Maquinaria baja de precio por revaluación y decreto

La importadora de bienes de capital Imocom con sesenta años de labores en Colombia dijo que la revaluación se ha reflejado en mejores oportunidades para los empresarios que están comprando maquinas y tecnología a más bajo precio. 

La importadora de bienes de capital Imocom con sesenta años de labores en Colombia dijo que la revaluación se ha reflejado en mejores oportunidades para los empresarios que están comprando maquinas y tecnología a más bajo precio. Según la empresa, un decreto de la DIAN que entró en vigencia hace un mes desgrava todo tipo de maquinaria.

 

Anuncios

Imocom precisa que si eventualmente alguien quiere importar un torno, una fresadora o una inyectora de plásticos paga IVA, pero no arancel con lo cual se abarata el precio de la máquina. Aclaró que los aranceles para este tipo de bienes eran de tan solo el cinco por ciento.

 

El gerente general de Imocom, Pablo Etter informó en Confidencial Colombia que por citar un ejemplo, un banco de mecanizado que se compraba en 80.000 dólares, hoy se adquiere por 55.000 dólares, situación que muestra que detrás de la revaluación hay bondades que pueden ser aprovechadas por los empresarios para la reconversión industrial y todo lo concerniente a innovación.

 

“La tecnología, indiscutiblemente si ha bajado de precio y hoy las factorías se están fortaleciendo de cara a los grandes retos que tienen por la internacionalización de los mercados, lo positivo, además del precio es que las nuevas máquinas son más versátiles, más modernas y mucho más precisa y eficientes”, declaró Etter.

 

El empresario afirmó que si bien los tratados de libre comercio serán laves en el desarrollo del país, lo cierto es que los precios no serán tan deprimidos como muchos piensan porque de hecho ese beneficio lo están recibiendo con tasa de cambio y medidas tributarias.

 

A lo anterior agregó que independiente de un peso fuerte, hay un entorno de bajas tasas de interés que permiten comprar maquinas y tecnología para optimizar las empresas.

 

Etter consideró que aparte de la modernidad en tecnología, es perentorio el saber pues el conocimiento se convierte en el activo más importante del mundo globalizado.

 

“Las pyme así como las grandes empresas tienen que invertir en bienes de capital porque no pueden competir con herramientas arcaicas que no les brinde ventajas. Las nuevas máquinas producen con más eficiencia y menor consumo de energía”, declaró Etter.

 

 

Maquinas + educación = Desarrollo

Para el industrial, el gran atractivo de Colombia es sin duda el orden de su estado, el respeto por la democracia y la institucionalidad. A lo anterior se suma el entorno de equidad en el que se mueve el país lo cual parte con el eficiente recaudo de impuestos lo que le permite canalizar recursos para atacar todos sus frentes.

 

“Tenemos todo para que nos vaya bien, hay un capital humano apreciable, pero necesitamos mucha más educación pues uno de los pilares fundamentales esta en el saber y en Colombia hay que abrir aun más esas oportunidades desde la juventud, aspecto que debe ir acompañado con un buena nutrición”, declaró.

 

Consideró indispensable apostarle a instituciones como el SENA e hizo un llamado al gobierno para que extienda la oferta de educación superior pública sobre la base de que no todas las personas cuentan con los recursos para financiar una carrera.

 

“En Colombia hay que fortalecer la educación técnica, promoviendo la permanente actualización tecnológica y profesional. En eso hay que trabajar mucho y en ello nos dan ejemplo los países asiáticos que se la jugaron por la educación y sobre ella basaron su desarrollo”, apuntó e señor Etter.



TLC sin visas no es viable

El gerente general de Imocom, Pablo Etter manifestó su malestar por la dificultad de los empresarios o sus empleados para visitar los países con los que se adelantó un acuerdo bilateral de comercio.

 

“Qué saca un empresario colombiano si tiene que ir a la embajada de Estados Unidos, a la de México, a la de Venezuela o a la Comunidad Económica Europea a pedir visa si no hay opción de viajar toda vez que las personas se demoran días y semanas para aplicar por un permiso de tránsito internacional. Eso no es insertarse en el mundo y habla mal de los llamados acuerdos”, dijo.

 

En opinión de Etter, Colombia requiere con urgencia que le abran las fronteras, no solo de comercio sino que le quiten las barreras a las personas que buscan negocios o educación en el exterior.

