Actualidad

‘No vamos a tolerar el más mínimo indicio de corrupción'

Publicidad

El remplazo de la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes por un Tribunal de Aforados, la eliminación del Consejo Superior de la Judicatura y el fin de la puerta giratoria son algunas de las medidas anunciadas por el Presidente para superar la crisis en la Justicia.  

En una alocución el Jefe de Estado se refirió a la situación de la justicia en el país, y al respecto afirmó que “no podemos ni vamos a dar un salto al vacío”, al tiempo que enfatizó que no permitirá que se ponga en riesgo la institucionalidad del país.

“No permitiré que se pongan en peligro las instituciones que hemos construido y preservado con tanto esfuerzo, ni que se pretenda reemplazar el Estado de Derecho por una especie de Estado de Opinión, donde prevalezca la versión del que más ruido haga, por encima de los conductos legales”, afirmó el Mandatario en su alocución de este martes.

Santos destacó la labor cumplida por la Corte Constitucional, en sus 23 años de existencia, de la cual dijo que “ha sido pionera en la defensa de las minorías, en el arraigo y respeto de los derechos fundamentales, y en la preservación del principio democrático de sucesión efectiva en el poder”.

 

Para el Mandatario, aunque las instituciones pueden fallar porque están conformadas por seres humanos, “esto no significa que, cuando fallan, debamos acabarlas, pues ello solo conduciría al caos, a la anarquía, al caudillismo y a la justicia por la propia mano, que es la fórmula del fracaso de cualquier sociedad”.

“La solución a los problemas de las instituciones tenemos que hallarla dentro de la misma institucionalidad, y no por fuera”, enfatizó.

 

Asimismo anunció un decreto de autorregulación para dar trasparencia y visibilidad al mecanismo de selección de los magistrados, con participación de la sociedad civil.

 

“Vamos a impulsar diferentes reformas que blinden la integridad de nuestra justicia y nuestra institucionalidad, y corrijan las falencias que han salido a flote”, aseguró.

Indicó que primero es necesario “romper, de una vez por todas, el cordón umbilical entre la política y la justicia, que tanto daño ha hecho. Esa es tal vez la mayor falencia”.

Aseveró que se aprovechará la reforma constitucional de Equilibrio de Poderes que estudia el Congreso para asegurarse de que la política no participe en la selección de magistrados y jueces”.

Igualmente, afirmó que en adelante la meritocracia será el procedimiento para seleccionar a los magistrados, y que “sean las propias Cortes quienes los designen, sin consideraciones políticas ni partidistas”.

El Presidente Santos sostuvo que luego de la reforma del Equilibrio de Poderes “no volveremos a ver a los jueces de nuestro país participando en la elección del Contralor General o de los contralores departamentales, y habrá que discutir que tampoco lo hagan en la designación del Procurador General de la Nación y el Registrador Nacional del Estado Civil”. 

Decreto de autorregulación

Al referirse a las postulaciones de magistrados, el Mandatario dijo que se pondrá en práctica la “autorregulación para que quienes sean elegidos sean los más capaces, los más probos, los más éticos”.

En ese sentido explicó que conoció que en el año 2008 una coalición de veedurías ciudadanas denominada Elección Visible propuso el texto de un decreto de autorregulación para dar trasparencia y visibilidad al mecanismo de selección de nuestros magistrados, con participación de la sociedad civil”. 

 

“Lo vamos a acoger sin más pretextos ni dilaciones”. De esta manera Juan Manuel Santos le afirmó al país que sería mañana mismo la expedición de dicho decreto e invito a los demás poderes públicos a adoptarlo sin reservas. 

 

Como segundo punto, el Presidente reconoció la insuficiencia de la Comisión de Acusaciones de la Cámara de la que dijo “no ha sido un instrumento eficaz para investigar a los altos funcionarios que tienen fuero especial”.

