Ospina padece la depresion de Wenger

 

El proyecto de Wenger en el Arsenal toca fondo con una nueva humillación en Champions. El Bayern le volvió a meter cinco goles a Ospina, esta vez en el Fly Emirates. El arquero antioqueño poco pudo hacer ante la tromba alemana que acabó desdibujando a los gunners en su casa. 

David Ospina debe estar deseando cambiarse su papel en el equipo con Cech. No por jugar de titular en la Liga que al fin y al cabo da más partidos, sino porque se habría salvado de semejante humillación como la que sufrió el Arsenal en su casa. De nuevo se fue con un saco de cinco goles a su casa en un partido en el que daría igual quién se hubiera puesto sobre el arco. Poca culpa tiene ne la goleada del Bayern al Arsenal, que evidencia el fin de la época en el banco londinense.

 

Algunos en el Fly Emirates llegaron a soñar con el milagro de la remontada con el tanto inicial de Walcott. El veloz extremo sorprendió con un latigazo desde el lado derecho en el que Neuer pudo hacer más para blocarlo. Acababan los primeros 45 minutos y la esperanza seguía viva. Pero era la calma que precedía a la tempestad alemana.

 

Los bávaros saltaron al césped en la segunda mitad para merendarse a su rival en 45 minutos. Lewandowski puso el primer plato del festín que completaron Robben, Douglas Cousta y Vidal. Este último con un doblete y una definición en uno de ellos con picadita ante Ospina, que debió de dolerle en el orgullo al portero de la Selección.

 

Ancelotti le pegó un nuevo baile táctico a Wenger sobre el césped. Los alemanes ahora miran a cuartos y ponen su candidatura con dos exhibiciones a temer en Europa.