Notice: Trying to access array offset on value of type bool in /data/confidencialcolombia.com/wp-content/plugins/all-in-one-seo-pack/admin/aioseop_module_class.php on line 1725

Miladys, guajira con corazón bogotano

La Candelaria se ha convertido para muchos vendedores ambulantes #LaBogotáQueYoQuiero. Ya que la suerte de muchos de estos pequeños empresarios informales ha empezado a mejorar por cuenta de iniciativas del Distrito.

La Red de Economía Candelaria (REC) es un proyecto que pretende desarrollar habilidades en los empresarios artesanos, pero especialmente en los habitantes más  segregados de la localidad, entre ellos están los vendedores ambulantes.

 

Anuncios

Con esta iniciativa las autoridades competentes han hecho posible que personas que vendían en las calles sus productos, tengan un espacio formal, no solo con la garantía que los que compran sus productos se los lleven en buenas condiciones e higiene, sino que el pequeño empresario no corra con el riesgo de tener pérdidas.

 

Miladys Payares, es una de los tantos vendedores ambulantes que hay en Bogotá. Por más de 15 años vendió buñuelos de maíz, arepas de carne o pollo y dedos de queso en la calle. Cuenta esta pequeña empresaria, que cuando vendía sus productos en la informalidad no le iba también, como le va ahora en su puesto en la Plaza de Bolívar en el Centro de Bogotá.

 

Con su gorra, su delantal  y sus productos sobre una mesa, Miladys ofrece a los transeúntes, sus fritos con su sazón guajiro.

 

 

Payares es oriunda de Maicao, Guajira, tiene 11 hijos y a punta  de fritos los ha sacado adelante, según ella son todos unos profesionales. Hace más de 30 años llegó a la Capital  y reconoce que esta ciudad le ha dado todo lo que ella ha querido.

 

Sin embargo, esta pequeña empresaria, dice que  durante el tiempo que estuvo  en las calles vendiendo sus buñuelos y arepas no le iba tan bien, pues por día en promedio  solo  ganaba 10 mil pesos; ahora con el nuevo puesto organizado y formal dado por el Distrito, cuenta que, por semana sus ventas están entre 300 o 400 mil pesos.

 

Miladys, es una guajira con un corazón bogotano, que agradece lo que le ha dado la capital del país, está feliz y se le nota cuando habla de lo que ha hecho y lo que le ha ofrecido Bogotá.

 

El Distrito no solo le ha dado un espacio formal y le ha legitimado su trabajo, sino que después de darles estudios a sus 11 hijos,  ella se está formando, luego de terminar su bachillerato, ahora cursa el programa de administración de empresas.

 

“Luego de darle estudio a mis hijos, con programas  del Distrito ahora soy yo la que me estoy preparando, y por esto es #LaBogotáQueYoQuiero”, señala Payares.

 

Como el puesto de Miladys hay 13 más en la Plaza Bolívar. Son pequeños empresarios  que en algún momento fueron vendedores ambulantes y que ahora han aprovechado  para ofrecer y vender sus productos de manera formal.