Llega Gabriela Montero al Teatro Colón con su inconfundible sello personal: la improvisación de temas clásicos