Los claroscuros de Shakira

El último mes del embarazo de Shakira no parece que vaya a ser tranquilo. Su ex, Antonio de la Rúa, le acaba de reclamar 100 millones de dólares por encumbrarla a la fama y dos antiguos empleados suyos le piden otros casi 200.000 dólares por despido improcedente. No obstante, la cantante colombiana se encuentra feliz por la llegada de su primer retoño, al que ya nombra como Ulicito.

Los problemas judiciales de Shakira no han hecho más que empezar y, probablemente, se resolverán cuando el bebé que la artista colombiana espera con el futbolista español Gerard Piqué haya nacido.

 

Anuncios

En verano se supo que dos exempleados suyos, Davier Hernández y Maritza de Ávila, la habían demandado por despido injustificado. Ellos aseguraron que Shakira los echó porque, en mayo pasado, no accedieron a cocinarle un pollo al horno pasada la medianoche. ¡Vaya horas!.

 

Tras ese episodio, el abogado de Shakira dio a conocer que la cantante estaba, según su versión, siendo extorsionada. A continuación, acorde a la página electrónica del diario colombiano El Tiempo, los antiguos trabajadores de la artista la volvieron a demandar por el delito de calumnia agravada. Todo un embrollo.

 

Pero los ecos de este sainete vienen de antes, del pasado agosto: Davier y Maritza dijeron en una rueda de prensa en Bogotá que habían recibido amenazas de muerte después de ser despedidos por Shakira. Dieron detalles de esas amenazas y precisaron que habían demandado a la colombiana en un juzgado de Barcelona (este de España), por “despido nulo y subsidiariamente improcedente”.

 

De Ávila dedicó 24 años de su vida a la limpieza, las compras y la cocina de Shakira, mientras que Hernández trabajó durante 11 años como chófer y cocinero, y fue quien rehusó preparar el pollo, dando pie a una acalorada discusión con la artista.

 

La reclaman entre 130.000 y 190.000 euros (entre unos 160.000 y 234.000 dólares), en concepto de daños morales e indemnización por el tiempo trabajado.

 

En aquella rueda de prensa, el abogado de Hernández y De Ávila dijo que denunciaría al abogado de Shakira si no retiraba las declaraciones en las que aseguró que sus defendidos tenían la intención de chantajearla con vídeos íntimos junto a su novio, el futbolista  Gerard Piqué.

 

El pasado 4 de diciembre, fecha fijada para la vista por el despido improcedente de los dos exempleados, la cantante esquivó a la justicia de Barcelona y no se presentó ante el juez: no lograron encontrarla para entregarle la citación del juicio. Ahora el comienzo del contencioso se ha aplazado hasta el próximo 7 de febrero.

 

Estos ásperos asuntos no impiden, sin embargo, que Shakira, de 35 años,  y Piqué, de 25, continúen viviendo en una especie de burbuja amniótica, a la espera del nacimiento de su primer retoño.

 

Así, acaban de mudarse del lujoso tríplex en el que vivían en el centro de Barcelona a una casa más acogedora situada en Esplugues de Llobregat, a las afueras de la Ciudad Condal. 

 

 

Más pleitos

 

Además, el mismo 4 de diciembre pasado se supo que el exnovio de Shakira, el argentino Antonio de la Rúa, había presentando una demanda contra la cantante colombiana en un tribunal de Nueva York en la que le reclamaba 100 millones de dólares como compensación por haberla encumbrado a la fama durante los años en los que trabajó como su representante.

 

Según publicó US Weekly, el hijo del expresidente argentino Fernando de la Rúa acusaba a la estrella de “Hips Don’t Lie” de incumplir su contrato e infringir su responsabilidad fiduciaria en una querella presentada el pasado 20 de noviembre en los tribunales neoyorquinos.

 

El que fuera novio de Shakira durante una década afirmaba que su expareja había infringido el acuerdo oral que alcanzaron cuatro años después de conocerse, por el cual éste recibiría una parte de los beneficios generados por la cantante “a cambio de la contribución de sus habilidades en mercadotecnia y negocios”.

 

En la demanda, los abogados del argentino detallaban que, desde que la cantante le designó como su nuevo representante, la “marca Shakira” alcanzó nuevos niveles, consiguió contratos multimillonarios y fue él quien la persuadió para grabar el éxito de ventas “Hips Don’t Lie”.

 

La acusación se presentó un mes después de que Shakira interpusiera también una demanda contra su exnovio, al que culpó de haberse apropiado indebidamente de fondos generados por su éxito musical durante los años en los que éste trabajó como su representante.

 

El final de una relación.


 

A comienzos de enero de 2011, Shakira y De la Rúa rompieron su noviazgo después de haberse “querido profundamente”, tras once años de relación, como revelaban en un comunicado firmado por ambos. En el mismo, no se hablaba de la existencia de terceras personas como causa de su ruptura.

 

Para ellos, “compañeros excepcionales”, aquellos once años de amor habían sido “los más lindos de nuestra vida”.

 

La intérprete de “Waka-waka” y el hijo del expresidente argentino Fernando de la Rúa aclaraban que estaban separados desde agosto de 2010 y que la interrupción de su relación era “temporal”.

 

No hablaban de terceras personas, es cierto, pero ya habían aparecido unas fotos en las que se veía a la famosa intérprete paseando junto al futbolista español Gerard Piqué, uno de los integrantes de la selección española de fútbol que ganó el Mundial de Sudáfrica. 

 

Meses más tarde, Shakira y Piqué hicieron pública su relación. Tras aparecer de la mano en dos semanarios españoles, “¡Hola!” y “Lecturas”, y después de que la revista colombiana “Caras” les sacara en portada besándose.

 

 

El futbolista fue quien no pudo desviarse de las preguntas más directas sobre su vida privada y, en una rueda de prensa, dijo sobre su relación: “Atravieso un momento muy feliz. No sé si es el mejor momento de mi vida, pero sí uno de los mejores: estoy en el mejor club del mundo y en la mejor selección. Y también estoy enamorado”.

 

Su esperado bebé.



 

Un año y medio más tarde, el pasado 19 de septiembre, Shakira confirmó, tras semanas de especulaciones, que ella y su novio, Gerard Piqué, esperaban su primer hijo y que, por ello, cancelaba todas las actividades promocionales que tenía previstas.

 

“Como muchos de ustedes saben, Gerard y yo estamos muy felices esperando la llegada de nuestro primer bebé”, dijo a través de su página web la cantante al confirmar su embarazo.

 

El escultural vientre de Shakira comenzó a sufrir los rigores naturales del embarazo y su barriga se empezó a notar. Ella misma lo aseguraba en una imagen publicada a través de su perfil en Twitter, en octubre pasado: “Ahora no tengo el 6 pack sino un solo pack”, bromeaba,  en alusión al nombre coloquial que reciben los músculos abdominales cuando se marcan en un cuerpo fibroso. 

 

 

De acuerdo con la revista colombiana Gente, el bebé -al que la pareja se refiere con el sobrenombre de “Ulicito”- nacerá a finales de enero de 2013 y está previsto que la artista se incorpore en primavera como jurado de la nueva edición del programa de televisión “The Voice” en sustitución de Christina Aguilera.

 

Pese a las buenas nuevas, Piqué ha comentado públicamente que “no ha habido petición de mano y que no hay planes de boda”, después de dos años de relación sentimental. Lo que sí tendrán que celebrar será juicio o, mejor dicho, juicios varios, mientras viven su íntima historia de perfecta felicidad.

 

Ricardo Albillos.

EFE-Reportajes.