Notice: Trying to access array offset on value of type bool in /data/confidencialcolombia.com/wp-content/plugins/all-in-one-seo-pack/admin/aioseop_module_class.php on line 1725

Otro rapero asesinado en Medellín

El rapero colombiano Roberth Steven Barrera fue asesinado por unos desconocidos en un conflictivo sector residencial de Medellín, en el segundo crimen de un artista de música urbana que se comete en menos de dos semanas en la ciudad, denunciaron integrantes del movimiento local de hip hop.

Barrera, de 17 años y conocido con el apodo de “Garra”, fue tiroteado el viernes por la noche en la Comuna 13, popular concentración de barrios en el oeste medellinense.

El crimen fue denunciado por el líder y gestor musical Jeison Alexánder Castaño, de la agrupación rapera C15, quien hace solo tres días advirtió junto a otros portavoces del mismo colectivo de la grave situación de seguridad de ellos y sus colegas.

Anuncios

El adolescente rapero conformaba el grupo Alto Rango y pertenecía a la escuela Kolacho, de hip hop, indicó Castaño, más conocido como “Jeihhco”, su nombre artístico.

Esta escuela es una de las varias del movimiento rapero en la Comuna 13, afectada por una disputa de territorios entre bandas armadas y donde en los últimos años han sido asesinados diez raperos.

El crimen de este artista fue cometido once días después de que en la misma zona residencial muriera de manera violenta “El Duke”, apodo de Elíder Varela.

“El Duke”, fundador de la Escuela de Hip Hop La Kamada y del grupo Comando Elite de Ataque (CEA), fue asesinado el pasado 30 de octubre en la madrugada en El Salado, otro barrio en las laderas de la Comuna 13.

En protesta por el crimen de Varela, el colectivo de artistas urbanos de la zona realizó tras las exequias una marcha por las calles de El Salado, actividad que no fue bien recibida por los presuntos asesinos del artista, que no están identificados.

Castaño y su colega Jhon Jaime Sánchez, líder del grupo Son Batá, denunciaron el pasado miércoles a la prensa en Medellín que estas amenazas obligaron a 65 jóvenes de su comunidad a salir de las barriadas, para salvar su vida.