Notice: Trying to access array offset on value of type bool in /data/confidencialcolombia.com/wp-content/plugins/all-in-one-seo-pack/admin/aioseop_module_class.php on line 1725

Noticias, Colombia, Confidencial, agenda, Bogotá, Medellín, cali, barranquilla, Padre e hija: una relación artística

The Heart of the Matter: Carlos Salas inaugura su primera exposición en White Box, en Nueva York

La exposición que se inaugura el próximo domingo 8 de mayo se concibe como un juego de diálogos y encuentros entre el trabajo del artista colombiano y la película realizada por su hija Ana Salas, y entre su taller de Bogotá y el espacio de White Box en Nueva York. Una invitación al espectador a entender la pintura como una obra viva y no solo como un objeto de contemplación.

 

Anuncios

Después de la individual presentada por Carlos Salas en el Museum of Contemporary Art North Miami (MOCA) en el marco de Art Basel Miami a finales de 2015, surgió un nuevo proyecto de exposición en White Box, una de las plataformas sin ánimo de lucro más importantes de Nueva York para el impulso y proyección de artistas contemporáneos.

 

Para esta exhibición, Carlos Salas propuso establecer un diálogo entre sus pinturas y la película que su hija cineasta, Ana Salas, rodó durante finales de 2013 y comienzos de 2014, sobre el trabajo artístico de su padre, titulada En el taller.

“Todo indica que no fue tan descabellada mi propuesta. Múltiples coincidencias se han venido presentando al interior mismo del trabajo de mi hija y del mío, como también en los acontecimientos de la vida de cada uno de nosotros que han transformado en pura magia esta aventura”, afirma Salas.

La película narra el proceso de realización de la obra En el abismo. El taller se presenta como elemento esencial de la creación donde confluye la relación física de Carlos Salas con su lienzo, sus pensamientos, sentimientos y recuerdos y, sobre todo, su vida cotidiana.

Arte como vivencia


La exposición en White Box, conformada por una selección de 100 obras del artista realizadas en los últimos cinco años, entre ellas 6 de gran formato, dialoga

con fragmentos de la película transmitidos en quince monitores y pequeños parlantes dispuestos en el espacio.

Las secuencias muestran momentos de cotidianidad y de trabajo, y el proceso de creación de la gran pintura En el abismo. Al mismo tiempo, los sonidos hacen entrar al espectador en el ambiente del taller. Sonidos interiores como pasos, trazos de la pintura o goteras se mezclan con sonidos que se filtran del exterior como campanas, vendedores ambulantes, música… Y de vez en cuando, la voz de Carlos Salas con sus pensamientos en voz alta.

La instalación abre la percepción del espectador al revelar lo que está detrás de las obras terminadas y expuestas: el proceso y las reflexiones, el lugar de creación, las etapas por las que han pasado, las técnicas del pintor, su vivencia cotidiana en el taller, las personas que entran en el espacio, los sonidos que lo acompañan durante su trabajo.

“Pero no sólo ahí se ha dado el juego de encuentros. White Box resultó un espacio que tiene similitudes con el de mi taller y hasta el mismo entorno urbano me ha llevado a comprender que, después de todo, la cosmopolita Nueva York no deja de tener sus semejanzas con Bogotá”, agrega Carlos Salas.

Los dos espacios son cajas blancas de dimensiones similares. Parte de las secuencias de la película son detalles del taller en Bogotá como ventanas, paredes o pisos que recrean a la distancia el lugar. En el monitor instalado en la fachada de White Box se ve la entrada del taller en Bogotá. Desde ahí se crea la comunicación entre el interior y el exterior y se vinculan los puntos coincidentes de los dos escenarios.

La exposición estará abierta hasta el lunes 30 de mayo y se inaugura en el marco de la Feria de Arte Frieze (5 al 8 de mayo), uno de los eventos de arte contemporáneo más importantes del mundo que reúne en Nueva York a reconocidas galerías y artistas.

Esta propuesta artística que plantea una nueva conversación entre cine y arte logra llevar al espectador a una relación particular con las pinturas. Los fragmentos de la película complementan la percepción de la obra y permiten crear un vínculo especial con el artista y re-significar la experiencia estética como una experiencia de vida.