Señaló que por ese motivo en la reforma constitucional que se tramita se está proponiendo reemplazarla por un Tribunal de Aforados con más facultades, “con más dientes para hacer su tarea”.

Publicidad

De ese tribunal aseguró que no solo investigará, sino que  “acusará directamente ante el Congreso en pleno a los funcionarios aforados, con el fin de agilizar el proceso. Y el Congreso, en un término perentorio, evaluará la conveniencia de dar trámite a la acusación”.

Especificó que será un tribunal técnico elegido por concurso de méritos y compuesto por personas idóneas.

Un tercer aspecto tratado por el Mandatario en su alocución fue sobre el mejoramiento de la administración de justicia.

Expuso que la reforma también eliminará el Consejo Superior de la Judicatura y se sustituye por un nuevo modelo de administración en el que se conserva la presencia de las altas Cortes en un órgano colegiado que fijará las políticas de la Rama.

“Se deja toda la administración en una gerencia que se pretende sea fuerte, responsable y profesional”, sintetizó.

Dijo que de manera paralela se creará una Dirección de la Magistratura que se encargará de administrar la carrera judicial y los concursos de mérito respectivos.

Así mismo, como cuarto punto, el Jefe del Estado reiteró la necesidad “urgente acabar con la llamada ‘puerta giratoria’  en que los magistrados saltan de una corte a otra”.

En ese orden de ideas aseguró que se garantizará que quienes hayan “sido elegidos para una magistratura no puedan luego votar para elegir a aquellos que intervinieron en su designación”. 

“En otras palabras, se acaba el ‘yo te elijo, tú me eliges’ “, añadió el Mandatario.

También el Jefe del Estado, y como quinto punto, sostuvo que “vamos a proponer aumentar a 20 años el requisito de experiencia profesional para ser elegido magistrado”.

Afirmó que así vamos a “asegurarnos de que quienes lleguen a magistrados sean los mejores, los de más experiencia, los que tengan un recorrido profesional suficiente para ejercer tan alta responsabilidad”.


Más allá de la reforma

El Presidente aseveró que los cambios trascienden la reforma constitucional e indicó que hay otras medidas que tomará por ley o por decreto.

Anunció que para que las propias Cortes “puedan autorregularse y disciplinarse, vamos a presentar un proyecto de ley estatutaria, con mensaje de urgencia, que permita que los reglamentos de las corporaciones judiciales suspendan, como medida cautelar, a sus propios magistrados cuando se encuentren en una situación patente de indignidad”.

Al expresar su interés de preservar la tutela, sostuvo que “tenemos claro que la tutela es para defender, sobre todo, a los más débiles y vulnerables”.

“Por eso estamos promoviendo medidas para racionalizar la tutela contra sentencias, evitando que se afecte la gran confianza que hoy tienen los colombianos en este mecanismo”, señaló.

También afirmó que para evitar “más abogados visitando las Cortes para tratar de influir en las decisiones de los magistrados”, el Ministerio de Justicia presentará un proyecto de ley en el que “se redoblará la prohibición de cabildeo judicial y se señalarán severas consecuencias por su incumplimiento”.

“Igualmente, es muy importante que las sentencias de la Corte Constitucional se publiquen a más tardar dentro de los tres días siguientes a la decisión respectiva, pues las demoras en su expedición crean espacios para la intriga”, afirmó.

Además, el Mandatario instó a la Corte “para que modifique sus reglamentos en este sentido, además de que se tomen las medidas necesarias para que las sentencias –en esta o cualquier otra Corte– no se filtren antes de su publicación oficial”.  

El Jefe del Estado invitó a fortalecer las colegiaturas y a mejorar “no solo la autorregulación de esta profesión sino el control ético de sus actuaciones”.

“Porque la ética –que a nadie le quepa duda– sí tiene mucho que ver con el Derecho, con el buen gobierno y con todo el funcionamiento del Estado”, concluyó el Presidente.

Publicidad
Previous ArticleNext Article