"Los indígenas no nos van a hacer retroceder": Almirante Cely

El Comandante de la Fuerzas Militares, Edgar Cely, afirma que los indígenas no pueden “segregar el territorio” ante el pronunciamiento de las autoridades indígenas del Cauca en el que se oponen a la instalación del Batallón de alta montaña de Tacueyó. 2011-07-22 Indígenas del norte del Cauca y miembros las fuerzas militares vuelven a abrir una vieja discusión, la presencia de bases o batallones militares en territorios de resguardo indígena.

La situación de orden público alteró la seguridad de Toribío, Corinto, Caldono, Jambaló y el resguardo de San Andrés de Pisimbalá en Tierradentro, municipios y corregimientos en los que la autoridad indígena tiene autonomía. Y en los que las Farc se han ensañado contra la fuerza pública y la población civil.

Autoridades de los 112 cabildos indígenas del Cauca marcharon el 20 de julio y exigieron la desmilitarización de su terreno, no solo por parte de las Farc sino también del ejército.

“Reiteramos la exigencia a estos actores para que desmonten sus bases militares y campamentos en territorio indígena, y para que dejen de utilizar los bienes civiles para usos de guerra.” Afirma el comunicado que redactaron las autoridades indígenas.

Anuncios

Las FFMM, en cabeza de su comandante, respondieron al pronunciamiento de los cabildos.

“Colombia es un solo territorio, no admitimos segregaciones. Por eso vamos a seguir adelantando acciones ofensivas en el territorio. El pueblo necesita garantizar su seguridad y eso se hace a través del incremento del pie de fuerza.” Afirmó Cely, quien además confirmó la presencia de 1200 hombres más en la zona.

Los indígenas exigen autonomía, se consideran dueños de su territorio y tienen el respaldo de la Constitución, ya que a través del auto 004 de la Corte se declara la autonomía territorial por parte de estos pueblos.

Si el Estado desea instalar alguna estructura militar en sus terrenos, debe realizar un proceso de consulta previa, y tomar en consenso con la comunidad la decisión.

La posición de la institucionalidad es diferente, el Ministerio de Defensa (e) afirma que es deber de sus militares velar por la seguridad de los colombianos, y que lo van a hacer a como dé lugar.

El debate presenta la vulneración de 2 derechos: la autonomía y la seguridad. Las Farc vulneran el derecho que tienen los ciudadanos a estar seguros, mientras que el Ejército vulnera el derecho a la autonomía de los pueblos y de los territorios ancestrales.

“Vamos a resistir desde la comunidad. Incluso haremos un cordón humanitario si algún actor armado llega a tratar de meterse a nuestras tierras para quedarse. Sabemos que eso nos hace objetivo militar, pero tenemos que hacerlo”, afirmó hoy el gobernador del cabildo de Tacueyó, lugar donde quedará el batallón de alta montaña.

“Queremos hablar con el CRIC y concertar una posición. Pero su postura actual no nos va a hacer retroceder.” Afirma por su parte el almirante Cely.

Las tropas ya están en el lugar, y su intención es emprender una persecución contra los jefes guerrilleros, que en su mayoría se esconden en la alta montaña. Los indígenas no quieren ni a insurgentes ni a militares en su territorio.

La instalación del batallón tendrá que someterse a un debate jurídico, que seguramente se dará con los soldados de Colombia ya en territorio Nasa, en tierra indígena.