Noticias, Confidencial, Colombia, Cali, Medellin, Bogota, En 2030 Bogotá podría reducir un 20% sus emisiones de gases

Inició el plan piloto de la CAR y la CAEM para reducir CO2 en la región central del país. Esta iniciativa, también busca mejorar la productividad de las empresas en aspectos de optimización energética y reducción en costos de producción.

La Corporación Autónoma Regional (CAR) y la Corporación Ambiental Empresarial (CAEM), dieron inicio al plan piloto del proyecto ‘NAMA Industria’, iniciativa que pretende reducir el CO2 de la región céntrica del país, esta contempla la implementación de políticas, regulaciones, programas u otro tipo de acciones que apoyen en la reducción de emisiones de gases perjudiciales para el medio ambiente.

 

Anuncios

Con adaptación y aceptación de las nuevas políticas que traiga el proyecto, se espera que para el año 2030, en  Bogotá y la Región Central, se evidencie una reducción de un 20% sus emisiones de gases, como también que se fortalezcan las capacidades de las instituciones públicas y la sociedad civil que puedan seguir disminuyendo el impacto del cambio climático que afecta la capa de ozono.

 

Néstor Franco González, Director de la CAR, aseguró que la entidad tiene el “noble propósito de cumplir con las normas legales de control y vigilancia”, como también quiere ser más cercana a los empresarios para lograr mayores resultado en la conservación de los óptimos índices ambientales deseados.

 

Según el Director  Franco; “Se tiene la fortuna de que los empresarios del país estén comprometidos con los cambios respecto a la emisión de gases efecto invernadero”.

 

 

Asimismo, el proyecto ‘NAMA Industrial’ se enfocará en mejorar la productividad de las empresas, primordialmente en la optimización energética y la reducción en costos de producción hasta en un 35%.

 

Por otra parte pero competente al tema, el Instituto Departamental de Acción Comunal y Participación Ciudadana (Idaco) y la CAR, han firmado 37 convenios solidarios por un valor que alcanza los $ 2.350 millones, esta alianza busca proveerles a los organismos comunales herramientas para adquirir habilidades administrativas y fortalecer sus capacidades organizativas, con el propósito de adelantar proyectos de protección ambiental en zonas de interés hídrico.