“No hubo talón de Aquiles”: Holmes

El excandidato a la vicepresidencia asegura que la campaña de Óscar Iván Zuluaga no tuvo punto de quiebre, pues esta quedó en firme “gracias a los casi siete millones de colombianos que votaron por nosotros”. Él insiste en el éxito del uribismo en las elecciones y espera respuesta a las denuncias hechas por el Centro Democrático sobre compra votos y constreñimiento al elector por parte de Santos. 

Anuncios

Carlos Holmes Trujillo explicó a Confidencial Colombia cuáles son los próximos movimientos del Centro Democrático de frente a los cuatro años de gobierno ganados por el presidente Juan Manuel Santos y –confiado de su apuesta electoral- se arriesgó a afirmar que la campaña que llevó de la mano junto al excandidato presidencial, Óscar Iván Zuluaga, “no tuvo talón de Aquiles (…) esta fue muy exitosa”. Pero de ser así ¿por qué perdieron en las elecciones?

 

Según explicó, el hecho de que casi siete millones de colombianos les dieran su voto el domingo pasado, supone de entrada una victoria para el partido y no una derrota, ya que “quedó confirmado que los colombianos creen en las ideas que defendimos junto con Óscar Iván”, más no la mayoría.

 

“Siete millones votaron por la recuperación de la seguridad, por un sistema educativo universal y de calidad y por la recuperación del dialogo popular. Me siento muy orgulloso”, anotó. De igual forma destacó la profundidad con la que llegaron al electorado en tan poco tiempo, a pesar de que casos como el del hacker Sepúlveda y los vertiginosos debates lo pusieron a él y a Zuluaga contra las cuerdas.

 

En todo caso, de acuerdo con el último boletín publicado por la Registraduría, la campaña del uribismo venció hacia el centro del país -excluyendo a Bogotá- y el mayor número de votantes lo tuvo en el departamento de Antioquia (1.137.735 votos). El informe señala una victoria sobre las votaciones efectuadas en el exterior, en las que Zuluaga tiene un 57.80 por ciento de los escrutinios, mientras que Santos cuenta con 39.60 por ciento.

 

Bajo este marco, Holmes precisó que se adelantarán las ideas de gobierno que engancharon a millones en las urnas y que se oficializará la consolidación del Centro Democrático por medio de una convención. Pero primero, subrayó con severidad que las autoridades deben dar respuesta a las serias denuncias hechas por el movimiento, que le atribuyen a la reelección haber comprado votos y presionado a alcaldes y gobernadores para que eligieran a Santos.

 

En efecto, tales acciones, siguiendo el discurso que pregona el uribismo, le habrían dado la victoria al mandatario en la segunda vuelta. ¿Pero se tienen las pruebas?

 

Holmes dijo que “ahí están los comunicados” dando a conocer los hechos y que “ya se formalizaron los denuncios (…) es necesario reclamar un rápido pronunciamiento de las autoridades porque son numerosísimas las acusaciones”. Sin embargo, no ahondó en demostrar si se tienen o no las factos que comprueben dichos señalamientos. Así que continúa en vilo la eficacia del uribismo para demostrar las acusaciones que lanza, ya que algo similar ocurrió cuando el expresidente Álvaro Uribe Vélez denunció hace pocas semanas una entrada de dineros vinculados con el narcotráfico a la campaña de Santos en el 2010. En este caso, el senador electo asistió tres veces a la Fiscalía y en ninguna de esas ocasiones pudo profundizar su denuncia por “falta de garantías”. Luego se presentó la confusión de si tenía las pruebas. Al final, se aclaró que lo que poseía era información relevante al respecto y se la entregó a la Procuraduría General. 

 

Uribe también fue el encargado de avivar la controversia sobre las presuntas irregularidades de la campaña reeleccionista en la segunda vuelta. Momentos después de que Santos fuera reelegido, el recién electo senador acusó a la campaña del Presidente de “impulsar la mayor corrupción de las historia” al haber cometido (según él) “abuso de poder, entrega de sumas de dinero a parlamentarios para compra de votos, oferta de dineros del Gobierno a alcaldes y gobernadores para forzarlos a intervenir ilegalmente en la campaña en favor del Presidente-candidato y violación de la ley de garantías”. Incluso menciona que se hicieron “amenazas de masacres e intimidación por parte de grupos terroristas como las Farc y las bandas criminales a los electores de Zuluaga”. Vea las joyas de Uribe tras el triunfo de Santos.


En este orden de ideas, mientras que las autoridades le siguen la pista al pronunciamiento del parlamentario, el Centro Democrático se concentrará en concretar los estatutos del partido para hacer eco en este nuevo periodo legislativo. De igual forma, harán efectiva el acta de compromisos realizada con Marta Lucía Ramírez (excandidata presidencial del Partido Conservador), así como también le darán desarrollo a los acuerdos alcanzados con diferentes sectores del país.