“No podemos soportar más”

Infamia, persecución y demandas hacen parte de un nuevo y controversial capitulo que protagonizan el Centro Democrático y el fiscal Eduardo Montealegre. 

El Centro Democrático y el fiscal Montealegre tienen una pelea casada que se ahondó tras el escándalo del ‘hacker’ Andrés Fernando Sepúlveda, condenado por ‘chuzar’ el proceso de paz desde la campaña de Óscar Iván Zuluaga durante la jornada de elecciones del año pasado.

 

Anuncios

Por eso días, el uribismo aseguraba que el Fiscal excedió sus facultades en el caso e insistían en que el órgano acusador protagonizaba una persecución política en su contra. Mientras que Óscar Iván Zuluaga, Álvaro Uribe Vélez y toda la hinchada uribista hacían eco ante los medios y pedían garantías para defenderse, la Fiscalía argumentaba que se había velado el debido proceso.

 

Ya casi se cumple un año desde que Sepúlveda sucumbió el andamiaje del Centro Democrático y hoy el panorama no da muestras de mejora (…) menos aun cuando Uribe es otra vez objeto de una seria controversia.

 

Este martes el país conoció información filtrada de que Edmundo del Castillo, asesor jurídico de Presidencia, y César Mauricio Velázquez, jefe de comunicaciones de Palacio, serían acusados ante la Fiscalía por permitir la visita a la Casa de Nariño del asesor político de don Berna, alias ‘Job’, y el abogado de Berna, Diego Álvarez, durante la administración de Uribe en el 2008. Estos dos últimos habrían asistido para informar sobre un presunto esquema judicial en contra del entonces presidente Uribe.

 

Datos del ente acusador informan que Castillo y Velázquez habrían incurrido en los delitos de concierto para delinquir y peculado. Estas acusaciones sirvieron de pretexto para que en las últimas horas el uribismo denunciara –nuevamente- una persecución en su contra.

 

Ernesto Macías, senador por el Centro Democrático, asegura que demandará personalmente ante las instancias judiciales competentes al fiscal Montealegre por “persecución política” en contra de su partido.

 

“La paciencia tiene límites y en el caso de la persecución política del Fiscal de Colombia contra el Uribismo esa paciencia se agotó. Nosotros no podemos soportar más esa persecución infame del Fiscal”, señala Macías.

 

Añade que “Santos convirtió la Fiscalía de Viviane Morales y la de Eduardo Montealegre en una herramienta política contra todo aquel que tenga algo que ver con el expresidente Uribe”.

 

Su acusación va de la mano con la reiterativa denuncia del Centro Democrático que sugiere que la actual administración se está “vengando” del expresidente Uribe. Por ejemplo, cuando la reforma al equilibrio de poderes eliminó la reelección presidencial, varios parlamentarios uribistas aseguraron que el acto legislativo es una “venganza en contra del exmandatario”. Reacciones, reforma equilibrio de poderes.