"Nuestros derechos son violentados por parte del Estado"

El pasado miércoles 25 de noviembre la Plaza de Bolívar fue el destino final de una movilización masiva de indígenas que llegaron a Bogotá para manifestar públicamente la necesidad de entablar un diálogo con el Gobierno Nacional a propósito del respeto a la jurisdicción especial indígena y para denunciar la grave situación que se vive por cuenta de la violación a los derechos humanos de estas comunidades. 

El pasado 25 de noviembre, en Bogotá, miles de indígenas se movilizaron desde el Coliseo el Campín hasta la Plaza de Bolívar en donde, muchos portando máscaras con el rostro de Feliciano Valencia, se manifestaron por la grave situación de derechos humanos que se vive en el Cauca y a propósito de la jurisdicción especial indígena, la cual consideran fue vulnerada. Confidencial Colombia dialogó con Luz Aida Julicué, Consejera Mayor de la ACIN, Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, sobre las motivaciones de la movilización

 

Confidencial Colombia: ¿Cuáles eran los objetivos de la movilización de esta semana?

Luz Aida Jilicué: Desde el Cauca se movilizaron más de 2 mil personas. Los objetivos de esta Minga fueron varios. El primero de ellos fue convocar a las autoridades para la  movilización hasta Bogotá. Desde el día 23 salieron las caravanas hacia la capital  con el fin de que los colombianos se dieran cuenta de la violación a los derechos humanos de las comunidades indígenas. La marcha en Bogotá buscaba visibilizar esa situación y fue algo que se logró. En Bogotá hubo el encuentro con otras organizaciones y comunidades indígenas lo que hizo que fuéramos más de tres mil personas.

 

El segundo objetivo era abrir un espacio de discusión sobre la jurisdicción especial indígena. Se dio a conocer al país que el derecho a la jurisdicción especial indígena es un derecho garantizado en la Constitución del 91. Lo que nosotros  hacemos con esa jurisdicción es defender el territorio, proteger el territorio y proteger la vida. En ese ejercicio, consideramos que le demostramos al país por qué nos estamos movilizando así los medios digan otra cosa y no muestren la realidad de lo que sucede en los territorios.

 

C.C.: Cuándo habla de que los medios dicen otra cosa se refiere a qué tipo de situaciones?

L.A.J.: A través de los medios de comunicación se deberían hacer difusión y dar a conocer lo que sucede con los pueblos indígenas. Consideramos que con los medios alternativos se logra ese propósito pero con los grandes medios no se puede. Es una situación que sucede continuamente.

 

Es triste porque la realidad es manipulada con el fin de deslegitimar las acciones que realizamos. Por ejemplo., se pueden sacer tres programas de televisión continuos para hacernos quedar mal y deslegitimarnos y violentar nuestros derechos como es el caso de Séptimo Día. Ese programa nos maltrató diciendo que éramos violadores, ladrones y hasta guerrilleros.

 

El fin de esas mentiras fue garantizar que cuando Feliciano fuera capturado en el país no hubiera un malestar. Lo hicieron para que el resto de la sociedad que no conoce la realidad justificara que Feliciano es un delincuente.

 

C.C.: A propósito de la condena a Feliciano Valencia ustedes tenían preparada una reunión con el Gobierno Nacional. Se logró?

L.A.J.: La decisión de que Feliciano esté preso es una decisión política que no está basada en derecho. Eso es decidido por unas personas que presionaron para que Feliciano fuera detenido.

 

Nosotros decidimos entablar un dialogo con el Gobierno Nacional para exigirles que respeten ese derecho de autonomía indígena y que respeten la movilización social. Los ministros en Bogotá, en horas de la mañana, dicen que sí se reúnen con nosotros. Pero en la tarde los ministros de Justicia y Gobierno  envían una carta diciendo que no van.

Sin embargo, el jueves 26 asistimos a la cita a la que ningún miembro del gobierno no concurrió. Eso demuestra que no hay intención ni interés en hablar y buscar una solución.

 

Que ese diálogo no se haya podido entablar, demuestra que el gobierno no quiere dialogar, aún hablando de paz. Una muestra de paz sería que nos hubiera atendido. Veníamos preparados para esa situación, que no es nueva, por eso continuamos en resistencia y la minga continúa.

 

C.C.: De qué forma dice usted que el Gobierno Nacional violenta sus derechos

L.A.J.: Hay una realidad innegable, nuestros derechos son violentados por parte del Estado de manera continua.

 

Por eso decíamos que el gobierno viene hablando de paz mientras actúa en contra de las comunidades indígenas. No respeta nuestros derechos básicos. Por ejemplo, se asesinan comuneros, hace poco un exgobernador fue asesinado en Puracé, y hasta el momento no ha habido condenas ni detenciones.

 

Otro ejemplo es el de la Minga del 2008. Allí, 14 mil personas estuvimos movilizándonos, se detuvo a un cabo del ejército; se le aplica remedio y luego, en cabeza de la fuerza pública, demandan. Esa demanda es la que tiene a Feliciano condenado a 18 años de cárcel. Sin embargo, en esa misma minga hubo dos comuneros muertos por parte del ejército y no ha habido judicializaciones o responsables.

 

C.C.: Cuál es el escenario que sigue después de esta movilización

L.A.J.: Van a continuar las acciones en el territorio. Estas las determinan las autoridades. Pero algo que sí es claro es que el ejercicio de la liberación de la madre tierra continúa así el gobierno nacional responda con judicializaciones.