 

Explicó que sin tener distancias por nadie ni por ningún país hermano, es notorio que Ecuador, Venezuela, Perú y México no tienen barreras para ir a Europa en tanto que los colombianos  las tienen todas por ese nefasto sello que le impusieron a Colombia en el gobierno de Samper y que la matricularon en la lista de los países paria. “Colombia es un país que se porta bien y merece que lo traten de igual manera”.



Imocom importó el desarrollo del país

Desde 1952, cuando el país aun no sabía de industria, Imocom hace presencia en Colombia, importando todos los bienes de capital para el desarrollo de la gran industria, de las pymes y del país en general.

 

Esta firma que fue, es y será determinante en el progreso de los nacionales ha contribuido con grandes montajes empresariales, ha estado presente en la infraestructura y en todo tipo de industria no solo con maquinaria y tecnología sino con asesorías y venta de productos de primera calidad.

 

Imocom importa bienes de capital de todo el mundo y considera que son muy demandadas en el aparato productivo del mundo y del país las herramientas hechas en Japón, Alemania, Estados Unidos, Taiwán, Corea, China, Turquía, India y Brasil entre otros.

 

Imocom importa máquinas y herramientas para la creación de otros bienes claves para el ser humano y su desarrollo. Esta empresa ayuda a través de sus programas de responsabilidad social a los soldados o miembros de la fuerza pública con discapacidad que fueron víctimas del conflicto. Por ellos nació el premio “Fábrica Matamoros” con el cual se les reconoce la generosidad a las empresas que abren espacios laborales para los minusválidos de la guerra.

 

De igual forma hay reconocimientos para los empresarios que fabriquen productos para la discapacidad mostrando creatividad e innovación.

 

 

Mejora el panorama

El gerente general de Imocom, Pablo Etter aseveró que si bien hubo síntomas de desaceleración en la economía, el escenario tiende a mejorar y prueba de ello es que las cotizaciones y ofertas en la calle superan los 100 millones de dólares, situación que no se vio a principio de año.

 

“De ese monto quizás no se concrete el total de ofertas, pero lo cierto es que varios serán negocios a futuro”, considero.

 

El empresario manifestó que en medio de todo hay que reconocer que los empresarios nacionales recibieron dos “palazos” en la cabeza. El primero fue una fuerte revaluación que se tornó agridulce porque si bien ayudó a importar a más bajo costo, le quitó rentabilidad a las exportaciones, llámese comoditties o de valor agregado.

 

Otro lío es el entorno de la economía internacional suscitado por la Eurozona y el mismo Estados Unidos que dañó negocios que estaban prácticamente cerrados. “No hay confianza en los industriales ni en los agentes del mercado, eso se refleja en la desaceleración de las exportaciones transables y en el preocupante aumento de las importaciones”.

 

En este momento, dijo, hay que arriesgar y mirar con optimismo porque de lo contrario el futuro es oscuro. Comentó que en los momentos aciagos del país hubo premio para quienes se quedaron en Colombia, poniéndole el pecho a la brisa”.

 

Finalmente, Etter dijo que la realidad de la Eurozona no afectará considerablemente a Colombia. Aseguró que la llegada masiva de bienes de capital de esa región del  mundo no es tan fácil por el posible inventario acumulado. El industrial precisó que el TLC Corea invita a reflexionar sobre las ayudas que requieren la industria automotriz y otras que jalonan el empleo porque el país asiático es sin temor a equivocarse una gran amenaza.

 

“Aquí hay que ser creativos y buscar otro tipo de atajos para poderle trasladar beneficios a quienes están poniendo el pellejo”, concluyó Pablo Etter.

 

Imocom expone 65 máquinas en la Feria Internacional de Bogotá y académicamente ofrece conferencias sin costo con los más versados empresarios y catedráticos de la gran empresa. Los asistentes a Corferias se encontrarán con lo más moderno y sofisticado del emocionante mundo de las máquinas.

 

El apellido Etter vino de Suiza como Inmigrante que llegó a Colombia en 1947 y se quedó para ofrecer soluciones múltiples a los empresarios colombianos con una empresa que encendió motores en 1952 por el entusiasmo y el empuje de don Paul Etter quien le dio vida a Imocom.