productiva, más competitiva y de menores precios en favor de las amas de casa.

 

“En materia de TLC hay que prepararnos, ya lo estamos haciendo, pero lo cierto es que el tratado se firmó hace cinco años, pero infortunadamente en la primera etapa poco se hizo para preparar el país, ahora lo estamos haciendo contra la marcha y no nos vamos a arrugar frente a ese retro comercial”, aseguró el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural.

 

Consideró muy positivo lo que pasa con la industria láctea que ha logrado aumentar sus exportaciones a Estados Unidos, demostrando con ello que si se puede y que el TLC  no es el apocalipsis como algunos pronosticaban.

Publicidad
Previous ArticleNext Article