Actualidad, Lo + Confidencial

Oscuro futuro judicial para Carles Puigdemont tras ser detenido en Alemania

Publicidad

La policía alemana ha detenido al ex presidente de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, este domingo cuando acababa de cruzar en coche la frontera desde Dinamarca, en aplicación dela euroorden cursada contra él por la justicia española. La policía federal confirmó el arresto de Puigdemont a las 4.17 am hora colombiana entre las localidades de Schuby y Jagel, 30 kilómetros al sur del límite entre ambos países, en el Estado de Schleswig-Holstein, el único con frontera con Dinamarca.

Tras la detención de Carles Puigdemont en Alemania, se abre de nuevo un proceso de duración indefinida que tiene diferencias con el que se abrió cuando el expresidente de la Generalitat huyó a Bélgica, toda vez que los delitos por los que España le reclama tienen correspondencia con la legislación alemana con penas incluso más duras que en nuestro país que alcanzan hasta la cadena perpetua. Alemania es uno de los peores lugares en los que podía caer Puigdemont a la hora de aplicar y tramitar una Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) porque el Código Penal alemán sí recoge delitos muy similares al de rebelión por el que le reclama España, algo que no ocurría en Bélgica.

En primer lugar, en Bélgica no existe un delito de rebelión y sedición como en España. El problema para Puigdemont es que en Alemania sí existe. Está  detallado en los artículos 81, 82 y 83 del Código Penal alemán, recogidos en Título II de la Sección Primera sobre delitos de traición a la paz, alta traición y puesta en peligro del Estado democrático de Derecho. El artículo 81 sobre el delito de alta traición a la Federación dice que “quien intente con violencia o por medio de amenaza con violencia perjudicar la existencia de la República Federal de Alemania o cambiar el orden constitucional que se basa en la Constitución de la República Federal de Alemania, será castigado con pena privativa de la libertad de por vida o con pena privativa de la libertad no inferior a 10 años”. Y precisa que “en casos menos graves la pena privativa de la libertad es de un año hasta 10 años”.

Publicidad

El artículo 82 sobre el delito de alta traición contra un Estado Federal castiga con esta misma pena de uno a diez años a quien intente con violencia o con amenaza de violencia “incorporar el territorio de un Estado total o parcialmente a otro Estado” trate de “separar una parte de un Estado” o “cambiar el orden constitucional que se basa en la Constitución de un Estado”. En los casos en los que no haya violencia o amenaza de la misma, las penas recogidas en el Código Penal alemán oscilan entre los seis meses y los cinco años de prisión. Y más aún: existe el delito de “preparación” de la alta traición, con penas de entre tres meses y cinco años de cárcel. En resumen, Alemania sí da por buena la euroorden de España por rebelión, algo que no ocurría en Bélgica, donde Puigdemont residía cómodamente desde noviembre. Duración del proceso Los plazos de entrega de Puigdemont, en aplicación de la euroorden que hay sobre él, van de 10 a 60 días. Según recoge la legislación europea, si la persona detenida manifiesta su consentimiento de entrega a su país, ésta se hará efectiva en un plazo de 10 días tras haberse manifestado el consentimiento. En cambio, en los demás casos, la decisión definitiva sobre la ejecución de la euroorden debería tomarse en un plazo máximo de 60 días tras la detención.

La Fiscalía General del Estado española se encuentra ya realizando intensas gestiones con la Fiscalía de Alemania y Eurojust a fin de poner a su disposición toda la documentación y material que se precise para hacer efectiva la euroorden de detención, según informaron fuentes de la Fiscalía.

El expresidente de la Generalitat ha sido trasladado al centro penitenciario de Neumünster, en el estado de Schleswig-Holstein.

Previous ArticleNext Article