"MACACO" RETA A LA HABANA

Desde una cárcel en los Estados Unidos, Carlos Mario Jiménez, alias Macaco, envió una misiva en la que se dirige a los miembros de la mesa de negociaciones instalada en La Habana. Una carta en la que el exjefe paramilitar hace un llamado a los negociadores para que no existan diferencias entre los excombatientes de las guerrillas y de las extintas autodefensas, esto con miras a evitar un nuevo ciclo de violencia en el país. Primicia de Confidencial Colombia. 

Si los guerrilleros de las Farc dejan las armas, como fin del acuerdo de paz, y reciben garantías jurídicas que no tuvieron los miembros de los grupos paramilitares, se puede reciclar y revivir la guerra entre paras y guerrilla. Esta es la consideración central de una comunicación conocida en PRIMICIA por Confidencial Colombia, que envía desde la cárcel en EEEUU, el ex jefe paramilitar Carlos Mario Jiménez, alias Macaco, a la mesa de conversaciones de La Habana.

 

La carta tiene la firma y la huella del ex jefe paramilitar extraditado a los Estados Unidos en Mayo del 2008 y pretende llamar la atención de la opinión pública, del gobierno y las Farc, al señalar que el proceso de las autodefensas fue “parcial e inconcluso”, por esta razón pide una revisión del mismo y de la Ley de Justicia y Paz para  “adecuarla a las condiciones para dar fin al conflicto”.

 

Esta propuesta de alias “Macaco” llega en momentos en que se avecina la salida de muchos de los ex paramilitares que ya cumplieron los términos de la ley de Justicia y Paz y se abre un debate sobre la efectividad de esta norma para los principios de Verdad, Justicia y Reparación. Justamente, sobre este punto “Macaco” afirma que continuarán en este proceso con la voluntad de “permanecer y colaborar”.

 

En el comunicado, alias Macaco se permite saludar a los miembros de la mesa de negociación de La Habana y señala que “Después de 10 años de haber iniciado el proceso de desmovilización de las Autodefensas (sic), la constante ha sido que quienes comandamos otrora las Autodefensas (sic)…hemos cumplido en las medidas de nuestras capacidades…”

 

Jiménez hace una crítica al proceso de desmovilización y de sometimiento a la justicia de los grupos paramilitares enumerando tres posibles causas que no hicieron posible la pacificación del país. Estos son:

 

1. No se abordó el tema del narcotráfico, el cual ellos podrían haber ayudado a desmontar.

 

2. No se abordó el tema agrario y, según Macaco, “se optó más por la extinción de dominio que por el desarrollo y la reparación.”

 

3. Se prefirió la extradición y sometimiento a la justicia que un verdadero proceso de reconciliación y diálogo nacional.

 

Estos tres puntos que Macaco, considera la piedra angular del fracaso del proceso de desmovilización de las autodefensas como proyecto de paz para Colombia, muestran una versión, la suya, de unas autodefensas netamente campesinas y totalmente alejadas de cualquier accionar delictivo relacionado con el narcotráfico. Es más, las sitúa en el campo de la violencia política.

 

Basado en esas tres consideraciones, alias Macaco, propone un intercambio epistolar con la mesa de negociaciones que gire sobre tres ejes:

 

–       El primero de ellos es que debe revisarse, íntegramente, el proceso de paz adelantando con las autodefensas y debe revisarse la Ley 975 de 2005, o Ley de Justicia y Paz.

–       El segundo de ellos es que debe buscarse la manera de que la Ley de Justicia y Paz y el Marco Jurídico para la Paz se articulen conjuntamente para buscar la salida al conflicto armado del país.

–       El tercero contempla la creación de una “Comisión de Distención” entre miembros de las Farc y de las autodefensas para que existan mínimos de entendimiento entre ambas facciones.

 

Alias Macaco añad,e en este último eje, una suerte de amenaza velada al señalar que de no lograrse esa distensión entre combatientes “nos veremos abocados a una confrontación…y a un rearme”. Además, considera indispensable que exista igualdad en cuanto a garantías políticas y jurídicas para ambos grupos de exmilitantes.

 

El comunicado cierra con varias consideraciones sobre la paz futura del país y en estas, Jiménez manifiesta el apoyo irrestricto al proceso de paz con las Farc y el ELN y añade que “Ayer fuimos acérrimos enemigos de quienes están sentados en la mesa con el Gobierno Nacional…hoy estamos arrepentidos y solo disponemos de la mano tendida para construir un país para todos”.

 

Carlos Mario Jiménez fue el máximo comandante del Bloque Central Bolívar, uno de los grupos de autodefensas más poderoso de la región caribe. Además, logró amasar una considerable fortuna por cuenta de sus actividades en el mundo del narcotráfico. A alias Macaco se lo ha señalado de haber sido uno de los narcotraficantes que supuestamente habrían pagado para ser incluidos dentro de las estructuras paramilitares en aras de participar del proceso de desmovilización.

 

Este es el documento: